Horizontum | FINANZAS Y CULTURA
¿Negocio, franquicia o distribución para iniciar emprendimiento? ¿Negocio, franquicia o distribución para iniciar emprendimiento?
Por Alejandro Herrera, director comercial en Billpocket, especial para Horizontum Cada día son más los mexicanos que deciden emprender. Las motivaciones pueden ser diferentes:... ¿Negocio, franquicia o distribución para iniciar emprendimiento?

Por Alejandro Herrera, director comercial en Billpocket, especial para Horizontum

Cada día son más los mexicanos que deciden emprender. Las motivaciones pueden ser diferentes: independencia económica, ofrecer algún producto novedoso o resolver alguna necesidad que aún no ha sido atendida. De hecho, 7 de cada 10 emprendedores lo hacen por mejorar su estilo de vida y por tener un crecimiento personal, de acuerdo con Global Entrepreneurship Monitor (GEM).

Sin embargo, al emprender siempre existe el cuestionamiento sobre cómo comenzar. Actualmente los mexicanos cuentan con diferentes opciones para iniciar un emprendimiento, ya sea un negocio propio, una franquicia, o incluso convertirse en un distribuidor autorizado de los productos de una marca.

Para poder llegar a una respuesta concreta de con qué tipo de emprendimiento iniciar es importante aclarar deseos personales, capital con el que se cuenta, financiamiento, un plan de negocio, entre otras cosas, para poder decidirlo. Ya que si bien, finalmente es emprendimiento, hay grandes diferencias entre un negocio propio, la distribución de un producto y una franquicia establecida.

Sin duda, para iniciar con cualquier proyecto de emprendimiento hay una serie de factores que se deben de analizar, desde los beneficios y desventajas, hasta la inversión que representará cada uno de ellos.

¿Negocio, franquicia o distribución para iniciar emprendimiento?

Iniciar con un negocio propio puede ser una de las opciones más atractivas para los emprendedores; sin embargo, es también una de las más retadoras.

Emprender en México puede requerir hasta 30 trámites, los cuales pueden llevar hasta un año y medio para finalizarlos; además de que el 75% de los negocios que se emprenden cierran antes de terminar el segundo año de que iniciaron sus operaciones.

Pero no todo es malo, iniciar con un negocio propio también tiene muchos beneficios. Hay una mayor libertad para desarrollar la marca e innovar; se pueden crear soluciones creativas, que a través de un adecuado plan de negocio, pueden resultar un éxito entre el mercado al que se dirige el producto o servicio. Además de que se pueden desarrollar alianzas con otro tipo de PyMEs, mediante las que se pueda ampliar la oferta y llegar a nuevas audiencias.

Además, en México, dependencias como la Secretaría de Economía y el Instituto Nacional del Emprendedor, cuentan con programas de apoyo para los emprendedores que están iniciando con su negocio; esto a través de asesorías, programas de incubadoras, apoyos económicos, entre otros.

Por otro lado, están los modelos de franquicias, los cuales llevan más de tres décadas en México, y hasta el día de hoy, existen poco más de mil marcas en operación. Actualmente, las franquicias mexicanas representan el 85% del total que opera en el país, mientras que el resto son extranjeras, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).

A pesar de esto, las PyMes en México son tan importantes que generan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, siendo las microempresas las que tienen una mayor participación con 97.6%, lo que equivale a que en México hay poco más de 3 millones de PyMes, de entre 0 a 10 empleados, de acuerdo con el INEGI.

Otra opción es iniciar con un proyecto de emprendimiento a través de la distribución de algún producto. Este tipo de esquemas permiten a los emprendedores tener un mayor conocimiento de cómo funcionan los modelos comerciales de las grandes empresas, y llegar a replicarlo en un nuevo proyecto.

Por ejemplo, en Billpocket, empresa mexicana que habilita a todos los comercios para aceptar pagos con tarjeta, se cuenta con este modelo de negocio, el cual ha permitido que cada día sean más los comercios que tienen acceso a la solución para cobrar a tarjetas.

¿Negocio, franquicia o distribución para iniciar emprendimiento?

El programa de Distribuidores Billpocket está diseñado para que los emprendedores cuenten con más opciones para generar ingresos, ya que obtienen ganancias tanto por la colocación de la terminal Billpocket Bluetooth, como de las transacciones que realizan los clientes que son afiliados por los Distribuidores. Más información en el sitio web de Billpocket (www.billpocket.com). También se puede consultar por correo a distribuidores@billpocket. com y visitar

La principal diferencia entre una franquicia, un programa de distribución y un negocio propio, es que las primeras dos son modelos ya probados y que operan bajo una administración y estructura consolidada. En cambio, un negocio propio inicia desde cero, bajo una mayor autonomía, libertad y diversos retos.

Para tomar una decisión sobre qué tipo de proyecto iniciar, es importante considerar la situación económica en la que se encuentra actualmente cada emprendedor, así como tomar en cuenta deseos personales y objetivos a corto y mediano plazo. Sin embargo, con pensar en emprender ya se ha dado el primer paso para iniciar.

Te puede Interesar:

Redacción Horizontum

Redacción Horizontum

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.