Investigador mexicano entre los 10 científicos más destacados del año según Nature Investigador mexicano entre los 10 científicos más destacados del año según Nature
La revista británica Nature incluyó al investigador mexicano Víctor Cruz-Atienza en el grupo de las diez personalidades de la ciencia más importantes Investigador mexicano entre los 10 científicos más destacados del año según Nature

La revista británica Nature incluyó al investigador mexicano Víctor Cruz-Atienza en el grupo de las diez personalidades de la ciencia más importantes de 2017, por su esquema de predicción de movimientos telúricos.

En 2016, el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México y su equipo adelantaron en un artículo que un fuerte movimiento telúrico se sentiría con más fuerza y tendría una duración mayor en las zonas alrededor de la cuenca lacustre donde se construyó la capital mexicana, relata la publicación.

El 19 de septiembre, fueron confirmados los resultados de su estudio, que describió el comportamiento de la tierra tal como ocurrió durante el sismo de ese día, que causó 300 muertos en esta ciudad.

Al respecto, Nature explica que su trabajo fue “un artículo profético”, y por tal razón Cruz-Atienza es el primer latinoamericano en la lista divulgada hoy por una de las publicaciones científicas más prestigiosas e importantes del mundo.

El investigador es jefe del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica en la UNAM, donde elaboró un modelo para entender el comportamiento de la energía en los movimientos telúricos, cuyos resultados difieren al de otros sismólogos y expertos en geología.

Especialmente en el caso de Ciudad de México, construida sobre parte del lago de Texcoco, donde hasta 1521 existía Tenochtitlán.

Según explica el experto a BBC Mundo, la cuenca fue desecada para construir la urbe, pero los sedimentos blandos del lecho se quedaron en la zona central de la capital, y fue allí donde ocurrieron los mayores daños en 1985.

Desde entonces se pensó que el suelo arcilloso resistía menos la energía sísmica y se prolongaba más el movimiento de la tierra, pero el modelo de Cruz-Atienza y su equipo señala que la energía se propaga mejor en los sedimentos profundos, donde el terreno es más duro.

“Esto prolonga el tiempo que dura el movimiento y por lo tanto provoca daños mayores. Los suelos blandos resisten mejor los sismos intensos”, explica su teoría.

Eso fue justo lo que sucedió en septiembre pasado. Muchas casas y edificios derrumbados se encontraban en zonas con suelo de transición, mezcla de terreno blando y duro, como existe en algunos barrios cercanos al centro, subraya el científico en entrevista con BBC, y subraya que saber el comportamiento del suelo previene riesgos e incluso puede ayudar a establecer estrategias oficiales para salvar vidas y patrimonio.

Redaccion_horizontum

Redaccion_horizontum

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.