México, gigante agroalimentario global México, gigante agroalimentario global
4
Con una producción más diversificada que las de Estados Unidos y Brasil, México se consolida como una potencia agroalimentaria y hoy constituye el doceavo... México, gigante agroalimentario global

Con una producción más diversificada que las de Estados Unidos y Brasil, México se consolida como una potencia agroalimentaria y hoy constituye el doceavo productor de alimentos en el mundo.

Aunque sus productos agropecuarios más exportados son la cerveza, el aguacate, el jitomate, el tequila y el mezcal, chiles y pimientos, gracias a su riqueza natural y climática, la nación está representada por 30 productos de campo y agua en el mercado agrícola internacional, según la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural (Sagarpa).

Sólo durante el 2017 se exportaron al mundo, tres mil 768 millones de dólares en cervezas; dos mil 901 millones de dólares, en aguacate; mil 777 millones de dólares, en jitomate; mil 389 millones de dólares, en tequilas y mezcales, y 985 millones de dólares, en pimientos.

Según Sagarpa México tiene ya un superávit agroalimentario de “tres mil 987 millones de dólares sólo en el periodo enero-mayo del 2018

Con esas cifras el país se consolida como un gigante agroalimentario global. En un reciente informe, la Sagarpa detalla que esto se debe a un incrementó en “el superávit comercial agroalimentario con el mundo en 15.95%, en el período enero-mayo del 2018, en comparación con igual fecha pasado año.

México, gigante agroalimentario global

Esto significa un saldo favorable de tres mil 987 millones de dólares, mientras que durante los cinco primeros meses del 2017 se obtuvieron tres mil 439 millones de dólares, detalla el organismo.

PRODUCCIÓN DIVERSIFICADA

Cerca de 90% del agro mexicano está integrado por 30 productos, de los cuales seis –carne de bovino (14%), carne de pollo (10.3%), leche fresca de vaca (8.8%), maíz (8.3%), huevo (5.4%) y caña de azúcar (5.2%)– suman más de 50 puntos porcentuales de la producción total

En entrevista con Horizontum, el Dr. Gian Carlo Delgado, del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM, explicó que gracias a la situación antes descrita, la balanza comercial agroalimentaria presentó un superávit de cuatro mil 148 millones de dólares para el período enero-agosto de 2017.

De acuerdo con el economista, por un lado exportamos productos por un valor de 21 mil 904 millones de dólares, frente a la importación de 17 mil 756 millones de dólares, logrando el saldo positivo más elevado desde 1993.

México, gigante agroalimentario global

Analistas de BBVA Bancomer, por su parte, refirieron que el país es de los más importantes a nivel mundial, al contribuir con 1.5% de la producción en todo el mundo. Sin embargo, destacaron que el sector se ha mantenido por debajo del crecimiento del PIB total, lo que provoca que se reduzca su participación y contribución al crecimiento en el PIB nacional.

Esa problemática se origina por el desarrollo de los sectores manufactureros y de servicios, que reduce el papel del sector primario en los países emergentes, a lo que se suma una alta concentración en las importaciones, sobre todo de granos, así como una alta dependencia del consumo interno de los productos importados, afirmaron.

La producción agropecuaria es altamente dependiente del mercado externo, sobre todo de Estados Unidos, país al que se exporta el 78% del total, de acuerdo con datos de la Sagarpa

SOBERANÍA ALIMENTARIA

No obstante al aumento en la producción, Gian Carlo Delgado, quien es investigador de tiempo completo del CEIICH, subrayó que el referido superávit no necesariamente implica una mayor soberanía alimentaria, pues a pesar de tener una producción diversificada, en términos de número de productos, en lo que respecta al volumen producido, no se garantiza la dieta básica del mexicano.

La ganancia es positiva e importante, porque permite comprar los alimentos que necesitamos en el exterior. Sin embargo, también constituye un riesgo, pues pone en las manos del mercado internacional el garantizar el acceso a alimentos de calidad a precios asequibles, comentó.

“Con una importación creciente de alimentos que pueden ser potencialmente más costosos para la población, el acceso de algunos sectores a estos queda en entredicho”, sugiere el economista

Asimismo, señaló que no es casualidad que la estructura de la dieta en el país haya cambiado en las últimas décadas al incorporar más azúcares y grasas, además de carne, lácteos y derivados que ya es una tendencia global. El azúcar y los endulzantes son el segundo rubro más importante de la dieta mexicana, en términos de ingesta de calorías”; detalló.

