fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Enfermarse puede llevar a la quiebra económica Enfermarse puede llevar a la quiebra económica
¿Es usted de las personas no fumadoras, se alimenta bien, hace ejercicio, pero no cuenta con ningún tipo de seguro? Enfermarse puede llevar a la quiebra económica


¿Es usted de las personas no fumadoras, se alimenta bien, hace ejercicio, pero no cuenta con ningún tipo de seguro? Pues siga así, trate de llevar una vida sana para no enfermarse, de lo contrario en caso de enfrentarse a una enfermedad grave, el golpe económico puede ser fatal.

En México, 21% de la población no tiene acceso a los servicios de salud.[1] Según datos de  la Condusef[2], 54 millones de adultos no cuentan con ningún tipo de seguro, y conforme a la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) sólo el 10% de los mexicanos posee un seguro de gastos médicos mayores. De este porcentaje, el 80% es de cobertura pública, 15% privada y 5% de ambas.

En América Latina, el país ocupa el 5° lugar en el número de habitantes asegurados, después de Brasil y Chile, con una mayor cultura de la prevención. Esto es nada, comparado con países europeos como Alemania, Suiza, Suecia o Dinamarca dónde el 100% de los residentes o personas establecidas están obligadas a contratar un seguro al menos para la cobertura de salud básica.

Las cifras son alarmantes, ya que se refieren a un gran número de personan sin algún tipo de protección financiera para afrontar cualquier emergencia médica o la pérdida de salud. Así, 8 de cada 10 personas en México, sin acceso a servicios de salud, deben pagar sus propios medicamentos y atención médica. El 94% de los gastos, provienen directamente del bolsillo de los pacientes para el pago de servicios médicos privados. También el mal servicio y la falta de medicinas en el sistema nacional de salud, empuja a los derechohabientes a optar por los servicios de especialistas privados. [3]

Según la OCDE, México es de los países con menor penetración del sistema de seguros. En el 2017, el sector representó 2.2% del PIB.[4] Esto se debe en parte, a la poca cultura de la prevención, a que parte de la población “trabaja” en la economía informal,  pero también a que muchas personas no cuentan con recursos extra para contratar este tipo de servicios. En general la gente se enfrenta a este tipo de gastos hasta el momento de presentarse un contratiempo, aunque esto implique recurrir a créditos, vender propiedades o literalmente “empeñar” y llevar a la quiebra a la economía familiar.

Tan solo un ejemplo, el tratamiento del cáncer representa costos muy altos, incluso aunque se tenga un seguro privado, “los doctores recomiendan, de ser posible, utilizar el IMSS o el ISSSTE para mitigar un poco los gastos”, comenta una paciente con esta enfermedad. Las primeras consultas y los estudios para diagnosticar ala enfermedad pueden representar miles de pesos. Tan sólo una sesión de radio terapia en un hospital privado puede costar hasta 6,500 pesos, y una operación normal para extraer un tumor 100 mil pesos, más honorarios del médico.

Otro caso es el de la diabetes, muy común en México. Según la Condusef, esta enfermedad puede costar desde 5 mil pesos mensuales para cubrir gastos como: consultas, análisis, dosis de insulina y medicamentos que se toman de por vida.

El considerar a los seguros como un gasto innecesario y no una inversión, la falta de información sobre los beneficios de contar con un seguro… son factores que frenan a la gente  a contratar uno. Además, en México no es obligatorio contar con un seguro de gastos médicos, a diferencia de otros países como Suiza. Por lo pronto en el país, solo el seguro de  auto para circular en carreteras federales se ha vuelto obligatorio. [5]

Aún así, varios expertos entre ellos la AMIS recomiendan estar asegurado y protegido ante cualquier contrariedad. Por lo que, si considera contratar un seguro de gastos médicos, es importante tomar en cuenta varios factores como: saber qué es lo que cubre y lo que no, si existen tiempos de espera, su alcance geográfico, los servicios asistenciales, hasta qué límite responde la compañía, los trámites necesarios para obtener el servicio; los hospitales, médicos, laboratorios a los que se puede acudir. También es importante verificar cuidadosamente TODAS las cláusulas de la póliza; que la aseguradora tenga el respaldo de la AMIS, y el agente cuente con cédula de registro ante la Comisión Nacional de Seguros y Finanzas.

Falta de recursos, desinterés, poca información… pese a esto es crucial preguntarse si las finanzas permiten hacer frente a una emergencia médica, y considerar al seguro como una inversión, una forma de prevenir un desequilibrio o una crisis económica familiar. “Un seguro es un gasto menor en el presente, para evitar uno mayor en el futuro”, coinciden expertos en el sector. La pérdida de la salud puede ser un golpe fuerte.


[1] Celis, F. (3- de abril del 2018). “El 21% de personas en México no cuenta con servicios de salud”. Forbes.

[2]  Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

[3] Moreno, T. (07 de abril del 2019). “México, 2° país de la OCDE con mayor gasto de familias en servicios médicos”. El Universal.

[4] (12 de septiembre del 2018). “Los seguros que te hacen bien”. Milenio.

[5] (01 de enero del 2019). Diario Oficial de la Federación.

Download Premium WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
free online course
download xiomi firmware
Download Premium WordPress Themes Free
udemy free download
Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).