fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Fake News: “creemos lo que queremos creer” Fake News: “creemos lo que queremos creer”
4.5
Las Fake News se propagan más rápido que nunca, gracias a las redes sociales, y se distribuyen 4 veces más rápido que una noticia... Fake News: “creemos lo que queremos creer”

Actualmente las Fake News o noticias falsas se propagan más rápido que nunca, gracias a las redes sociales como: Facebook, Twitter… que utilizan algoritmos especializados para distribuir información que se cree como verdadera por el simple hecho de ser compartida millones de veces. Según un estudio de la Universidad de Oxford, las ‘noticias basura’ (en el idioma inglés) se distribuyen 4 veces más rápido que una noticia de fuentes confiables. [1]

Si bien el fenómeno no es algo nuevo, éste cobró relevancia durante la campaña presidencial en Estados Unidos del 2016 y tras el triunfo del candidato Donald Trump, quien constantemente ha utilizado el término para desacreditar a los medios tradicionales que publican información en contra de él y su administración, llamándolos “deshonestos y corruptos”.  

El problema de la difusión de ‘información falsa’ es que ciertos contenidos en la red que se vuelven populares y por consiguiente virales, son tratados como noticias de fuentes confiables, creando así, entre las audiencias que los consumen, una opinión ‘sesgada’ e irreal del mundo.

fake news

¿Quién está detrás de este fenómeno?

Existen fuentes o grupos (bots, trolls, medios de propaganda…) que publican deliberadamente información engañosa, falsa y errónea como si fuese una noticia real sobre política, economía o cultura. Dicho contenido incluye propaganda e ideología extremista, supremacista o conspiratoria.

El fenómeno cobra especial relevancia en períodos de campañas políticas, sobretodo para desacreditar a candidatos y contrincantes. Al ‘viralizar’  contenidos maliciosamente manipulados, se corre el peligro de convertirlos en una fuente de información, por encima de los medios tradicionales.

Un punto interesante es que las redes sociales que propagan esta información, y que también luchan para erradicarla se benefician de ella. Y es que a más propagación de ‘Fake News’: más visitas, más likes…; y claro más ganancias económicas.[2]

¿Quién es más proclive a consumir Fake News?

En Estados Unidos muchos de los que “consumen” este tipo de información y la propagan son los seguidores de Trump, que forman parte de grupos de extrema derecha y supremacistas (la mayoría no tienen estudios universitarios). [3] Sin embargo, no es exclusivo de este grupo, también políticos, líderes y formadores de opinión en todo el mundo “intoxican” con sus interpretaciones ‘sesgadas’ sobre ciertos temas, los cuales se vuelven muy populares entre sus seguidores.

fake news

En México, casi 90% de los internautas ha “caído” en alguna información falsa difundida en redes. El país se encuentra entre los que este tipo de información ha permeado alguna vez entre los usuarios.[4]  Ejemplo de ello se remota al pasado proceso electoral, en donde surgieron iniciativas como Verificado 2018 para combatir este tipo de noticias y promover un voto libre e informado. Aún así miles de ‘Fake News’ fueron distribuidas entre los usuarios mexicanos. Por citar algunos:

  • Cuando se aseveró que la actual primera dama, Beatriz Gutiérrez Müller, era nieta de un genocida nazi, siendo que su abuelo era un fotógrafo y artista, nacido en Ciudad Juárez.
  • Cuando se quiso emparentar al candidato Ricardo Anaya con Carlos Salinas de Gortari, al afirmar un parentesco con el ex secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, casado con una de las hermanas de la esposa de Salinas.
  • Cuando se publicó un fotomontaje de Andrés Manuel López Obrador con Carlos Salinas de Gortari.
  • Cuando Marcelo Ebrad “presumió” un evento de campaña de AMLO en Acapulco, utilizando imágenes de fans en un concierto en Londres.

¿Qué se puede hacer?

Si bien sitios como Facebook luchan en contra de este tipo de información, sobretodo si se trata de contenido terrorista o violento, son los usuarios quienes creen o no en los contenidos. Así, muchas veces la opinión pública antes de verificar, investigar o corroborar la información, la descarta y se ‘ciega’ ante opiniones contrarias, descubrimientos o información argumentada. Al parecer una noticia, sea falsa o no, vale por el número de likes y veces compartida, sobran los hechos, cifras o estudios científicos; la tendencia es creer en rumores o teorías conspiratorias.  

Ante esto, los medios de comunicación ‘tradicionales’ deben de ser conscientes y trabajar en todo momento bajo principios éticos en busca de: profesionalismo, credibilidad, imparcialidad y veracidad en sus publicaciones. Por su parte,  las “páginas de noticias” cuyo trabajo es solo difundir noticias por ser populares o provenir de fuentes dudosas, deben ser consideradas y reportadas como falsas.  

Por su parte, los usuarios podrían ayudar al no compartir información falsa. Primero cuestionar, buscar fuentes, leer estudios, la opinión de expertos, antes de dar un like. La tarea está en manos también de las autoridades, las empresas de tecnología, las plataformas…

Desafortunadamente hasta que no exista un verdadero control, algo que parece por ahora imposible, las ‘Fake News’ seguirán esparciéndose por la red creando opinión entre el público que solo cree, lo que quiere creer.


[1] Hutchinson, A. (22 de mayo de 2019). “ New Study Shows that Misinformation Sees Significantly More Engagement tan Real News on Facebook”. 

[2] Winner, M. (02 de septiembre de 2019). “Fake News öfter geteilt als zuverlässige Quellen”, Medienwoche.

[3] Knigge, M. (02 de junio de 2019). “EE.UU. debate sobre la desinformación y las Fake News”, Deutsche Welle (DW).

[4] (12 de junio de 2019). “Fake News son rentables, México no es la excepción”, AFP.

Download Best WordPress Themes Free Download
Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
free download udemy course
download lenevo firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
udemy course download free
Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).