Horizontum - Finanzas y Cultura
T-MEC y acuerdo con China, ‘triunfos’ ante un impeachment de Trump T-MEC y acuerdo con China, ‘triunfos’ ante un impeachment de Trump
4.5
La ratificación del T-MEC en EE. UU. va a significar más confianza en México para la llegada de inversiones, para que se instalen empresas. T-MEC y acuerdo con China, ‘triunfos’ ante un impeachment de Trump

La ratificación del T-MEC en EE. UU. va a significar más confianza en México para la llegada de inversiones, para que se instalen empresas

La semana pasada el mundo de los negocios vivió una pequeña tregua cuando las dos principales potencias económicas anunciaron la primera fase de un acuerdo que pone fin a una guerra comercial que llevan librando por dos años. Y es que desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de EE. UU., éste prometió poner mano dura a China y sus prácticas comerciales que, según él, han afectado de forma significativa a la industria y al empleo en su país.

Es así como el pasado 15 de enero, ambos países sellaron un acuerdo comercial que, entre otras cosas, abrirá el mercado chino a más empresas estadounidenses, especialmente del sector financiero, lo que supondrá un aumento en las importaciones de productos provenientes de EE. UU. Además, se logró el compromiso por parte de China para mejorar los mecanismos de protección de la propiedad intelectual y elevar las importaciones de bienes y servicios estadounidenses por un mínimo de 200 mil millones de dólares en los próximos dos años (de las cuales 75 mil millones deberán ser durante los primeros 12 meses tras la firma del convenio).[1]

Incluso el monto de los productos que China deberá adquirir está detallado en el acuerdo, y se especifica de la siguiente manera:

  • 75 mil millones en bienes industriales.
  • 50 mil millones en energía.
  • 50 mil millones en productos agrícolas,
  • Entre 40 y 50 mil millones en servicios, incluidos los financieros.

Ambos países se comprometieron a contar con un mecanismo en el que se publicarán estadísticas de las reservas internacionales para evitar la manipulación cambiaria, es decir, existirá una mayor restricción en los estándares de devaluación de las divisas.

Por su parte, el presidente Trump destacó que no se eliminarán por completo los aranceles vigentes de 360 mil millones de dólares a las importaciones chinas, éstos permanecerán hasta que China cumpla con todo lo establecido para “no perder el poder de negociación durante la segunda fase del acuerdo”.

Con ello se puede decir que comienza el fin de esta larga disputa con el gigante asiático, que no sólo ha repercutido en la economía estadounidense, sino en el comercio mundial. Aún falta alcanzar la segunda etapa mientras existen temas cruciales por resolver, a los cuales China no quiere renunciar, como el que corrija su política de subsidios a favor de industrias clave y el ceder en temas de transparencia en el manejo de datos y en materia de ciberseguridad.

*El día de la firma y publicación de este acuerdo entre EE. UU. y China, el peso retrocedió ante el dólar y cerró la jornada en 19.08 pesos por dólar.

El T-MEC a un paso de ser realidad

Un día después del acuerdo con China, el Senado de EE. UU. aprobó, con 89 votos a favor y 10 en contra, al sucesor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el ahora conocido T-MEC. Con ello Trump cumple una de sus promesas de campaña: renegociar lo que según él era “el peor tratado comercial de la historia”.

Así el ‘nuevo’ tratado incluye reglas de comercio que dotarán a la región con uno de los acuerdos más ambiciosos e importantes del mundo, con el que se comercializarán bienes por 1 200 millones de dólares anuales, convirtiendo a la zona en la más dinámica del planeta.

Si bien el acuerdo actual reemplaza a aquél que en 1993 cambió a las tres economías de América del Norte, eliminando los aranceles a las exportaciones, el nuevo acuerdo se adapta más a los intereses proteccionistas de Donald Trump. Sin embargo, este aspecto “puede llegar a convertirse en una ventaja competitiva para México, al estar en una zona de libre comercio con la mayor economía del mundo, por lo que el proteccionismo de Trump, finalmente, ‘protege’ a los productos mexicanos y les abre la puerta a la economía norteamericana”, ha señalado Jesús Seade, negociador y actual subsecretario para América del Norte.[2]

Por su parte, el triunfo de este acuerdo no es exclusivo del mandatario estadounidense, los demócratas en la Cámara de Representantes también forzaron el texto, por ejemplo, en materia de derechos laborales. Mientras que en sus filas hubo voces críticas como las del senador y candidato en las primarias demócratas, Bernie Sanders, al considerar que el acuerdo no contiene “medidas para combatir el cambio climático”.

Así, el T-MEC podría cerrarse el próximo mes de abril, momento en el que el Parlamento canadiense votará su aprobación. Finalmente, sólo faltará la firma de los presidentes de los tres países: Trudeau, Trump y López Obrador.

El acuerdo con China y la aprobación del T-MEC por parte del Senado se da unos días después de que la Cámara de Representantes en EE. UU. votó a favor de enviar al Senado los artículos del juicio político contra Donald Trump. Pese a ello, ambos logros en materia comercial son una carta que utilizará el mandatario estadounidense en busca de su reelección.

Logros para México

La negociación del T-MEC se realizó en dos etapas. La primera comenzó en el 2017, durante el mandato de Enrique Peña Nieto, y duró un año. Durante esta fase, México logró ganar en temas como: las reglas de origen para las manufacturas, en medidas para impulsar las pymes, alcanzó compromisos para la modernización de las leyes laborales y condiciones para un acuerdo anticorrupción; además de lograr la soberanía sobre los recursos energéticos.

En la segunda etapa, que comenzó en el 2019, se acordaron medidas específicas para una reforma del sistema laboral y sindical en México, se cedió en el contenido de materiales norteamericanos en la industria automotriz y se excluyó de las restricciones a las patentes de biomedicamentos. Sobre todo, se logró, después de 26 años, la inclusión de paneles de solución de controversias entre los tres países, es decir, un sistema estructurado basado en el Derecho para discutir las disputas comerciales y evitar largos procesos como el caso del atún, aguacate, jitomate y acero.

Por su parte, el mandatario mexicano aplaudió la ratificación del T-MEC en EE. UU. al señalar que: “este tratado va a significar más confianza en México para la llegada de inversiones, para que se instalen empresas”. Además, en esa jornada los mercados financieros reaccionaron con optimismo. La Bolsa Mexicana de Valores registró ganancias del 1.91% en su principal indicador, lo que impulsó una subida de la Bolsa con un fuerte movimiento positivo.[3]

Ahora sólo falta esperar la ratificación proveniente de Canadá.


[1] Guimón, P. (16 de enero 2020). “China y EU sellan la 1° fase del acuerdo para poner fin a la guerra comercial”, El País.

[2] Corona, S. (20 de enero de 2020). “El TMEC no salió exactamente como le hubiera gustado a Trump”, El País.

[3] (16 de enero de 2020). “Bolsa mexicana gana 1.91% tras aprobación del TMEC en EU”, El Universal.

Free Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes
Download WordPress Themes
udemy course download free
download mobile firmware
Premium WordPress Themes Download
udemy paid course free download
Cinthia Alva

Cinthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).