Horizontum | FINANZAS Y CULTURA
La calle Francisco Sosa La calle Francisco Sosa
Son muchas las piezas que conforman el patrimonio artístico de la Ciudad de México y el resto del país. Pero en el sur de... La calle Francisco Sosa

Son muchas las piezas que conforman el patrimonio artístico de la Ciudad de México y el resto del país. Pero en el sur de la capital mexicana se ubica una portentosa calle, cuya riqueza es digna de destacarse a nivel internacional.

El centro de la delegación Coyoacán se distingue por su valor arquitectónico, ambiente familiar y bohemio, así como sus recovecos históricos. Una de sus calles principales, Francisco Sosa, se encuentra plagada de referencias emblemáticas y de centros culturales. Un paseo por la capital de los mexicanos amerita un recorrido por esas latitudes sureñas.

Esta reliquia urbana pertenece al barrio de Santa Catarina, uno de los más emblemáticos de esta localidad. Entre los metros Viveros y Miguel Ángel de Quevedo se ubica este lugar, con una vorágine de historias

¿Quién fue Francisco Sosa? Pues, un célebre escritor e historiador. Doctor Cupido, El Privado y Por una madrastra son algunas de sus obras. En la vivienda con el número 38 se ubica la que fue su morada, la cual carece de timbre. Una placa en el exterior recuerda su paso por esta vida. Fallecido en 1925, habitó esa casa durante 40 años.

El periplo por la hoy calle Francisco Sosa comienza sobre Avenida Universidad, o bien, del otro extremo, por la calle Tres Cruces. No obstante, en la entrada que engalana a la primera -una zona rodeada de iglesias conocida también como El Altillo- puede apreciarse en una esquina la antigua capilla franciscana de José Antonio de Padua, la cual ofrece misas eventuales.

La calle Francisco Sosa

A sus pies, fluye un arroyuelo, vestigio del río Magdalena, hoy entubado y convertido en un circuito vehicular, sobre un puente de piedra.

Es vasta la oferta cultural en la “Calle Francisco Sosa”, así como los cafés y restaurantes para pasar el rato

Allí se ubica desde una sede del Colegio de la Frontera Norte hasta la Fonoteca Nacional, en el número 254. En esta última se resguarda un gran acervo de archivos sonoros de la historia de México, además de materiales de consulta auditiva y. los muchos eventos y conciertos que aporta con agrupaciones como Decibel, Los Cardencheros de Sapioríz y músicos de la talla de Carlos Arellano, Michael Nyman e Irmin Schmidt (ex integrante de la banda alemana Can).

La calle empedrada es larga y recta. Es necesario hacer escala en varios puntos. Su arquitectura barroca y muros coloniales resguardan una importante pieza de la historia de la colonia, cuando la diáspora española se asentó en la ex Tenochtitlán, aunque muchas de sus residencias hoy lucen restauradas a fondo.

Entre los célebres vecinos que residieron están la actriz Dolores del Río y Emilio “El Indio” Fernández, cuyas residencias no se encuentran abiertas al público. Sin embargo, esta última ha aparecido en videos y películas como Santa Sangre, de Alejandro Jodorowsky

Un cúmulo de callejones aledaños y un profundo silencio rodean a la colonia, así como un limitado paso de transeúntes y, en contraste, un mayor número de autos que circulan.

Es justo a mitad de la calle que la iglesia de Santa Catarina recibe a los paseantes, sobre la placita con el mismo nombre. Es aquí donde los feligreses celebran algunas fiestas patronales o la semana santa.

La calle Francisco Sosa

Así mismo, los comensales pueden deleitarse con algunos de los restaurantes que aquí residen, algunos de larga tradición y alta cocina. En frente, el Centro Cultural Reyes Heroles alberga exposiciones, obras de teatro y aporta su grano de arena al ambiente cultural, mientras que otro fino restaurante se resguarda en el interior y unas estatuas de Frida Kahlo y Diego Rivera la adornan.

Como parte de su historia, esta antigua residencia fungió en el pasado como casa de campaña del expresidente Miguel de la Madrid. No es de extrañarse que ésta sea una locación  ambicionada por cineastas, publicistas o artistas en general, cuya imagen resalta tanto en películas como en comerciales y videos.

Por si fuera poco, el teatro es otra de las artes que aquí se congregan, como el Teatro Santa Catarina, a un costado de la plaza. También, la Compañía Nacional de Teatro mantiene sus puertas abiertas para los aficionados y aspirantes a actores. Justo a un lado, otra escuela cinematográfica engrandece a esta calle, como es el caso de la “Sergei Eisenstein”, cuya reputación es notable.

La oferta educativa también es otro punto sobresaliente, aquí se localizan otros recintos donde las clases de danza y ballet son la especialidad. Por otro lado, en el número 77, el Instituto Italiano de Cultura se dedica a impartir su idioma y cultura

Este paseo culmina en la calle “Tres Cruces”, donde el Jardín Centenario y la Plaza Hidalgo esperan a los visitantes para otra aventura repleta de cultura, algarabía y riqueza gastronómica. De este modo, la calle “Francisco Sosa” espera cada día a nuevos turistas y se mantiene como uno de los emblemas de la capital mexicana que hay que visitar, por lo menos, una vez en la vida.

Te puede Interesar:

Miriam Canales

Miriam Canales

Miriam Canales (Torreón, Coahuila 1984). Es periodista chilangunera, Licenciada en Ciencias de la Comunicación y con estudios en creación literaria. Desde 2007 ha tenido un paso itinerante entre dos capitales: Ciudad de México y Londres. Comenzó escribiendo para revistas y diarios locales y su pluma se ha plasmado desde entonces en medios como: Replicante, La Mosca en la pared, Cambio, Milenio Diario y Círculo Mix up, además del libro colectivo 100 Discos Esenciales del Rock Mexicano (2012). El rock, la lectura y los viajes son lo suyo. TWITTER: @miricaiba