Escenario startup: ¿cómo estamos y hacia dónde vamos? Escenario startup: ¿cómo estamos y hacia dónde vamos?
4
La “cultura emprendedora” en México llegó para quedarse. Su impacto y desarrollo en la economía del país es evidente. Más allá de su asimilación... Escenario startup: ¿cómo estamos y hacia dónde vamos?

La “cultura emprendedora” en México llegó para quedarse. Su impacto y desarrollo en la economía del país es evidente. Más allá de su asimilación en el contexto económico mexicano, su influencia comienza a permear en el ámbito social.

Así, la influencia cultural de las startups mexicanas–materialización económica de la “cultura emprendedora”– ha quedado manifiesta de múltiples maneras, así lo reconoce la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). De acuerdo con el estudio Startup América Latina 2016. Construyendo un futuro innovador, si bien antes la creación y desarrollo de tales empresas “aparecía como un tema ‘ajeno’ a la cultura de los países de la región (…) Hoy en día la percepción es diferente y hay startups creándose y creciendo en América Latina”.

LAS STARTUPS MEXICANAS EN NÚMEROS

Hasta el 2017, el 52% del PIB Nacional era generado por las Pymes, clasificación genérica en donde cabe asignar las startups. Según el estudio arriba citado, al 2016 México era el segundo país –el primero lo era Brasil– de toda América Latina en el que más startups residían.

Sin embargo, nuestro país es puntero en cuanto al número de startups fintech –empresas que ofrecen servicios y productos financieros a través de tecnologías de la información–, con 158 empresas de este tipo, por encima de Brasil, con 130; Colombia, con 77, y Chile, con 56, según datos del Fintech Radar Mexico, elaborado por la aceleradora de negocios Finnovista.

De hecho, el incremento de las startups fintech en México tuvo un sostenido crecimiento durante el 2016. Apenas de mayo a agosto, el número de estas empresas aumentó un 24%, al pasar de 128 a 158.

Los rubros en los que se observó un crecimiento mayor fueron el Crowfunding, con un 60% de aumento; la Educación financiera y ahorro, con el 40%; Pagos y Remesas, con 34%, y Gestión de Finanzas Empresariales, con 33%.  

Escenario startup: ¿cómo estamos y hacia dónde vamos?

Estas nuevas startups mexicanas, destaca Finnovista,  están “compitiendo por captar, en los próximos 10 años, hasta el 30% del mercado bancario, valorado en más de 30 mil millones de dólares americanos, además de ampliar las fronteras del mercado financiero a través de la inclusión financiera de segmentos de población no bancarizados o sub-bancarizados”.

De las startups mexicanas, el 32% se ubicaron en la Ciudad de México; 10% en Guadalajara, Jalisco; y 8% en Monterrey, Nuevo León.

De acuerdo con la medición de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México es el país donde los “ecosistemas startups” se encuentran mejor distribuidos en comparación con el resto de los países de esa organización.

La diversidad geográfica de las startups da cuenta del dinamismo económico interno del país, toda vez que dichas empresas –refiere la OCDE– “rejuvenecen el tejido empresarial, incrementan la competencia para la innovación, introducen nuevos productos, servicios y modelos de negocio, crean nuevos mercados y ofrecen soluciones novedosas a problemas emergentes”.

En México –así lo advierte la referida organización– el cumplimiento de ciertas condiciones, señaladas previamente por dicho organismo, han permitido importantes avances en la consecución de un medio propicio para las startups.

De hecho, según el Startup América Latina 2016, México es el país que más acciones realizó para fomentar el ecosistema adecuado para  la instalación y consolidación de empresas emergentes del 2012 al 2016.

Entre las acciones más trascendentes se encuentra la creación del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), en el 2013, que finalmente “(cerró) la brecha de financiamiento en etapas tempranas, volviendo a introducir capital semilla”, y  la aprobación de la Ley de Empresas en un Día, que facilitó la creación de startups y alentó la creación de “redes de mentores” y el establecimiento de “espacios de trabajo colectivo”.

