fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
T-MEC aún no es una victoria para México T-MEC aún no es una victoria para México
4.5
T-MEC: Este acuerdo es crucial para las fábricas mexicanas en las líneas de producción, convirtiendo a México en el principal socio comercial de EE.... T-MEC aún no es una victoria para México

A una semana de haber sido aprobado por unanimidad en el Senado de México[1] la ratificación del Tratado de libre comercio entre México, EE.UU. y Canadá (antes TLCAN ahora T-MEC), aún falta que este acuerdo firmado en diciembre del 2018 por los 3 países, sea aprobado por el Congreso de EE.UU.[2] y el Parlamento de Canadá, para que entre en vigor.

México al dar el primer paso con dicha aprobación, envió un mensaje a favor de la economía de libre mercado, mostrando su interés por fortalecer su integración económica regional. Mientras tanto el presidente estadounidense, Donald Trump, felicitó al gobierno mexicano, señalando la necesidad de que el Congreso de su país “hiciera los mismo”. Sin embargo, el camino hacia la aprobación del T-MEC en EE.UU. aún presenta varios obstáculos.  Mientras que la ratificación por parte de Canadá tendrá que esperar, si va bien hasta el próximo 16 de septiembre (ante el receso legislativo que comenzó el 22 de junio).

TLCAN ahora T-MEC, 25 años después

El nuevo tratado comercial, muy parecido al anterior, incluye nuevas disposiciones[3] tales como:

– Apertura al mercado de lácteos canadiense.

Esta medida es una victoria para los agricultores estadounidenses, quienes tendrán acceso al mercado de estos productos en Canadá. Este país establecerá nuevas cuotas de acceso de productos lácteos, aves de corral y huevos provenientes de EE.UU. A cambio, este último permitirá que más lácteos canadienses, maní y productos de maní, y una cantidad limitada de azúcar, crucen su frontera. Además Canadá acordó terminar con un sistema que mantenía abajo el precio de algunos productos como: la proteína láctea.

– Fabricación de autos.

El acuerdo requerirá que el 75% de las partes de vehículos estén fabricadas en México, Canadá o EE.UU. (no el 62.5% como indicaba el TLCAN). Esta medida favorece a la producción de autopartes en EE.UU.

Cláusula de ‘caducidad’.

Con ello se acuerda mantener el pacto comercialpor 16 años, y no los 5 años que proponía Trump, esto al menos de que los 3 países acuerden extenderlo. Además implica que los 3 socios se reúnan cada 6 años para decidir si quieren renovar el tratado o renegociarlo.

Tasa de cambio contenida.

El T-MEC incluye una disposición de divisas para disuadir a los países no miembros del acuerdo para que no manipulen sus monedas. Esto le otorgará a EE.UU. una ventaja en sus ‘negociaciones comerciales’ con países como China.

Resolución de disputas comerciales.

 El antiguo TLCAN contenía un sistema de solución de conflictos. En el nuevo tratado sólo cambiarán de nombre, el contenido será ‘intocable’. Se mantendrá el sistema para resolver disputas Estado vs Estado, antes conocido como el Capítulo 20. El otro mecanismo, es el Capítulo 19, encargado de resolver disputas entre dos países sobre casos de derechos antidumping y compensatorios. Por su parte el Capítulo 11 se eliminará gradualmente entre EE.UU. y Canadá, pero se mantendrá vigente en ciertos sectores clave como: el petróleo y gas, infraestructura y telecomunicaciones entre EE.UU. y México.

Importancia del T-MEC para México

Este acuerdo es crucial para las fábricas mexicanas por su importancia en las líneas de producción estadounidenses, convirtiendo a México en el principal socio comercial del vecino del norte y el mayor mercado para los productos de EE.UU. Y es que alrededor de 1,700 millones de dólares en bienes cruzan diario en ambos sentidos la frontera entre estos dos países.

Es así que la ratificación de este tratado por parte del Senado mexicano, es una muestra de que la integración económica es crucial para el país. Y si bien el presidente Trump ha utilizado a este acuerdo y al comercio con la imposición de aranceles como amenaza para presionar a México, por ejemplo con la crisis migratoria,  el gobierno mexicano ha querido evitar una guerra comercial con EE.UU. Los aranceles que querían ser impuestos a todas las exportaciones mexicanas, hubieran conducido a una crisis económica que le restaría un 1% al crecimiento de México, y que le hubiera costado 1,2 millones de empleos al país.[4] 

Así, el T-MEC busca elevar la competitividad de la economía mexicana al mejorar las condiciones de trabajo y los salarios en el país, además de querer recuperar los derechos colectivos de los trabajadores. De hecho este punto, forzó a México a aprobar una reforma laboral el pasado 2 de mayo.

Los inconvenientes de Washington

El proceso de ratificación en EE.UU. se presenta complejo debido a las disputas políticas internas entre la Cámara de Representantes y la Casa Blanca. Legisladores de ambos partidos han criticado algunos de los puntos del nuevo tratado para su ratificación; y están a la espera de un estudio de impacto económico realizado por la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, y que será publicado en julio de este año.

La postura más en contra al nuevo tratado comercial proviene de los demócratas en el Congreso, cuya presidenta Nancy Pelosi, ha exigido incorporar al T-MEC disposiciones más estrictas para cumplir con las leyes laborales en México. Asimismo ha mostrado su interés por reabrir el capítulo laboral del tratado para obtener mayores protecciones para los trabajadores estadounidenses. Además los demócratas han criticado a México por sus reglas medioambientales, propiedad intelectual y patentes para la industria farmacéutica. 

En esta línea, “los demócratas van a vender muy caro su voto a Trump, quien ya anunció su postulación a la reelección”, opinó el experto Víctor Piz.[5]  Si los tiempos son los correctos, y en EE.UU. se celebra la ratificación en los próximos meses, se espera que el T-MEC entre en vigor en 2020; y para el 2026 las partes podrían acordar extender su vigencia hasta el años 2042. Un proyecto a largo plazo daría mayor certeza y seguridad al comercio, así como a la inversión a la región; pero como varios expertos señalan con Trump todo puede pasar.

Si bien México fue el primero en aprobar el nuevo acuerdo, aún no es un hecho hasta que entre en vigor. EE.UU. ante presiones políticas, puede reabrir el texto, no sólo el capítulo laboral, también otras disposiciones que no le convengan a sus intereses. Mientras Washington no lo apruebe, México aún no tiene nada qué celebrar.


[1]  Con 114 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones.

[2] En ese país se necesita la aprobación tanto de la Cámara (bajo control demócrata) como por el Senado (controlado por los republicanos).

[3] Lobosco, K, Borak, D y Luhby, T. (19 de junio del 2019). “T-MEC/USMCA”, CNNEspañol.

[4] Malkin, E. (19 de junio del 2019). “México ratifica el t-MEC con EU y Canadá”, nytimes.com.

[5] Piz, V. (19 de junio del 2019). “¿Podemos ‘cantar victoria’ en el TMEC?, El Financiero.

Download Premium WordPress Themes Free
Download Best WordPress Themes Free Download
Premium WordPress Themes Download
Download Premium WordPress Themes Free
free download udemy course
download micromax firmware
Download Premium WordPress Themes Free
udemy paid course free download
Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).