fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
La migración profesional en el siglo XXI, una ponencia de la Dra. Ana María Aragonés La migración profesional en el siglo XXI, una ponencia de la Dra. Ana María Aragonés
Cuando se habla de migración profesional es importante mencionar los factores de atracción y expulsión que explican las condiciones del fenómeno migratorio La migración profesional en el siglo XXI, una ponencia de la Dra. Ana María Aragonés

El pasado 21 de noviembre, el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM tuvo el privilegio de contar con la ponencia “Migración profesional, situación actual y principales tendencias” de la Dra. Ana María Aragonés Castañer, en el marco del Seminario Permanente de Economía de la máxima casa de estudios.

La Dra. Aragonés es investigadora y profesora titular “C” de dicho instituto (IIEc-UNAM), en el área de Economía del Trabajo y Tecnología. Además, imparte clases en la Maestría en Estudios México-Estados Unidos de la FES Acatlán. Así mismo, es miembro del Sistema Nacional de Investigadores del CONACYT como Investigador Nacional nivel 2. En el 2018, desarrolló la investigación “Mexicanos Calificados en el Exterior” sobre la migración y contribución de los mexicanos altamente calificados en los países más innovadores del mundo. El contexto de la migración y sus resultados son los temas que expuso durante el seminario antes mencionado, al cual HORIZONTUM tuvo la oportunidad de asistir.

Migración México-EE. UU.

Por muchos años, México ha sido un país considerado como el más importante de la región en expulsión de migrantes hacia EE. UU, al ser este último un polo de atracción económica. De hecho, el 85% de los migrantes mexicanos que viven fuera de México están en el país vecino. Esto se debe en parte a las crisis estructurales en México; pero, también, como respuesta a las necesidades del mercado laboral estadounidense.

La oleada migratoria hacia el Norte ha tenido varios momentos, siendo uno, la época de la llamada Sustitución de Importaciones (1940-1970), cuando se firmó el Programa Bracero(para abastecer principalmente de mano de obra agrícola al campo estadounidense en tiempos de la posguerra), y una más reciente durante los tiempos de la globalización y neoliberalismo (1990-2008), en donde el conocimiento se convierte en la principal fuerza productiva. Sin embargo, pese a que existe una mayor libertad de movimiento, ésta es más para mercancías y capital que para la fuerza laboral.

Jorge Alberto Ramirez Velazco, Director de Horizontum y la Dra. Ana María Aragonés
Jorge Alberto Ramirez Velazco, Director de Horizontum y la Dra. Ana María Aragonés

En este contexto, es común sostener que la migración es resultado de las crisis en países no desarrollados y de poco crecimiento económico, los cuales expulsan a un número importante de trabajadores calificados y no calificados por falta de oportunidades. Mientras que los países ‘receptores’, a falta de mano de obra, reemplazan al trabajador local por un extranjero, creando cierto malestar en las comunidades nacionales. De ahí que surjan mayores controles fronterizos y que sea más difícil emigrar de forma legal, teniendo como consecuencia que el trabajo legal es reemplazado por el de trabajadores indocumentados. Con esto se satisface la demanda de mano de obra que se inserta en el mercado laboral de baja o nula calificación, pero en condiciones de desprotección laboral: trabajo precario, vulnerable y muchas veces criminalizado.

¿Por qué emigra la gente?

Cuando se habla de migración es importante mencionar los factores de atracción y expulsión que explican las condiciones del fenómeno migratorio. La migración se activa como producto de las contradicciones y graves desigualdades que genera el sistema. Contrariamente a lo que se piensa, los migrantes se autorregulan y reducen sus desplazamientos cuando hay crisis, desempleo o recesión. A pesar de esto, en casos de crisis, los políticos utilizan al migrante como ‘chivo expiatorio’ por ser el más vulnerable en la cadena laboral. Los datos indican que cuando sube la tasa de desempleo en el país ‘receptor’, la migración baja, y cuando baja el desempleo, la migración sube. Así, es una falacia creer que los inmigrantes invaden, quitan empleos o sólo viven de las ayudas sociales, porque en cuanto hay una crisis, como la de la construcción y agricultura en el 2008, automáticamente se reduce la migración hasta llegar a cero. Es decir, sólo se emigra cuando hay empleo, crecimiento y desarrollo.

