fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
‘Turistificación’ pone en riesgo el patrimonio cultural ‘Turistificación’ pone en riesgo el patrimonio cultural
4.5
Muchas ciudades alrededor del globo están desarrollando acciones para denunciar la sobreexplotación turística; y con ello proteger el patrimonio histórico. ‘Turistificación’ pone en riesgo el patrimonio cultural

Hace unos meses los medios mostraban imágenes inéditas de un Mount Everest saturado de alpinistas, haciendo una larga fila para tratar de escalar el pico más alto y arriesgado del planeta.  También se publicaron fotos de miles de turistas ‘atiborrando’ la sala de la Mona Lisa, ubicada en uno de los museos más importantes del mundo: el Louvre, de Paris.  Estos eventos abrieron el debate sobre la necesidad de promover un turismo más responsable y sustentable ante la masificación que muchas ciudades y sus habitantes están padeciendo.

En Grecia, una iniciativa ciudadana busca frenar la construcción de edificios altos en dos barrios que rodean al recinto arqueológico de la Acrópolis en Atenas, y ‘bloquean’ la vista este monumento que está en la parte más alta de la capital. [1] Así, el objetivo es detener la edificación de hoteles o departamentos “turísticos” en áreas arqueológicas protegidas.

Al igual que Atenas, muchas ciudades alrededor del globo están desarrollando acciones para denunciar el modelo turístico actual; y con ello proteger no sólo el patrimonio histórico, cultural y arquitectónico (que en muchos casos ha sobrevivido siglos a todo tipo de embates), si no también a la población local, quien ahora se enfrenta al reto de sobrevivir a millones de viajeros que cada año visitan su hogar. Es el caso de la capital griega, que este año recibirá a 5 millones de visitantes, casi la mitad de la población total del país. O Barcelona, una joya arquitectónica, cultural y gastronómica, que en el 2018 recibió a 18 millones de turistas, que si bien representaron una derrama económica para el sector y la creación de miles de empleos, también complicaron el acceso a la vivienda de muchas familias y trabajadores que residen todo el año en esta ciudad.

Sobreexplotación turística

Turismo al alcance de todos

El auge del turismo internacional surge durante la segunda mitad del s.XX, cuando integrantes de la sociedad con mayor poder adquisitivo, se convierten en viajeros que por ‘placer’ visitan lugares lejanos y exóticos. En su momento, este tipo de turismo reactivó la economía local, y ofreció oportunidades laborales y de negocio a sus habitantes, materializados en: restaurantes, hoteles y una larga lista de servicios. Con ello el sector de turismo engrosó las cifras del PIB de muchos países.[2]  Tan solo Lisboa, considerada como el “Mejor Destino Turístico del Mundo en el 2018”, alcanzó el récord de casi 25 millones de turistas, lo que supuso ingresos por 15 mil millones de euros,; es decir el 10% del PIB.

En la actualidad, el turismo se ha vuelto más accesible para un mayor número de personas alrededor del mundo, esto debido al incremento en los ingresos de las clases medias en países como China, India o Rusia. Aunado a esto, los precios del transporte aéreo (vuelos lowcost), los paquetes vacacionales All inclusive o las plataformas como AirBnB, han hecho posible que cada vez más gente tenga la posibilidad de visitar todo tipo de destinos. Esto ha propiciando el fenómeno global llamado: “turistificación” o turismo de masas, que está poniendo en riesgo el patrimonio de la humanidad que incluye: monumentos, ciudades, zonas arqueológicas y reservas naturales.

La sobreexplotación turística, además de dinero, ha traído consecuencias negativas como la destrucción del patrimonio con alto valor histórico, cultural y ecológico; y la ‘despoblación’ sistemática de los centros convertidos en atracciones turísticas; siendo los viajeros quienes han ido sustituyendo progresivamente a los habitantes originales. Y es que en muchos sitios, ante el auge de los departamentos turísticos, los precios de la vivienda se han vuelto impagables para los locales; así como la vida diaria (hasta salir a comer en zonas turísticas es muy caro para los residentes). Además la infraestructura, originalmente diseñada y orientada para los vecinos (servicios, tiendas, escuelas, centros de ocio, deportivos…) ahora está enfocada en atender a los turistas.

