fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Presentación de Lauro en Zacatecas Presentación de Lauro en Zacatecas
Lauro: Jesús cuenta que la inspiración de esta obra nace de las pláticas con este tío de 97 años y su tía Elodia (103... Presentación de Lauro en Zacatecas

En un viaje a Tijuana, sin nada de pertenencias “el primero en tenderme la mano fue mi tío Lauro”, comienza Jesús Águila, autor del libro con ese nombre presentado el pasado jueves 4 de abril en el Congreso del Estado de Zacatecas,[1] siendo HORIZONTUM la invitada de honor, junto con distinguidas personalidades como: Xóchitl Marentes Esquivel, Dra. en Historia y Dir. de Investigación y enseñanza del Instituto Zacatecano de Cultura, la Dip. Lizbeth Márquez Álvarez, Secretaria de la Comisión del Congreso del Estado, la Ing. María Auxilio Maldonado Romero, Dir. Archivo Histórico del Estado de Zacatecas, el Dip. Felipe Delgado, Presidente de la Comisión de Migración del Congreso del Estado de Zacatecas, y José Gabriel Rivera Delgado, Investigador.

Jesús cuenta que la inspiración de esta obra nace de las pláticas con este tío de 97 años y su tía Elodia (103 años), una pareja que cuidaba uno del otro al no tener hijos.  Durante estas visitas, empezó un fenómeno interesante gracias a las historias repetitivas del tío Lauro, típicas de la edad. De ahí surgió la idea de escribir sobre ellas, como un especie de tributo.  Con apoyo de Jorge Ramírez, director de HORIZONTUM y otros amigos se animó a publicar las historias. “Me metí de historiador sin querer, a investigar sobre Tijuana y la relación de mi tío con su entorno”, admite el autor.

En una visita a su pueblo natal, Moyeagua en Zacatecas, después de 40 años, comienza a estudiar y entender la red familiar de sus antepasados, su enlaces, sus pérdidas, sus labores… Lauro, hijo de un capataz del rancho de un español, por razones familiares y económicas se lo llevan a Guadalajara a vivir lejos de sus hermanos. Empieza una niñez de trabajo duro para Lauro en el campo, en un entorno sin afecto por sus familiares hasta toparse con un comerciante con quien huye en 1930.

Presentación de Lauro en Zacatecas

Así empieza la aventura de un niño sin experiencia, sin haber visto aún nada del mundo, hasta las vías del tren le eran desconocidas. Por fortuna, siempre hubo personas le ayudaron. En Nayarit vende cosas, trabaja haciendo de todo para ganarse el pan hasta que la vida y un tren lo llevan a Mazatlán en busca de trabajo como campesino. “Al llegar tenía tanta sed que bebió el agua que veía, pero estaba tan salada, no sabía que era el mar, él no lo conocía”, recuerda Jesús.  Al poco tiempo se va a Hermosillo, Sonora en la parte de arriba del tren a buscar trabajo. Después sigue su aventura hasta llegar a Mexicali al rancho algodonero más grande del mundo en esa época y dedicarse a la pizca.  Pero el clima extremo y los mosquitos lo hacen huir hacia Tijuana, una ciudad muy joven a finales de los años 30, con una zona agrícola con una presa, inaugurada por el Gral. Lázaro Cárdenas.

Ahí busca trabajo, en una ciudad dividida en dos: una parte típica como cualquier otra de México, con su iglesia, parque, comercios… y otra con un casino de la época del Presidente Calles, al que los pobladores le llamaban la “caja chica”. Poco tiempo después, por órdenes del Presidente Cárdenas se cierra el casino para convertirlo en un centro educativo muy importante.

En este contexto, el tío Lauro llega a Tijuana en busca de trabajo como campesino, pero sin éxito, por lo que se enrola en el ejército entre 1940 y 1945, en plena época de la 2° Guerra Mundial. Su labor como soldado o “guacho”[2] fue vigilar y cuidar la frontera ante el temor de una invasión alemana o japonesa. En esta época, como soldado, conoció a su gran compañera, con quien compartiría el resto de su vida: la tía Elodia, con quien al principio solo se “juntó”, y tiempo después se casó.

Presentación de Lauro en Zacatecas

Después de dejar el ejército, solicita empleo en una empresa dedicada a las apuestas con caballos, que manejaba un hipódromo, atractivo económico más importante de la ciudad. Fue tal su éxito que se construyó una vía férrea desde Estados Unidos conectada a él, y así recibir a miles de turistas interesados por las carreras de caballos, prohibidas en aquel país. Desde entonces, tanto el casino como el hipódromo fueron una importante fuente de recursos; y ahí el tío Lauro comienza una nueva aventura con los caballos. Su larga búsqueda se ve premiada: en este trabajo le pagaban un buen sueldo, en dólares, y el “guachito” se vuelve muy popular entre los dueños de los caballos, entre ellos algún alto mando del ejército.

Con el tiempo fue Secretario General del Sindicato de las Caballerizas. Lauro, un hombre sin estudios, esforzado durante toda su vida, “fue testigo de una etapa muy importante para el Sindicato, gracias a él se reconocieron los derechos laborales de los trabajadores del hipódromo”, recuerda el sobrino. Ser parte de él, era una oportunidad para saltar a la vida política, pero al tío Lauro nunca le interesó.

“Lauro”, el libro entrañable, muy personal que cuenta la historia de un hombre honesto, trabajador, sin hijos, pero con muchos sobrinos, entre ellos Jesús encargado de acercar a lector a su vida. Lauro muere en el 2007 a la edad de 103 años, en su Tijuana querida, una ciudad sin hipódromo, pero que sobrevive gracias a su maquila, también a la migración proveniente de todo el mundo.


[1] Batalla de Zacatecas el 23 de junio de 1914, los federales, vuelan y destruyen por completo el Palacio Federal, ubicado en la calle Hidalgo. Cuando se construye el edificio del Congreso del Estado, se replica la fachada del palacio que se conserva hasta el día de hoy.  Hecha de cantera, labrada en estilo “churrigueresco”.

[2] Apodo para referirse a los soldados, y el cual más adelante fue puesto a Lauro en la época cuando trabajo en el hipódromo.

Download WordPress Themes
Download WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
ZG93bmxvYWQgbHluZGEgY291cnNlIGZyZWU=
download mobile firmware
Download WordPress Themes
free download udemy course
Redacción Horizontum

Redacción Horizontum

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.