Aunque es común creer que la gente deja su país en busca de mejores salarios, esta razón no es exclusiva porque el salario real en muchos países es directamente proporcional a los costos de vida (se gana bien, pero la vida es cara). Además, la migración responde a otros factores como la falta de oportunidades para un desarrollo laboral y profesional en el país de origen o por la inseguridad; es decir, no siempre existen incentivos para que el talento se quede en su país.

También existe el factor social y familiar, mucha gente sale de su país para ayudar a su familia a salir adelante mediante el envío de remesas, las que representan, en México, 30 mil millones de dólares que se inyectan directamente a la economía.

La migración profesional en el siglo XXI
La migración profesional en el siglo XXI

¿Funcionalidad de la migración internacional?

La migración es necesaria en países cuya Población Económicamente Activa (PEA) no crece. Mientras que en los países no desarrollados el PEA es del 2%, en los desarrollados es del 0.8%, de ahí la necesidad de mano de obra extranjera. Además, pese a las medidas para mitigar la situación en estos países, como elevar la productividad o aumentar la edad de jubilación a los 68 años, la realidad es que no hay suficiente mano de obra calificada.

Por su parte, las economías pujantes como la europea o la estadounidense tienen más dependientes por cada trabajador, mientras que las tasas de natalidad son muy bajas y, ante el envejecimiento de su población, éstas requieren de más trabajadores que cubran las cuotas para la jubilación de los trabajadores actuales. De ahí que recurran también a la mano de obra extranjera.

Además, las universidades más importantes de países desarrollados como EE. UU. o Europa, líderes en la economía del conocimiento, cuentan en su una matrícula con una cantidad importante de estudiantes e investigadores internacionales. Hay migrantes (hindúes, asiáticos, mexicanos) que están estudiando doctorados en ciencia y tecnología, y que de ellos surgen muchas de las patentes registradas a nivel mundial.

¿Fuga de cerebros?

Se estima que los países menos desarrollados están perdiendo entre el 10 y el 30% de su población educada. Alemania, Australia, Canadá, Francia y EE. UU. son los principales países que captan el 93% del talento del mundo, del cual, el 54% se queda en EE. UU.

De hecho, México es el primer exportador de América Latina de profesionistas altamente calificados y el 6° a nivel mundial con más de 1 millón de mexicanos en el exterior. Tan sólo en EE. UU., el número de migrantes mexicanos altamente calificados creció, entre el 2000 y el 2002, 2.4 veces al pasar de 411 mil a 1 millón 15 mil.

Muchos mexicanos destacan en áreas de tecnología e Inteligencia Artificial fuera del país porque aquí no hay ni las condiciones ni las oportunidades o recursos para destacar o desarrollar sus proyectos. Y, por obvias razones, este talento prefiere quedarse en otro país donde sí hay recursos, incentivos y apoyos a la investigación. Algunos valientes regresan con un posgrado o doctorado bajo el brazo, pero para integrarse en nichos de bajo valor agregado.

La situación es lamentable porque en México existe mucho talento y universidades como la UNAM de muy buen nivel. Sin embargo, cada día hay más recortes en el sector educativo que obstaculizan el desarrollo de otras áreas como la investigación y la innovación. Esta situación impide que México vaya a más en la cadena de valor para dejar de ser un país maquilador.

Migración como experiencia

La migración es riqueza no sólo económica, sino cultural. Ésta refuerza y aporta. Todos tenemos derecho a dejar a nuestro país, pero lo ideal sería irse de forma voluntaria y no forzada; que el país de origen tuviera las condiciones necesarias para quedarse en él y sólo dejarlo por gusto.

Finalmente, los migrantes siempre han sido necesarios, pero ahora son indispensables. Los migrantes calificados son un recurso escaso, por lo que puede suscitarse una competencia a nivel internacional por estos talentos.

Download Best WordPress Themes Free Download
Download Nulled WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
free download udemy course
download redmi firmware
Premium WordPress Themes Download
udemy paid course free download
Redacción Horizontum

Redacción Horizontum

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.