fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
El Cinturón comercial más importante y globalizado del mundo, El Cinturón comercial más importante y globalizado del mundo,
La llamada nueva Ruta de la Seda, o One Belt, One Road (OBOR), es un ambicioso proyecto concebido desde el 2013 por el Presidente... El Cinturón comercial más importante y globalizado del mundo,

La llamada nueva Ruta de la Seda, o One Belt, One Road (OBOR), es un ambicioso proyecto concebido desde el 2013 por el Presidente chino Xi Jinpin. En un principio fue concebido como una propuesta a países vecinos para la construcción de obras de infraestructura; sin embargo en poco tiempo emergió como un mega proyecto que incluiría componentes comerciales, financieros y de seguridad. El objetivo principal es la apertura de China a nuevos mercados, al desarrollar gigantescos planes de infraestructura para conectar a Asia con Europa. Con ello, China quiere convertir a toda esta región en el centro de las conexiones comerciales globales; y posicionarla como la zona económica más grande del planeta, que hasta ahora representa el 35% del comercio mundial,  cuenta con el 75% de las reservas energéticas; y acumula el 55% del PIB global.[1]

Un proyecto a largo plazo que revolucionaría el esquema mundial del comercio, a través de ambiciosos y enormes obras de infraestructura, para el tránsito de pasajeros, mercancías, hidrocarburos y alta tecnología. Este, está divididos en dos ejes principales: la ruta terrestre, o Silk Road Economic Belt, [2] incluye rutas que cruzarán Asia Central y Rusia, hasta llegar al Golfo Pérsico y a varios puertos europeos; y una ruta marítima, o 21st- Century Maritime Silk Road, [3] que implicará la modernización de puertos y enclaves estratégicos en Asia, África y Europa (Mar del sur de China, el Océano Índico, el Mar Rojo y el Mediterráneo).

Para lograr esto, se planea una dotación presupuestal china de 800 mmdd,[4] invertidos principalmente en: la modernización de las conexiones de transporte como carreteras, puentes; la construcción de vías ferroviarias para trenes de alta velocidad; y la construcción de gaseoductos, puertos y aeropuertos. Todo ello para conectar a las principales ciudades europeas por vía terrestre en menos de 3 semanas (mitad del tiempo que se necesita por vía marítima). Los recursos provendrán del Fondo de la Ruta de la Seda, del Nuevo Banco de Desarrollo y del Banco Asiático de Inversores en Infraestructura. Además el Presidente Xi Jinping prometió otros 124 mmdd más, durante el último Foro de la Ruta de la Seda celebrado en Pekín en el 2017.[5]

El plan lanzado por Xi, busca conectar a dos tercios de la población mundial y unir a 100 países a través de una red de enlaces terrestres llamados: “Cinturón” que comprende carreteras y vías ferroviarias; y una “Ruta” marítima que incluye puertos. Para el 2020, China pretende construir 30 mil kilómetros de vías ferroviarias de alta velocidad en su territorio. [6]  Para ese mismo año, el gigante asiático prevé que la mayoría de los proyectos de la nueva Ruta de la Seda estén ya en operación; y para el 2049 espera que la mayor revolución del comercio mundial esté consolidada. [7]

Con ello China aboga por una política exterior de apertura para mostrar un país moderno, interesado en el desarrollo de los países parte del OBOR; además de posicionarla como la hiperpotencia económica más avanzada dentro del escenario de las naciones. Así los proyectos de infraestructura e inversión estarán mayormente en manos de empresas estatales y bancos chinos. De hecho se plantea un incremento del comercio entre los países OBOR, gracias al acceso preferencial a bancos de la zona para sus transacciones, utilizando el renminbi,[8] favoreciendo la internacionalización de la moneda china. Además para el desarrollo de la infraestructura, tanto los materiales de construcción como los expertos provendrán del gigante asiático.

De esta manera,  China cumple con sus planes de diversificar las fuentes de acceso a energía, conectar con nuevos mercados para sus productos (sobretodo ante la incertidumbre de la guerra comercial con EE.UU.), aliviar los problemas de sobrecapacidad de producción de algunos sectores; y llevar a que otros países adopten los estándares tecnológicos chinos. En otras palabra “es un mecanismo ideado por China para que sus compañías avancen a escala global, ante las limitaciones domésticas, cuyo objetivo es colocar la sobrecapacidad instalada china en sectores como el agrícola, el energético, el del acero y el cemento, dejando la obra de infraestructura en el país receptor, quien terminará pagándola”, comenta Jorge Guajardo, ex embajador de México en China (2013-2016).[9]

Si bien América Latina no se encuentra dentro del mapa oficial de la iniciativa, el Presidente Xi Jinping ha mencionado: “los países de la región forman parte de la extensión natural de la ruta marítima, gracias a la interconectividad de infraestructuras”. [10] En algún momento se pretende, entre otras cosas, conectar el Atlántico con el Pacífico mediante una línea ferroviaria que cruce Sudamérica.

De ser incluida en la nueva Ruta de la Seda, Latinoamérica podría ser una alternativa al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), lo que ampliaría los intercambios interregionales. Hasta ahora, el único país que se ha sumado a la iniciativa en el continente ha sido Panamá. En el 2017 firmó un acuerdo para convertirse en el principal puerto para el comercio de mercancías de la región centroamericana; además ha impulsado el proyecto de una línea de tren para conectar a su capital con el occidente.  Así más países se sumarán a una Ruta de la Seda que formará el cinturón comercial más importante y globalizado del mundo.


[1] Parra, A. (6 de febrero del 2018). “La nueva Ruta de la Seda ya es una realidad”. Esglobal.org

[2] Cinturón Económico de la Ruta de la Seda.

[3] Ruta de la Seda Marítima del siglo XXI.

[4] Mil millones de dólares.

[5] Ídem. Esglobal.org

[6] Lowther, Ed, y Calver, T. (22 de julio del 2018). “Las mega máquinas de la nueva Ruta de la Seda con las que China está conectando al mundo”. BBC.

[7] Ídem. Esglobal.org

[8]  Moneda Nacional de la República Popular de China.

[9] Lissardy, G. (15 de agosto del 2018). “Nueva ruta de la seda de China: los países de América Latina que ya se unieron al gigantesco proyecto”. BBC News Mundo.

[10] Ídem. BBC News Mundo.

Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
ZG93bmxvYWQgbHluZGEgY291cnNlIGZyZWU=
download micromax firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
free download udemy course
Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).