Inversión extranjera directa: las que se atrevieron Inversión extranjera directa: las que se atrevieron
Ante las frecuentes amenazas del presidente estadounidense Donald Trump de que su país abandonará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN);... Inversión extranjera directa: las que se atrevieron

Ante las frecuentes amenazas del presidente estadounidense Donald Trump de que su país abandonará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); de imponer un impuesto del 35% a las importaciones de productos provenientes de México y la de presionar a empresas para que vuelvan a invertir y producir en su país, varias compañías internacionales han puesto cara y siguen apostando por invertir en México.

Al final de cuentas business are business. Y es que no tan fácil se puede destruir una relación comercial, de más de 20 años, que implica grandes intereses económicos.

¿Por qué quedarse en México?

Existen factores que hacen de México un país atractivo a los inversionistas extranjeros para expandir sus negocios. La estabilidad macroeconómica se ha mantenido, con un crecimiento sostenido del PIB en un 2%, en los últimos diez años. Además, pese a la volatilidad internacional, se han podido conservar aceptables niveles de inflación y tasas de interés estables.

Inversión extranjera directa: las que se atrevieron

Los costos de producción en México siguen siendo competitivos en sectores de alto valor agregado y con importantes niveles de innovación. Sobretodo en industrias como: la automotriz, electrónica y aeroespacial. Además, el país cuenta con mano de obra calificada, joven y barata; incluso, por debajo del nivel salarial de algunos países asiáticos.

En pocas palabras, sigue siendo mucho más barato producir en México que en Estados Unidos.

A diferencia de otros países de América Latina, donde los flujos de IED van dirigidos exclusivamente a las commodities, en México se orientan al sector manufacturero. Un sector, que se ha visto beneficiado por la posición geográfica del país y por una amplia red de infraestructura terrestre y aeroportuaria, que le otorga una ventaja competitiva en cuanto a costos de transporte y logística.  Sin mencionar, la amplia red de tratados de libre comercio con 46 países, lo que permite no sólo comprar insumos más baratos en otras regiones del planeta, sino también llegar a más mercados.

Inversión extranjera directa: las que se atrevieron

La comunidad internacional ha mostrado señales de confianza hacia México, reflejadas, por ejemplo, en la ampliación de la línea de crédito por parte del FMI; y que el Banco Mundial haya pronosticado una alza de la expectativa de crecimiento económico.

¿A dónde se dirige la Inversión Extranjera Directa en México y de qué países proviene?

Según datos de la Secretaría de Economía, de enero a marzo de 2018. México registró 9,502.4 millones de dólares (mdd) por concepto de IED, monto 19.6% mayor que la cifra preliminar del mismo período de 2017 (7,945.6 mdd).

Según el Reporte Mundial sobre Inversión de la ONU, en el 2016, México recibió 27,000 mdd, lo que lo posicionó en el segundo lugar como receptor de IED en América Latina, detrás de Brasil. Cabe mencionar que la inversión proveniente de Estados Unidos es de 3,975.9 mdd, lo que representa el 50% de ingreso para México, en este rubro.

Las empresas estadounidenses que se quedan

A principios del 2017, el mundo creyó que Ford Motors Company sucumbía ante las amenazas de Trump, al anunciar que cancelaría una inversión de 1,600 mdd para la construcción de una fábrica en San Luis Potosí. Sin embargo, Mark Fields, CEO de la compañía, aclaró: “la producción de autos pequeños no va a San Luis Potosí, pero tampoco regresa a los Estados Unidos, se queda en Hermosillo, ya que estos modelos no se venden tanto en el mercado estadounidense”.

Inversión extranjera directa: las que se atrevieron

Posteriormente el CEO de Ford en México, Gabriel López, dijo que “en el 2017 se inaugurarían dos plantas más: una en Chihuahua y otra en Irapuato, Guanajuato. Para ello se invertirían 2,500 mdd, y se crearían 3,800 puestos de trabajo”.

Otra empresa que desafió a Trump, fue Cisco Systems, el gigante californiano de las telecomunicaciones y tecnologías de la información. Y es que a finales del 2016 anunció una inversión de 4,000 mdd, en el transcurso de los siguientes dos años, para ampliar sus plantas en México y aumentar la producción de ciertos componentes como: enrutadores, servidores, interruptores, pantallas para video-conferencias y puntos de acceso inalámbrico.

En el segundo trimestre de ese año, AT&T Inc. anunciaba también una inversión de 3,000 mdd para ampliar el servicio de conexión de telefonía móvil con internet de alta velocidad y cubrir la demanda de un mercado potencial de 100 millones de clientes en México. La estrategia de la empresa aprovecha la apertura en el sector de las telecomunicaciones, después de haber adquirido en el 2015 a Iusacell y Nextel por 4,400 mdd.

Inversión extranjera directa: las que se atrevieron

Otras empresas estadounidenses que se quedan en México

Nurcor Corp., gigante de la siderúrgica, formó una alianza con otro gigante, la japonesa JFE Steel (recién establecida en México) para abrir una nueva planta en México y producir acero para las armadoras de autos en el país.

Cabe destacar que mientras esta empresa estadounidense seguía viendo en México una oportunidad de expandir su negocio, uno de sus directivos, John Ferriola, quien forma parte del Consejo que asesora a Trump en materia de política industrial, afirmaba que “Estados Unidos estaba perdiendo la guerra comercial por el acero ante países “predadores” como China, por ende la industria manufacturera en aquel país, que dependía del acero, también se estaba viendo amenazada”.

Walmart, invertirá 1,300 mdd para abrir nuevos centros de distribución y ampliar los existentes en los próximos tres años. Su CEO para México, Guihelme Loureiro, señaló, a principios de este año, que esta operación “crearía diez mil empleos directos en el Estado de México, confirmando la confianza de la empresa en el país”.

Home Depot, mantiene sus planes de inversión y expansión que alcanzarán un monto de 1,500 mdd; y que incluyen la apertura de cuatro establecimientos en México. “La negociación del TLCAN no es un factor de preocupación para nuestras metas de crecimiento”, decía Ricardo Saldívar, CEO para México.

Rexnord, fabricante de rodamientos industriales con sede en Milwaukee, Wisconsin y oficinas en CDMX, tiene planes de trasladar su producción a México; y  así ahorrar 30 millones de dólares anuales en sus líneas de ensamblaje.

Carrier, no cedió a las presiones de Trump al trasladar 2,000 empleos de su planta de Indiana a México.

Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).