¿Por qué suben los precios en los supermercados? ¿Por qué suben los precios en los supermercados?
Según el INEGI los productos que han registrado las mayores alzas en los últimos meses han sido: gas LP, gasolina, transporte y algunos productos... ¿Por qué suben los precios en los supermercados?

Le ha pasado últimamente, o desde hace algunos meses, que cada vez que va al supermercado percibe que el total a pagar,  por los mismos productos que consume cada semana, va en aumento y que, por lo tanto, cada vez le alcanza menos para llenar su despensa.

Si es así, no está solo, usted como muchos otros en este país está resintiendo la subida de precios, al parecer, “repentina” de productos básicos, que están afectando a nuestras carteras.

Los especialistas en la materia siempre lo achacan a la inflación, que hace que productos y servicios suban de precio al mismo tiempo y por largos períodos. Así, el alza de precios se ve reflejada en uno o varios productos por un tiempo determinado, y se espera hasta que su precio vuelva a quedar fijo (aunque son pocas veces las que baja). [1]

Según datos del INEGI, los productos que han registrado las mayores alzas en los últimos meses han sido: gas LP, gasolina, transporte y algunos productos agropecuarios. De hecho, en la primera quincena de julio los productos que más se encarecieron fueron: el tomate verde, la cebolla, el jitomate, la papa y la carne de cerdo.[2]

Y es que si hablamos de inflación en México, los niveles han roto expectativas. Tan sólo a finales del 2017, alcanzó una cifra récord del 6,77% (la más alta registrada en 17 años),[3] y ,según el Índice Nacional de Precios al consumidor, hoy ronda el 4,8%

Esperemos que en el próximo año existan cambios a la baja, aunque como indica el Dr. Félix Boni, director general de análisis en HR Raitings: “el nivel de inflación a finales del 2018, al parecer seguirá siendo alto, ojalá que el Banco de México pueda bajarlo para el siguiente año”.

Estas subidas afectan a productos no sólo de la canasta básica, sino también a bienes y servicios que conforman los 285 productos de la llamada “canasta representativa”, y que incluyen: telefonía, internet, gas, energía eléctrica, gasolina, cuya alza de precios influye en el costo de bienes de primera necesidad.

Además, en el caso de los productos adquiridos en el exterior y comprados en dólares, el precio varia según el tipo de cambio

Entre los productos más volátiles y que más se consumen en México están: la tortilla de maíz, leche, huevo, pollo, carne de res y cerdo, azúcar, pan de caja, aceite, arroz frutas y hortalizas (estos productos son importados desde Estados Unidos).

¿Por qué suben los precios en los supermercados?

¿Por qué si se habla de que la inflación es alta, pero estable, todos los días al ir al supermercado se percibe un alza en los precios sin previo aviso?

Una de las razones es que en México existen varios intermediarios en la cadena de distribución, entre el productor y el consumidor final. Y en este proceso con que se perciban alzas en la gasolina o haya fluctuaciones en el tipo de cambio, los costos de logística y distribución se ven reflejados en el precio final.

Además, si existe un aumento en la demanda de ciertos productos o se incrementan los costos de producción (que incluyen materias primas, mano de obra, transporte), el consumidor final verá un cambio en los precios.

También el tipo de cambio y la depreciación de la moneda nacional afectan a insumos cuya producción se realiza en el exterior como el pollo, la carne y el maíz

Y algo de lo que se habla poco, y lo que la Profeco[4] trata de evitar, es la especulación o inflación “autocostruída”; es decir, cuando los productores se adelantan a subir los precios, según sus estimaciones y expectativas.

Un ejemplo reciente, de un aumento de precios sin previo aviso, es el anuncio de Capufe de que habrá subidas en el peaje (casetas en carretera), sin explicar el porqué. No es el único caso, en nuestro país es común que de un día a otro los comercios aumenten sus precios,  dejando a los consumidores con pocas opciones al momento de hacer sus compras diarias.

