Horizontum | FINANZAS Y CULTURA
La lengua de gato, verdadera obra de bioingeniería La lengua de gato, verdadera obra de bioingeniería
Un órgano catalogado como una maravillosa obra de ingeniería, luego de que dos investigadores se unieran para desentrañar sus misterios. La lengua de gato, verdadera obra de bioingeniería

No hay gato que no adore lamerse. Puede pasar horas limpiándose su pelambre. A las más adorables mascotas felinas domésticas les encanta cuidar de sí casi tanto como dormir, ronronear, abofetear o molestar. Podrían ser consideradas como las más presumidas.

Pero, ¿cuál es el secreto de esa autolimpieza constante? Pues, nada más y nada menos que su lengua rosada y rasposa. Un órgano catalogado como una maravillosa obra de ingeniería,  luego de que dos investigadores se unieran para desentrañar sus misterios.

Según un estudio publicado en la revista PNAS, al gato del ingeniero Alexis Noel se le atoró su lengua en una manta de microfibra y logró liberarse sin mucho trabajo. A su dueño le llamó la atención cómo lo hizo y se preguntó por qué la lengua del felino era tan buena para desenredar los nudos de su pelo y alisar su pelaje.

Al revisar la literatura, Noel descubrió que los estudios anteriores habían ignorado la biomecánica de ese maravilloso cepillo que es la lengua del gato. Sólo se habían concentrado en decir que están cubiertas de protuberancias en forma de cono, que funcionan como cerdas de cepillo. Pero junto a otro colega ingeniero mecánico, David L. Hu, se dio a la tarea de buscar las respuestas.

Por un tiempo se dedicaron a analizar las lenguas de seis especies de felinos: gatos domésticos, gatos monteses, pumas, leopardos de las nieves, tigres y leones. Crearon escaneos en 3D y encontraron que todos tienen papilas de tamaños y formas similares, aunque las lenguas de los grandes felinos tienen muchos más picos.

Aunque las papilas son bastante cortas, descubrieron que incluso para los grandes felinos eran lo suficientemente largos como para peinarse una vez. La única excepción fue el gato persa, cuyas papilas de la lengua no son lo suficientemente largas para lidiar con sus lujosos abrigos.

Descubrieron que las espinas en sus lenguas son curvas y con punta hueca. Estas pequeñas espinas, llamadas papilas, pueden transferir grandes cantidades de saliva de la boca al pelaje, lo que no solo limpia su piel, sino que también reduce la temperatura de su cuerpo, a medida que la saliva se evapora. Los mantiene frescos todo el día, además de limpios.

La lengua de gato, verdadera obra de bioingeniería

“Una lengua de gato funciona como un peine muy inteligente”, aseguró David L. Hu,  bio-ingenierio de Georgia Tech y coautor de la investigación.

En su trabajo explican que las cerdas se encuentran planas y orientadas hacia atrás cuando están en reposo, pero cuando es hora de ponerse en acción, el gato levanta las espinas hacia arriba. Las cucharadas en las puntas de las cerdas recogen la saliva, usando la tensión del agua, y distribuyen la saliva a medida que el gato se lame.

Resulta que la técnica también importa. El equipo también registró a los gatos preparándose con video de alta velocidad y descubrió que las pequeñas púas de la lengua giran cuando se encuentran con nudos, lo que permite que el gato resuelva los enredos en su piel.

Toda esa increíble ingeniería dentro de la boca del gato inspiró también al equipo para crear su propia versión. Usando una impresora 3D, crearon un pequeño cepillo de aseo, inspirado en la lengua del  gato. Lo denominaron TIGR e imita la acción de las papilas de los gatos.

El equipo de investigadores cree que este cepillo podría ser un éxito entre los amantes de las mascotas, ya que imita la forma en que se preparan los gatos. También se puede usar para llevar el medicamento directamente a la piel del gato. Incluso, podría limpiar los pelos de gatos en el sofá mucho mejor que un aspiradora.

Te puede Interesar:

Katia Monteagudo

Katia Monteagudo

Licenciada en Periodismo, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Especializada en temas políticos, globales, económicos y sociales, y en el uso de técnicas narrativas, investigativas, manejo de las nuevas herramientas digitales para la búsqueda, procesamiento, publicación y distribución online de información, junto a la capacidad de articular comunidades a partir de estrategias comunicativas 2.0. Dominio de procesos de edición de medios impresos, digitales y en el fotoperiodismo.