PANORAMA Y PERSPECTIVA PARA LAS STARTUPS MEXICANAS: HABLAN LOS PROTAGONISTAS

Desde hace 18 años, Fundación E concilia los intereses económicos con los propósitos sociales más urgentes, a partir del estímulo de ideas de negocios viables y sustentables entre la población adolescente en situación de riesgo.

Mediante un programa dirigido a jóvenes de entre 13 y 17 años,  convocados por instituciones como el DIF, la Universidad Panamericana o Escuelas Secundarias Oficiales, entre otras, Fundación E se encarga de promover la cultura emprendedora por medio de un programa de mentorías especializadas, que son proveídas por empresas aliadas, o el seguimiento y promoción de nuevas empresas ante potenciales inversionistas.

Para el presidente ejecutivo de Fundación E, Samuel González Guzmán, en el terreno del emprendimiento en México se hallan “muchas oportunidades pero, a la vez, retos”.

Así lo explicó:“Por un lado, el gobierno ha cobijado fuertemente el tema en lo que llama emprendimiento de alto impacto. Lo cual tiene su valor y su aportación; sin embargo, no es una realidad de la población del país. No todos somos Sillicon Valley (…); por otro lado, curiosamente sí hay más recursos, más fondos del sector financiero. Hace cinco años había tres o cuatro fondos de inversión, ahora ya estamos llegando casi a 50”; sin embargo, explicó, entre los emprendedores y los inversionistas aún hay una distancia que los separa.

Escenario startup: ¿cómo estamos y hacia dónde vamos?

Hacia el futuro, González Guzmán identifica como “el gran reto” de la cultura emprendedora el hecho de que “tenemos buenos proyectos, buenas ideas; pero nos está faltando el desarrollo del modelo de negocios, particularmente en la cuestión financiera (…) Y los fondos (de inversión) es en lo que primordialmente se fijan”.

En el mismo orden de ideas, el presidente ejecutivo de Fundación E refirió que “los emprendedores no saben donde están los fondos, y los fondos no saben donde están los emprendedores”.

Por ello, la iniciativa que González Guzmán preside promoverá la vinculación entre inversionistas y emprendedores, dotando a éstos últimos de la parte técnica que requieren.

Mientras tanto, para Salomón Sacal, presidente de la Asociación de Empresarios Mexicanos Jóvenes (AEM) en la Ciudad de México –una organización binacional que agrupa a emprendedores en México y Estados Unidos– , es “muy positivo” para el ecosistema emprendedor que “la sociedad mexicana, cada vez más, tiene en la mira emprender para generar más ingresos. Eso lo vemos en casi cualquier faceta de la sociedad”.

Escenario startup: ¿cómo estamos y hacia dónde vamos?

“La realidad es que México sigue siendo un país con muchas oportunidades, porque sus carencias también son muchas. La capacidad para emprender en México es increíble, porque tenemos el talento técnico como pocos países del mundo; una población joven, lo que nos da mucha ventaja sobre otros países; estamos situados justo en el punto geográfico ideal para volvernos una potencia económica mundial”, enumeró.

“La realidad es que México sigue siendo un país con muchas oportunidades, porque sus carencias también son muchas”.

Sin embargo, Sacal advierte de la existencia de factores formales e informales que podrían inhibir el desarrollo de nuevos negocios. Entre ellos se encuentran la instauración de “barreras de entrada artificiales”; es decir, aquellas promovidas por empresas más grandes que ven amenazado su nicho de mercado; y las deficiencias en el sistema de impartición de justicia del Estado mexicano.

En términos generales, y de cara a los próximos años, el presidente de la AEM en la Ciudad de México concluye que los “jóvenes mexicanos vivimos una situación privilegiada en términos de oportunidades. Vivimos en un país con las condiciones precisas para desarrollar startups exitosas”.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.