El alza en los precios afecta a todos los niveles socioeconómicos. Sobretodo a los de ingresos más bajos (3 salarios mínimos o ingresos de 7 mil 201 pesos mensuales); es decir, a 9 millones de familias, o 1 de cada 4 hogares

Por ejemplo, el costo de la canasta que consume regularmente por semana una familia de 4 miembros con un ingreso bajo y que incluye: carne, leche, huevo, refresco, fruta, pan, tortillas, transporte, costaba a finales del 2016, 1,502 pesos, pero al cierre del 2017 alcanzó los 1,872 pesos; es decir, sufrió un incrementó del 24,62% en tan solo un año. [5]

La subidas de los costos perjudican también el poder adquisitivo de la población con ingresos medios (bajos y altos), ya que el alza de los precios nunca va de la mano con una subida en el salario real.

De ahí que con el mismo dinero, la gente cada vez puede comprar menos cosas. Como consecuencia, las familias están perdiendo su capacidad de ahorro e inversión

Según el próximo gobierno, habrá una subida en el salario mínimo. La propuesta es aumentarlo de 88,36 pesos a 176,72. Si se logra, ojalá no implique otra subida en el precio de productos y servicios.

En esta línea, cabe destacar los cambios en el precio de la gasolina que afectan al 60% de la población, no sólo a los que tienen automóvil, sino también a los que utilizan el transporte público, e incluye a los productores y distribuidores de  alimentos que deben de incluir los costos de transporte en el precio de sus productos.

Es así, que a finales del 2016, llenar un auto de 40 litros con gasolina Magna costaba 559,2 pesos, durante el 2017 y principios del 2018 se gastaban entre 661,6 y 664,4 pesos; sin embargo, para la primera quincena de septiembre de este año, para ponerle esa misma cantidad de litros hay que desembolsar 795,6 pesos [6]

Otro insumo utilizado por el 76% de la población, y que afecta  a los precios de algunos alimentos, es el gas LP que a principios del 2017 costaba 15,05 pesos el kilo, mientras que a finales de julio de este año alcanzó los 19,09 pesos, lo que representó un aumento del 27%.

Es así que el aumento en el precio de productos tan básicos para la dieta del mexicano como la tortilla dependen desde el costo del gas hasta el precio del insumo principal que es el maíz que se importa de Estados Unidos y además se compra en dólares

Hoy el precio de este producto ronda entre los 12 y los 18 pesos por kilo. Otro ejemplo es el del huevo, que a inicios del 2018 tenía un precio que rondaba los 23 pesos el kilo. Sin embargo, durante agosto alcanzó un precio de 19,85 pesos en la Central de Abastos de la CDMX y 29,10 pesos en las tiendas de autoservicios. [7]

¿Por qué suben los precios en los supermercados?

Finalmente, como señala Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial: “la inflación es el peor impuesto para las familias, pues tiene mayores efectos sobre aquellos más vulnerables. Es por ello que la estabilidad de precios debe ser una prioridad para cualquier gobierno, respetando la autonomía del Banco de México y sin establecer precios fijos”.[8]

De ser así las cosas, habrá que esperar que los niveles de inflación no suban tanto el próximo año; sin embargo, es muy probable que si siguen aumentando los precios de insumos como la gasolina, los productos de la “canasta básica” que adquirimos en las tiendas de autoservicio seguirán aumentando. Sólo queda ser cautelosos en la compra y buscar la mejor opción que se ajuste a nuestro presupuesto.

[1] Castillo, L y Cruz, T. (09 de enero del 2018).  “La razón por la que aumentan los precios”, UnoTV.

[2] Shabot, E. (26 de julio del 2018). “La inflación”, Dinero y Poder, Canal ONCE.

[3] Inegi.org.mx

[4] Procuraduría Federal del Consumidor

[5] Migueles, R. (10 de enero 2018). “Inflación golpea más a 9 millones de hogares”, El Universal.

[6] Cruz, N. (12 de septiembre del 2018). “La Magna, más cara que el dólar; llega hasta los $20”, El Universal.

[7] Moscosa, Miguel. (15 de agosto del 2018). “Productos que podrías comprar con un dólar y ahora no”, El Universal.

[8] (16 de julio del 2018). Proceso.com.mx

Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).