fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Nunca es tarde para ser escritor: Edgardo Arredondo Nunca es tarde para ser escritor: Edgardo Arredondo
HORIZONTUM tuvo la oportunidad de charlar con el autor de: Detrás del horizonte; Me llamo Juan; Bungo, nunca te irás del todo y De... Nunca es tarde para ser escritor: Edgardo Arredondo

Edgardo Arredondo, médico yucateco radicado en Mérida, publicó por primera vez una novela a los 50 años. Desde entonces y en los últimos siete años no ha dejado de escribir, teniendo en su haber cuatro novelas y un compendio de cuentos. HORIZONTUM tuvo la oportunidad de charlar con el autor de: Detrás del horizonte; Me llamo Juan; Bungo, nunca te irás del todo y De médico a sicario, libro que ha tenido gran aceptación y cuya versión electrónica ha sido un best seller.

HORIZONTUM (H): Como médico de profesión, ¿de dónde nace el interés y la pasión por la escritura?

Edgardo Arredondo (EA): Ha sido un acto del destino; la curiosidad, mi amor por las letras, los libros y mi adicción por la lectura. Un día mi hijo, quien es Comunicólogo, me pidió hacer un guion cinematográfico y de ahí surgió el primer capítulo de lo que sería mi primera novela: Detrás del horizonte.

H: Háblenos de sus creaciones.

EA: Mi primera novela, Detrás del horizonte, es la historia de amistad entre un inmigrante ucraniano y un desempleado mexicano, quienes viven circunstancias que se tornan muy difíciles. 

Posteriormente, escribí De médico a sicario, una novela basada en hechos reales que escribí muy rápido porque yo me dedico a esto. Está ambientada entre los años 2006 y 2019, en la época cuando Felipe Calderón le declaró la “guerra al narco”. La trama se desarrolla bajo el contexto de la narcoliteratura sin que el libro sea catalogado como tal.  Es una historia en la que un médico se ve involucrado con el narco tras atender al líder de un cártel. Es un reflejo de cómo el gremio médico ha sido golpeado, especialmente en el norte de México. Fue tal el éxito de esta novela que ya estoy trabajando en la segunda parte.

Edgardo Arredondo

Luego vino Me llamo Juan, la historia de dos hombres, con el nombre más común en México, llamados: Juan Hernández Hernández. El primero, Johny, es un delincuente de cuello blanco y el otro es la Johana, un travesti enfermo de sida. Ambos se realizan unos estudios de VIH al mismo tiempo y por error los resultados se confunden: el que estaba en tratamientos retrovirales (Johana), de pronto no tiene nada, y el que está sano (Johny) cree que tiene sida. El que realmente está enfermo piensa que se ha curado tras tomar una “bebida milagrosa” que su hermana le dio, la cual proviene del brote de una pared en un pueblo perdido entre Michoacán y Jalisco. En esta novela, exploto lo que es la fe, los milagros y la actitud de la gente cuando piensa que está a punto de morir.

Después escribo Bungo, nunca te irás del todo, otra historia basada en hechos reales que cuenta las hazañas de religiosas y sacerdotes yucatecos cuando estuvieron en la guerra de Angola. La idea surge después de atender a una monja herida por el estallido de una mina. Bungo es un personaje ficticio angoleño, también hay un cubano porque Cuba participó en esta guerra. En cierta manera quería hablar de dos momentos en la historia de Cuba: uno cuando se involucró en este conflicto en África y el “periodo especial cubano”, cuando la extinta URSS le quita todo el apoyo a la isla.

Finalmente llegan Los profanadores, un compilado de 18 cuentos en los que experimento con la magia del relato corto, es decir, el cuento.

H: ¿Ser médico, que aún da consultas, y escritor a la vez?

EA: Si uno revisa la Literatura, hay muchos médicos que se volvieron escritores, desde Antón Chejov en adelante. Efectivamente, la convivencia con los pacientes, su dolor, experiencias y el sufrimiento se conjugan, y en lo personal a mí me han dado material para estar escribiendo todo el tiempo.

H. En sus libros toca temas que parecen contraponerse: medicina, fe, milagros…

EA. Sí, porque como médico me doy “cocolazos” todos los días con la muerte. En uno de mis cuentos, El confidente, hablo sobre el estetoscopio, un instrumento que como médico me ha llevado al centro del corazón y escuchar por primera vez “el silencio de la muerte”. La primera vez que revisé a una persona y no le encontré ningún sonido, por ningún lado, me di cuenta que estaba escuchando ese silencio, es decir, la ausencia de ruido es la muerte misma.

H: ¿Ha viajado mucho?

EA: La verdad no, pero gracias a Googlemaps he ido a todos lados. Estoy muy interesado en el mundo, aunque con lo que pasa en este país y con la 4T tengo material suficiente para divertirme. Como médico sí viajé por el país y me gustaría seguir haciéndolo para que fluyan más ideas para mi escritura. Aunque hay quienes se quedan en un sólo lugar y escriben toda su vida; otros viajan como Ernest Hemingway, quien durante su época en Cuba escribió cosas extraordinarias.

H: En un país con pocos lectores ¿cómo es ser escritor después de los 50?

EA: Sí, estamos batallando para hacer leer a los jóvenes que están agarrados al teléfono todo el tiempo, así que el primer escritor que logre hacer relatos en un tweet, pues ya la hizo. Los chavos hoy en día no leen, pero ahí vamos.

Edgardo Arredondo

Sin ser defensor de Taibo (director del FCE), aplaudo que quiera fomentar la lectura en el país para que llegue a todos. La tarea empieza en la infancia, en la casa, y eso tratamos de hacer con De médico a sicario, que ya se ha tomado como libro de texto en algunas escuelas de Yucatán porque llega y atrapa a los jóvenes. Aunque no lo parece, el joven es muy exigente, si tiene ante sí un libro pesado, no lo va a leer.

H: ¿Tiene planes para seguir escribiendo?

EA: Actualmente estamos terminando un anecdotario: Los 10 consejos que nadie me pidió, pero me vale madres y vine a dárselos; así de largo es el título. La obra es sobre mi trayectoria de 30 años como médico. También estoy trabajando en la segunda parte de De médico a sicario, aunque aún no sé cómo se va a llamar.

Yo publiqué a los 50 y quiero aprovechar los otros 50 años que me quedan para escribir de prisa y seguir disfrutando. Mi mensaje es: nunca es tarde para comenzar y emprender, lo importante es aventurarse para lograr lo que uno se propone.

Download Premium WordPress Themes Free
Download Nulled WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
lynda course free download
download lava firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
lynda course free download
Cinthia Alva

Cinthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).