fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Industria financiera, criptoactivos y su futuro Industria financiera, criptoactivos y su futuro
Luego del vertiginoso ascenso de los criptoactivos y blockchain,las instituciones financieras se encuentran en un dilema para competir con las nuevas tecnologías Industria financiera, criptoactivos y su futuro

Luego del vertiginoso ascenso de los criptoactivos y blockchain,las instituciones financieras se encuentran en un dilema para competir con las nuevas tecnologías, ya que tener su propio criptoactivo resulta lejano.

Parece ser que el futuro de las finanzas se encuentra condenado cada vez más a la digitalización. La industria financiera se mantuvo controlada durante mucho tiempo por las instituciones, a diferencia de otros sectores que migraron rápidamente a las formas digitales, como el comercio, la industria de las comunicaciones y de entretenimiento. Dicho control corresponde, en gran medida, a la existencia de ciertas actividades que no pueden encomendarse a una computadora de forma tan sencilla, como es el manejo de recursos económicos y el resguardo de la información.

Sin embargo, llegaron los bitcoins, los criptoactivos y la Tecnología Contable Distribuida (DLT, por sus siglas en inglés, y mejor conocida comoblockchain). A pesar de que instituciones como JP Morgan Chase no dudaron en descalificar y considerar al bitcoin y demás criptoactivos como un fraude que estaban condenados al fracaso; otros actores importantes como Jerome H. Powell (presidente de la Reserva Federal), también sugirieron que DLT (blockchain en lo sucesivo) no sólo permitiría las transacciones seguras, sino que lograría involucrarse con el riesgo financiero, legal y operativo de las instituciones. Además de los beneficios en términos de seguridad en las transacciones, a mediano plazo, el panorama permite vislumbrar una reducción en el tiempo para realizar operaciones, lo cual se traduce en una disminución de costos de capital y, por ende, a largo plazo, un impacto positivo en los sistemas de liquidación de las operaciones.

Otro aspecto que algunos han valorado como una posibilidad es la creación de criptoactivos por parte de los bancos como un análogo al dinero fiduciario. Este escenario sería de los más complicados y quizá de los más tardados. Si bien es cierto que los bancos tienen sistemas altamente desarrollados que atienden fuertes demandas de dinero físico, pensar en la creación de criptoactivos para los bancos implicaría una serie de acciones que tendrían que implementarse de manera paulatina; por ejemplo, el conocimiento exhaustivo sobre cuestiones legales, revisiones periódicas, poner a prueba la tecnología para cuantificar el riesgo tecnológico, manuales de operación y posibles contingencias, puesto que uno de los mayores riesgos son los ataques cibernéticos que podrían dañar otros sistemas a nivel internacional. Parece ser que la opción más viable (por ahora) para los bancos sigue siendo diversificar sus productos y servicios a través de la innovación y competitividad, adaptando los sistemas que ya tienen relativamente controlados, por lo cual, la opción de que cada banco cree su propio criptoactivo aún resulta bastante lejana.

La idea más remota se enfoca en la computación cuántica (computadoras que explotan la mecánica cuántica para hacer ciertos cálculos mucho más rápido que las tradicionales) como una tecnología que podría sustituir a los criptoactivos. El registro que se tiene es que la probabilidad de adivinar la clave privada de un algoritmo de bitcoin (un SHA-256 en términos de la informática) es de 115×1075, y hay quienes creen que esto podría ser posible en 10 años. En la actualidad, una computadora cuántica tiene a lo más 10 bits cuánticos o cúbit (unidad mínima de la teoría de la información cuántica) y lo que se ha estimado para vulnerar al bitcoin es de, al menos, 1500 bits cuánticos, cantidad que posiblemente podría estar disponible hasta el 2040.

Los criptoactivos como activos emergentes dentro del sector financiero tienen varias ventajas y desventajas. Por un lado, marcan el surgimiento de nuevas oportunidades para la industria; por ejemplo, la creación de instrumentos de inversión como contratos futuros o swaps, procesos en las empresas que utilizan algún criptoactivo (o activo virtual, según la Ley Fintech) o la tokenización de procesos; pero por otro lado, dejan algunos sectores en desventaja que requerirían de reorientación o incluso reinvención, como las empresas de remesas tradicionales o las mismas instituciones financieras que cuentan con procesos con los cuáles no podrán competir con blockchain.

En el futuro de los criptoactivos, la parte que aún corresponde resolver es eliminar todo aquello que ha dañado al sistema, principalmente las estafas con tokens y Ofertas Iniciales de Moneda (ICO, por sus siglas en inglés) y los temas sobre actividades criminales globales como el lavado de dinero o el financiamiento al terrorismo.

El futuro de los criptoactivos y blockchain no puede predecirse; sin embargo, es probable que, de 2019 a 2024, se mantenga en la etapa de crecimiento.”

A pesar de que no puede predecirse el futuro de los criptoactivos ni la tecnología del blockchain, es probable que, de 2019 a 2024, dicho sector se mantenga en la etapa de crecimiento y en años posteriores se dé el periodo de madurez. Lo anterior se fundamenta básicamente en la forma en que los gobiernos determinen cómo intervendrán blockchain y los criptoactivos en la transformación digital. Es probable que en este punto muchos lectores no estén de acuerdo, puesto que blockchain se trata de una tecnología, cuyo principio es precisamente no depender de ninguna autoridad; no obstante, es necesario poner los pies en la tierra y reconocer que los gobiernos tienen ciertas facultades, sobre todo si se refieren a los criptoactivos. Ejemplo de ello es que tienen la capacidad para realizar ataques con otras tecnologías, divulgar información negativa, prohibirlos (como sucedió en China) e imponer impuestos para restar interés por parte de quienes deseen operarcon ellos.

CONCLUSIONES

Al margen del futuro que tendrán los criptoactivos, las instituciones financieras tienen ahora el dilema de intentar competir con las nuevas tecnologías, pero están limitadas por las regulaciones con las que deben cumplir, ya que, en gran medida, les impide mantenerse al día. Al final de todo, no tendrán otra opción más que adaptarse y beneficiarse de esta tecnología y otras que también estarán siendo utilizadas para empresas que brindan nuevos servicios financieros, mejor conocidas como Fintech. El futuro de los criptoactivos y blockchain no puede predecirse; sin embargo, es probable que, de 2019 a 2024, se mantenga en la etapa de crecimiento.

Download Premium WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
Download Best WordPress Themes Free Download
Download Best WordPress Themes Free Download
udemy course download free
download coolpad firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
free online course
Eloisa Cadenas

Eloisa Cadenas

Eloisa Cadenas es especialista en criptoactivos desde 2014 y realiza investigación a nivel Doctorado en Ingeniería Financiera en la Universidad Nacional Autónoma de México sobre valoración financiera de criptoactivos y es Co-Fundadora de Oracle Fintech. Ha participado en diversos Congresos Internacionales de Investigación Financiera organizados por la UNAM, así como en Foros de Finanzas organizados por la UAM y el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) con el tema de criptoactivos. Es parte de la Escuela de la Bolsa Mexicana de Valores y miembro de la Comisión de Tecnología Financiera y Emergentes del Colegio de Contadores Públicos de Mexico. Ha impartido cursos sobre bitcoin y criptoactivos y también ha dado conferencias en eventos organizados por Google México, Binance, Viva La Crypto, Talent Woman y Thomson Reuters, Además, escribe artículos de opinión para las revistas del Colegio de Contadores, Investing y CriptoNoticias. En abril de 2019, ganó el premio “Milenio Talent Awards 2019” que otorga Talent Land y Grupo Milenio por la investigación que realiza sobre criptoactivos.