Horizontum - Finanzas y Cultura
Miguel Ángel, ¿el verdadero genio? Miguel Ángel, ¿el verdadero genio?
4.5
No se puede hablar de Da Vinci sin hablar de Miguel Ángel, mucha gente cree que el verdadero genio de la época fue... Miguel Ángel, ¿el verdadero genio?

No se puede hablar de Da Vinci sin hablar de Miguel Ángel, mucha gente cree que el verdadero genio de la época fue realmente el creador del magnífico El David y del fresco de la Capilla Sixtina. Afortunadamente, hoy en día podemos admirar también este grandioso legado y ser testigos de esa genialidad que nos dejó a quien sus contemporáneos llamaban El Divino.

Miguel Ángel Buonarroti nació en 1475 en Roma y, a diferencia de la mayoría de los artistas, fue un hombre longevo que llegó casi a los 90 años, en tiempos en los que la peste bubónica o peste negra, considerada la gran epidemia de la Edad Media, azotó a todo el continente europeo desde mediados del siglo XIV.

Así, lo que se conoce sobre la trayectoria de Buonarroti es por dos biografías hechas en vida, una por Giorgio Vasari y la otra realizada en conjunto por el propio artista y su biógrafo Ascanio Condivi. En esta última, dirigida por él mismo, resaltaba el hecho de que su genialidad provenía de ‘la leche de su nodriza’, pues su madre no pudo amamantarlo ni criarlo en sus primeros años de vida, en cambio, creció bajo el cobijo de una familia de canteros (talladores). Pese a ello, muchos de sus escritos se contradicen con los de otros biógrafos, incluyendo el de Vasari.

Miguel Ángel, ¿el verdadero genio?

Su padre quería que fuese abogado, pues los Buonarroti venían de una familia aristocrática de funcionarios de la corte de los Medici, y no quería que su hijo trabajara como un simple artesano. Hemos de recordar que en esa época el artista no era considerado un maestro en su área, sino un simple artesano. Sin embargo, finalmente, al darse cuenta de que su hijo tenía un gran talento, el patriarca accede a mandarlo a estudiar a un taller de artesanos.

Se puede hablar eternamente sobre las obras de este gran escultor, arquitecto y pintor, al estar dotado de una gran visión para la perspectiva y proporciones anatómicas que se pueden apreciar, por ejemplo, en La Piedad (1496) de la basílica de San Pedro en el Vaticano, una magnífica obra de una escena católica simple que plasma a una madre (María) destrozada por la muerte de su hijo (Jesús) que tiene entre sus brazos. Esta obra consta de un bloque de mármol con medidas de 1.74 metros por 1.95 aproximadamente (como sabemos en esa época no había medios para transportar este tipo de carga monumental). Sin embargo, quien más nos puede llegar a impresionar es El David (1501-04), una escultura de mármol blanco traído de Carrara (noroeste de Italia) de 5.17 metros​ de altura y 5572 kilogramos de masa. Este gigante de Florencia representa un personaje del antiguo testamento: David que está a punto de salir a enfrentarse a Goliat.

Estas piezas majestuosas sólo fueron el preámbulo de la obra de Miguel Ángel, quien aún no había creado la obra por la que sería considerado como el mejor pintor de todos los tiempos: La Bóveda de la Capilla Sixtina (1508-12). El papa Julio II fue quien le encargó a Miguel Ángel pintar dicha bóveda, un desafío para este artista que se consideraba así mismo más un gran escultor que un pintor. Si bien había aprendido diferentes técnicas pictóricas, no tenía mucha práctica con ellas ya que su verdadera pasión era la escultura, pero, a diferencia de Da Vinci, su motivación no era sólo crear sino ¡ser el mejor!

Miguel Ángel, ¿el verdadero genio?

Su obsesión por el trabajo era alcanzar la perfección absoluta, aun a costa de su propia salud. En su biografía se dice que trabajó solo, algo que muchos expertos dudan porque tal empresa implicaba una gran hazaña. Para comenzar, fue necesaria la construcción de un andamio que llegara hasta el techo de la propia capilla; además, requería de la ayuda de expertos en frescos (técnica de pintura en pared) para alcanzar su tan afamada perfección. Y es que el fresco es una técnica en la que se prepara la superficie con cal para asegurarse que ésta no esté húmeda, después se aplican los pigmentos; la preparación del yeso es lo que aglutina el color. De esta manera, la técnica requiere de un trabajo a contra reloj, ya que una vez preparada la base se tiene que aplicar el color rápidamente y sin errores. Por tal razón se dice que tuvo que deshacer su trabajo varias veces hasta estar satisfecho con el resultado.

Esta situación resalta el hecho de que Miguel Ángel, a pesar de que era un artista más instruido en la escultura, logró un extraordinario manejo de las perspectivas y escorzos al dibujar, algo que aprendió al moldear sus figuras; además, claro, de tener un buen estudio de la anatomía del cuerpo humano. Igual que a Da Vinci, a Miguel Ángel se le permitió practicar el dibujo con cadáveres, lo cual para otros estaba prohibido en esa época.

Ser un hombre de muchos talentos, al igual que sus rivales, no implica que sean mejores o peores, Miguel Ángel era indiscutiblemente tan extraordinario como Leonardo da Vinci. Yo creo que un buen artista se crea mediante la adquisición de una buena técnica en todas las artes plásticas y conocimientos culturales, así como con una pizca de talento. La combinación de estos dos elementos llevará a las buenas ideas y, ciertamente, a interesantes obras de arte o expresiones artísticas.

Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes
udemy free download
download redmi firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
download udemy paid course for free
A. Naibí Domínguez

A. Naibí Domínguez

Músico egresado del Conservatorio Nacional de Música como concertista de percusiones. Pintora de nacimiento por el maestro Benjamín Domínguez con quien estudió y trabajó hasta sus últimos días; además estudió las técnicas antiguas de pintura con el maestro Luis Nishizawa. Cuenta con una licenciatura en Docencia del Arte. También formó parte de orquestas incluyendo la Sinfónica Nacional y como solista. A expuesto en museos como La Casa Redonda de Chihuahua y El Festival de Almas, en Valle de Bravo, entre otros.