México, gigante agroalimentario global

DEPENDENCIA

Según la coordinación general de Asuntos Internacionales de la Sagarpa, el comercio agroalimentario con Estados Unidos, durante el periodo enero-abril del año, se incrementó en cinco por ciento, en comparación con el mismo periodo de 2017.

Las exportaciones a EE UU, durante enero-abril de 2018, ascendieron a 10 mil 658 millones de dólares, mientras que las importaciones mexicanas ascendieron a seis mil millones de dólares

Durante el primer cuatrimestre del año, el valor de las exportaciones de productos agroalimentarios mexicanos a Estados Unidos se incrementó 8%, mientras que el valor de las importaciones agroalimentarias provenientes de ese país aumentó 1%, en comparación con período homólogo del 2017.

Lo anterior dio como resultado un saldo favorable para México de tres mil 909 millones de dólares, lo que representa un incremento de 19%, comparado con el superávit registrado durante el mismo lapso de 2017.

Este comportamiento es visto como positivo, igual que lo ocurrido en el pasado año, cuando se registró, desde 1993, un saldo favorable en la balanza comercial agropecuaria, así como un alza sostenida en las exportaciones gracias, también, a la depreciación de la moneda mexicana.

No obstante, México podría buscar una mayor diversificación de sus productos de exportación. A continuación describimos el comportamiento de algunos rubros durante el 2017,  mencionados por Delgado:

  • En el rubro de productos agrícolas, los principales, el aguacate, el jitomate y el pimiento, tuvieron un peso del 8.1%, 5.3%, y 3%, respectivamente. Otros productos fueron frutas, maíz y almendras, nueces y pistaches, cebolla y café sin tostar.
  • Entre 1993 y 2016, hay una ligera pérdida en la producción de frijol, la cual impacta la soberanía alimentaria, sobre todo porque, además, hay un aumento de la población lo que presiona la disponibilidad per cápita del grano producido en el país.
  • En el caso del maíz, si bien hay un aumento en el volumen producido, las importaciones del mismo también han sido crecientes, puesto que, de 1991 a 2011, todas las importaciones de alimentos básicos aumentaron por arriba del crecimiento poblacional que fue de 35%.

Afirma Delgado que el costo por tales importaciones fue de 176 mil 49 millones a dos mil 989 millones de dólares, respectivamente. C

Cabe precisar que, de la oferta total doméstica, el 66% del maíz era destinado al consumo humano en 1991, pero en 2011 ése representaba tan sólo el 48.6% (en buena medida, debido al aumento de su uso para la producción de carne).

Para 2025 se estima que las importaciones de maíz sigan aumentando y con ello, al menos, manteniendo la misma proporción de dependencia con el exterior

IMPACTO AMBIENTAL

La producción nacional de alimentos verifica ya una notoria especialización en productos de exportación, con alto valor, pero que aportan poco a la dieta básica del país, esto es el caso sobre todo del aguacate, espárrago, frambuesa y fresa, productos que demandan cantidades importantes de agua.

“En este sentido, se estima que la huella hídrica de estos productos fue de: tres mil 742 millones de m3, para el caso del aguacate; 466 millones de m3 para el espárrago, 145 millones de m3 para la zarzamora y 58 mil134 millones de m3 para la fresa”, explicó Delgado.

El aguacate, jitomate, pimiento, cerveza, tequila y mezcal y pan representan, hoy por hoy, más de la tercera parte de la balanza agroalimentaria nacional en términos de valor

Claramente el país ha crecido en términos de producción y exportación, pese a mantener la deuda social de garantizar la soberanía alimentaria, y de mejorar la distribución de la riqueza que supondría, desde la noción de la seguridad alimentaria, el medio para asegurar la alimentación adecuada y sana de los mexicanos.

Yeanny González

Yeanny González

Licenciada en Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Redactora-reportera de temas políticos, económicos y sociales. Dominio de redes sociales y habilidades como fotorreportera. Actualmente culmina su maestría en Estudios Latinoamericanos en la UNAM.