Turismo masivo vs habitantes originales

Venecia, la ciudad milenaria repleta de canales, arquitectura, salas de arte y 50 mil habitantes, recibe anualmente a 30 millones de personas, aproximadamente al día 66 mil, gracias a los cientos de cruceros que cruzan el Mar Adriático para desembarcar por unas cuantas horas en este puerto que alguna vez llegó a tener 180 mil venecianos. De hecho el tráfico de cruceros en esta zona ha aumentado el 400% en los últimos 15 años.[3]

La ‘turistificación’ si bien representa una derrama económica, el impacto directo en la vida cotidiana de los residentes también es palpable: tráfico, basura, ruido, contaminación, aglomeraciones, desintegración y cambio del tejido económico y comercial de la zona. Resaltando que el aumento de las rentas de departamentos a visitantes, hace menos accesible el derecho a la vivienda de los residentes. Según Irini Frezadou, arquitecta y urbanista: “la transformación de nuestro entorno es una pesadilla por culpa del turismo masivo, porque no existe una protección real. En nombre de la ‘sustentabilidad’ necesitamos urgentemente una nueva normativa de planificación urbana”.[4]

Sobreexplotación turística

Medidas contra la ‘masificación del turismo’

El turismo de masa está deteriorando el medio ambiente, deshumanizando a las ciudades, creando aglomeraciones en sitios de interés… El costo de haberse convertido en un ‘centro turístico’ es altísimo, por lo que muchos lugares están tomando medidas urgentes.

  • Ámsterdam, Países Bajos. Esta ciudad está poniendo un alto al tránsito descontrolado de turbas de turistas por sus calles, y poniendo multas por ello. Para el 2020 se prohibirán las visitas guiadas al Barrio Rojo; además las autoridades han suspendido todo tipo de promoción turística.
  • Venecia, Italia. Su alcalde, Luigi Brugnaro, quiere pedir a la UNESCO[5] que incluya a esta ciudad en la lista del patrimonio mundial “en peligro de extinción”. Además se está restringiendo el movimiento de turistas que entran al centro a través de Check points (puntos de control) instalados en los distintos puentes.
  • Barcelona e Ibiza, España; y Milán, Italia. Los hoteles de estos destinos cobran un impuesto turístico por día a cada visitante que va desde los 3 euros ( 66 MXN).
  • Roma, Italia. Para preservar su patrimonio cultural y debido a la cantidad de visitantes que recibe anualmente, la capital italiana multará a quienes se sienten en sitios como La Fontana di Trevi o en alguno de los 135 peldaños de la escalinata de la Plaza de España. La multa puede partir desde 150 euros (3,297 MXN) y busca “educar” a los turistas.
Sobreexplotación turística

También varios ‘paraísos naturales’ luchan por sobrevivir a la sobreexplotación turística. Varios de ellos han “saltado” a la fama gracias a que gente famosa no sólo los visita, sino los utiliza como sede para sus producciones. Ejemplo de ello:

  • Maya Bay, Tailandia. Esta playa saltó a la fama gracias a una película protagonizada por Leonardo Di Caprio. Este rincón lleva sin recibir visitantes desde el 2018, pero aún lo logra recuperar sus corales y costa, por lo que anunció el cierre por 2 años más.
  • Islandia. Esta pequeña isla cuenta con una flora extremadamente frágil, que no resistió al número de visitantes, por lo que ha restringido el acceso a varios parques naturales.
  • Isla Komodo, Indonesia. El país anunció que prohibirá el turismo en la isla en 2020 para recuperar el hábitat del dragón, una especie amenazada.

Zonas arqueológicas como Machu Picchu, en Perú también se encuentran amenazadas, después de que el gobierno andino entró en polémica al aceptar la posible construcción de un aeropuerto internacional en el Valle Sagrado de los Incas, para facilitar el acceso a las ruinas, que en los últimos años luchan para restringir el acceso a las multitudes (2018 recibió más de 1 millón de visitantes).[6]

Los ejemplos de sitios que se están viendo amenazados por el turismo masivo, van en aumento. Pese a ello, se ha abierto el debate para crear consciencia hacia la protección del patrimonio de la humanidad, que incluye a sus habitantes y recursos naturales. Es tarea de todos luchar por un turismo responsable, ante una industria que sólo ve ganancias, pero que de no parar puede matar a la “gallina de los huevos de oro”.


[1] Sánchez, Ma. A. (05 de agosto del 2019). “El último asedio de la Acrópolis”, El País.

[2] En México el turismo representa 8.7% del PIB.

[3] Mohonte. (01 de abril del 2019). “Venecia ha perdido más población por culpa del turismo que a causa de la peste”, magnet.com

[4] ídem, Sánchez, Ma. A.

[5] Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

[6] González, M. (29 de julio del 2019). “De Venecia a Komodo: cómo luchar contra el turismo masivo”, El Mundo.

Free Download WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
Free Download WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
download udemy paid course for free
download mobile firmware
Download WordPress Themes
free download udemy course
Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).