Horizontum | FINANZAS Y CULTURA
El nuevo gobierno: ¿bien o mal? (II) El nuevo gobierno: ¿bien o mal? (II)
4.5
¿El nuevo gobierno privilegia las decisiones políticas, por encima de las económicas? El nuevo gobierno: ¿bien o mal? (II)

Aún no toma posesión, y la próxima administración de Andrés Manuel López Obrador ha sido invitada recurrente a las polémicas de turno. En materia económica, dos han sido los acontecimientos que inspiran las más duras críticas, o los más entusiastas respaldos: la cancelación del NAICM y la iniciativa que prohibiría las comisiones bancarias, propuesta en el Senado de la República por Morena.

El debate, tan encendido, a veces deja de lado los matices. El ruido ensordece y las notas más sutiles pasan desapercibidas. En los grises, ya se sabe, suele transcurrir la realidad

En esta ocasión, Horizontum preguntó a dos economistas su opinión sobre el nuevo gobierno y su camino recorrido hasta el momento.  Este es el turno de Sergio Negrete,  mejor conocido en el mundo tuitero como @econokafka.  Además de columnistas en El Financiero, Negrete es Doctor en Economía y Maestro en Economía Internacional por la Universidad de Essex; actualmente es profesor de tiempo completo en el ITESO.

-¿Cuál es tu balance general, en materia económica, del nuevo gobierno?

-Esto pinta mal. Esa película ya la vimos, lo que pasa es que la vimos hace mucho, entonces hay generaciones que no la vieron o no se acuerdan. Esto ya lo vivimos con Luis Echeverría y con José López Portillo. Sé que suena como cliché. Pero es genuino. Es esta clase de estatismo, de recursos naturales. Es una visión 1974, no es una visión 2024. El Estado como respuesta a todo, el Estado paternalista.

“El balance es un regreso al pasado, y un regreso al mal pasado. Este va a ser un mal viaje para muchísimos mexicanas. Eventualmente estas cosas acaban mal. Puede haber gente subsidiada, gente a la que le regalan dinero y que podría estar contenta; gente que se siente apapachada con estos programas que están por instaurar. Pero para la gran mayoría del país, va a ser un retroceso a un mal pasado”. 

-¿Qué opinas de la cancelación del NAICM? 

-Creo que la cancelación de Texcoco es de las decisiones más trascendentes, de consecuencias de largo plazo, y representativa de la actitud de la mente y las posturas de López Obrador. Muestra una gente que no considera la cuestión técnica. Esto es bastante evidente en muchos ramos, como puede ser en la economía, aspectos legales. Es una especie de menosprecio o desprecio por razonamientos técnicos, argumentados y teóricos.

“En cambio, es irse por el sentimiento, el botepronto o la antena política. Yo supongo que la cancelación del aeropuerto en Texcoco se explica como un simple y llano rechazo al legado de Peña Nieto (…). 

“Quiero destacar que no le doy la menor relevancia a la farsa que se denominó consulta sobre la localización del aeropuerto. No creo que nadie la tome en serio, ni nadie se atreva a argumentar que tuvo la menor seriedad (…) La farsa llamada consulta no es una variable a considerar. Todo el mundo sabe que fue una justificación innecesaria y francamente risible del presidente electo, para respaldar una decisión ya por él tomada.

“Esto implica un mensaje claro, precisamente, de que él (López Obrador) manda por sobre cuestiones técnicas. Todo le vale. Esto para un inversionista es un golpe descomunal a la confianza, verdaderamente brutal, y que va a tener consecuencias a muy largo plazo. Texcoco no se va a olvidar, en el sentido de que representa el modo de actuar obradorista”.

-¿Qué opinas de la iniciativa que prohibiría las comisiones bancarias? 

-Aquí cabe mucho una frase: ‘Sí, pero no así’. Ciertamente puede haber una conducta oligopólica de los bancos, puede haber comisiones que aprovechándose de ese poder de mercado sean excesivas, puede haber un abuso del consumidor, en el sentido de que no hablamos de un mercado de competencias, sino de un mercado oligopólico. Todo esto es correcto, o puede ser correcto. No sabemos, porque no hay estudios.

“El abuso (de los bancos) puede ser real, pero aquí se trata de que el remedio mejore la enfermedad, y no de que la empeore. No es que se tenga que consultar a los bancos, no hay que pedirles permiso, pero si no se quieren ciertas consecuencias, sí hay que hacer un proceso cuidadoso”. 

-¿El nuevo gobierno privilegia las decisiones políticas, por encima de las económicas? 

-Dado todo lo anterior, sin duda alguna. Aquí hay un problema, y reitero lo de la arrogancia y la prepotencia. El mostrar que ‘aquí mando yo’. Es un mesianismo como tantas veces se ha acusado a López Obrador. El pretexto de esto es político, y muchas veces es falso, como en el caso del aeropuerto que no era una decisión política. Eso era una decisión absolutamente técnica (…).

“No es sólo que prime la política, sino que prima la política en áreas donde ni siquiera debería entrar la política (…). Puede hablarse de política, ciertamente, pero es una política populachera y demagógica (…) La respuesta es sí, pero en un extremo con consecuencias muy negativas. Ya no es sólo que prime la política en donde pueda primar la política, sino que prima en puntos en donde no tendría que tener cabida”.

Te puede Interesar:

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.