Horizontum - Finanzas y Cultura
La mujer en el ámbito laboral La mujer en el ámbito laboral
Los nuevos roles sociales en los que la mujer aparece ocupando puestos de alto nivel ponen de manifiesto que las ejecutivas han roto con... La mujer en el ámbito laboral

La globalización de las economías ha generado cambios sociales que se reflejan en la cultura moderna. Los nuevos roles sociales en los que la mujer aparece ocupando puestos de alto nivel ponen de manifiesto que las ejecutivas han roto con los paradigmas.

Las mujeres han redefinido su identidad construyendo proyectos de vida propios y han generado nuevas formas en las relaciones, en las cuales además de ser ejecutivas pueden ser madres y esposas sin padecer un sentimiento de abandono.

Una de las principales inversiones para una compañía debe ser el capital humano, ningún país que busque desarrollarse se puede dar el lujo de desperdiciar la mitad de los recursos con los que cuenta y que representan las mujeres; su integración en la actividad económica brinda grandes oportunidades de desarrollo para las compañías.

No se puede dejar pasar otro siglo sin que las mujeres se empoderen y que no estén representadas en el gobierno, el sector privado y el área académica, lugares donde ya tenemos ejemplos como Christine Lagarde, Angela Merkel, Nancy Pelosi, Carmen Rodríguez Armenta y Mayra González, entre otras.

Por esta razón es importante comprender el proceso que estas mujeres vivieron y cómo jugaron con los valores tradicionales de la cultura empresarial, así como la capacidad desarrollada por las propias mujeres para descubrir sus posibilidades de acción dentro de una organización regida por estos valores.

Habría que considerar la confianza en sí mismas que tuvieron que cultivar, además de su talento personal para obtener empleo y tener acceso a mejores oportunidades. También, se debe tomar en cuenta la conformación de una nueva identidad basada en el valor de su autonomía moral, intelectual y no se diga la económica, es decir, en la autodeterminación de sus proyectos de vida.

Una de las principales limitaciones que las mujeres han enfrentado es la percepción del tiempo laboral, hay algunas madres ejecutivas, al igual que otras mujeres trabajadoras, que tienden a sentir culpa de trabajar y dejar a los hijos; esto sin considerar que los hijos que han crecido en un hogar en donde la madre trabaja desarrollan otros valores y habilidades. En estas familias los roles se vuelven más flexibles y se estimula un sentido de cooperación.

Esta situación ha propiciado que las ejecutivas se replanteen su concepción sobre el amor maternal, lo que les permite elaborar distintas estrategias o modificaciones en su proyecto de vida a lo largo de su trayectoria laboral sin sentir culpa. Para esto, ayuda el compartir con los hijos el valor y los beneficios de contar con una madre que se realiza profesionalmente.

Anteriormente, el éxito profesional y la vida familiar parecían ser prácticamente irreconciliables, ahora esto se puede dar gracias a la tecnología y a los cambios de mentalidad dentro de la sociedad.

Las empresas han evolucionado con relación a la presencia de mujeres en puestos de alto nivel, sin embargo, aún hay empresas que conservan un estilo tradicional hecho por y para hombres, por lo que es necesario que las mujeres colaboren para cambiar las estructuras a las que se han tenido que adaptar con la finalidad de participar en el mercado de trabajo.

Ante un nuevo entorno laboral creativo y en continuo movimiento, la incorporación de la mujer no debe verse como una amenaza, sino como un impulso de la productividad.

Al inicio de las carreras profesionales en puestos de alto nivel, el temor a cometer errores es mucho más marcado en las mujeres que en los varones debido a la sensación que tienen de estar bajo la lupa constantemente. Los errores son parte del aprendizaje, cuando los empleados pierden el temor a cometer errores se logran generar ideas que pueden convertirse en productos exitosos.

Desde la perspectiva femenina, cuando ellas quieren recuperar tiempo, ya sea para invertirlo en la familia o en su desarrollo, ponen todo su esfuerzo para desempeñar su trabajo con mayor dedicación, esto comprueba que los grados de exigencia para las mujeres en puestos de alto nivel son mayores que los de los hombres.

En la última década se destaca que las cualidades que ante la mujer cultivaba sólo para el hogar, ahora son parte de las cualidades que los empleadores valoran, tal como el ser dóciles, flexibles ante los cambios, dedicadas especialmente en los trabajos que requieren mucha atención, su paciencia frente a las tareas rutinarias y ser multidiciplinarias, así como la habilidad mostrada en actividades que exigen destreza manual, entre otras. Éstas son capacidades que, aunadas a buenos niveles de escolaridad y la sensibilidad requerida en la nueva cultura laboral, constituyen los factores que van de la mano en el proceso de modernización productiva.

Por estas y otras razones, la mujer se puede adaptar de manera más eficaz a los cambios que hoy se presentan, pues sus características de género humanizan las relaciones laborales, hacen que la gestión sea más racional y creativa. Cabe destacar que las mujeres ejecutivas tienen mayores posibilidades de ascenso en las empresas modernas.

Sin duda, la inserción de la mujer en puestos de alto nivel es una ola que ya nadie puede parar.

Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes
udemy course download free
download samsung firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
lynda course free download

Claudia Vidal