El país que heredará el nuevo presidente (I Parte) El país que heredará el nuevo presidente (I Parte)
5
¿Qué es en realidad lo que ganó el vencedor de esta carrera: Andrés Manuel López Obrador, hoy el Presidente? El país que heredará el nuevo presidente (I Parte)

Como en el viejo oeste, cuatro hombres contendieron durante largos meses por la presidencia de México. Lo intentaron todo. Lo políticamente correcto y hasta lo que no. Ni la más mínima basurita quedó olvidada en la trastienda de cada uno de ellos. Lo más insospechado fue balconeado. Nadie quedó impune. En tiempos de campaña vale hasta lo más mínimo. Hay que ganar, cueste lo que cueste.

Pero ¿qué es en realidad lo que ganó el vencedor de esta carrera: Andrés Manuel López Obrador, hoy el Presidente Electo? Pero ¿qué es en realidad lo que ganó el vencedor de esta carrera: Andrés Manuel López Obrador, hoy el Presidente Electo? ¿Cuál es el legado que recibirá del actual gobierno de Enrique Peña Nieto el próximo 1 de diciembre? ¿A qué tendrá que hacerle frente durante los próximos seis años? ¿Qué le espera cuando tome protesta como el mandatario de los Estados Unidos Mexicanos?

Según cuatro especialistas en Gobierno, Economía y Ciencia Política, abordados por Horizontum, en busca de las respuestas a esas interrogantes, Peña Nieto legará al próximo sexenio una frágil economía endeudada

También, la mayor deuda sobre Pemex, la empresa estratégica de la nación, y un país con bajos índices de crecimiento, que no cumplen las expectativas del inicio de su mandato.

A esto se le añade: rigidez del gasto y poco margen de maniobra para la próxima administración que, por falta de recursos, no podrá determinar los presupuestos anuales del siguiente sexenio, como lo hubiese proyectado.

El país que heredará el nuevo presidente (I Parte)

Todo ello, debido a la discrecionalidad y la falta de control en la asignación de presupuestos públicos, ante la vista de un Congreso debilitado.

BAJOS NIVELES DE INVERSIÓN EN EL PAÍS

En el contexto financiero, la inversión pública ha llegado a niveles históricamente bajos y la inversión privada no es suficiente y persigue otros intereses. El futuro se muestra adverso para el desarrollo.

Falta revisar los programas gubernamentales, consolidarlos o eliminarlos por usos inadecuados, de los que la corrupción no queda exenta. Los proyectos de infraestructura continúan marginados o inexistentes

La dependencia económica de los ingresos petroleros y la insuficiente recaudación fiscal, igualmente provocan que no se mejoren las condiciones de vida y, por el contrario, que el sistema pensionario sea insostenible y desigual. El combate a la pobreza tampoco ha sido eficaz.

El país que heredará el nuevo presidente (I Parte)

Estos y más, son algunos de los retos que deberá enfrentar el nuevo presidente mexicano y su gabinete, de acuerdo con Gabriel Farfán Mares, doctor en Gobierno por la London School of Economics, con especialidad en finanzas públicas y el sector petrolero, además de presidente y director general de la Comunidad Mexicana de Gestión Pública para Resultados

En este debate se suma el doctor Federico Rubli Kaiser, economista, socio del despacho MAAT consultores, y vicepresidente del Instituto Mexicano de Estudios Financieros (IMEF) y el doctor en Ciencia Política, Reynaldo Yunuen Ortega Ortiz, profesor e investigador del Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México.

Además interviene el maestro Leonel Carranco Guerra, profesor de Economía en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Quien tome las riendas de la nación, tendrá por delante un complejo período de gobierno, concluyeron nuestros expertos consultados. Pero vayamos parte por parte. Sin pretender ser oráculos, aquí exponemos sus puntos de vistas

POTENTE ENDEUDAMIENTO  DEL PAÍS

Con las proyecciones históricas de la Secretaría de Hacienda (SHCP), se estima que para 2018, año final del gobierno de Peña Nieto, la deuda será de 45.5 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), conforme se extrae del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP).

Lo que disiente de la información obtenida, en mayo de este año, del World Economic Outlook, del Fondo Monetario Internacional (FMI), que estima que en México se tendrá un endeudamiento del 53.5 puntos del PIB.

Gabriel Farfán Mares considera que Peña Nieto termina mal su gobierno por el endeudamiento que contrasta con los anteriores, de los años 70 a la fecha, porque se produjo un potente crecimiento de la deuda y en las empresas públicas, particularmente de Petróleos Mexicanos (Pemex)

No obstante, su gobierno comenzó con un endeudamiento moderado que, derivado de la crisis financiera de 2008, se ubicó en 37.2 puntos del PIB, explica. Pero para 2016 alcanzó su punto máximo en 48.7 puntos.

El país que heredará el nuevo presidente (I Parte)

Esto representó un incremento de la deuda de entre 10.8 a 11.5, puntos porcentuales.  Sin embargo, al conjugar los datos de la SHCP y el FMI,  el aumento de la deuda -entre 2012 y 2016-  es de 14.1 puntos del PIB.

“Cuando se tienen altos niveles de endeudamiento, el grado de maniobra es pequeño y la rigidez del gasto es alto. Pueden surgir nuevos proyectos y prioridades para asignar el gasto en la parte social. Pero el próximo gobierno tendrá poco margen de maniobra para poder reasignar gasto, para poder modificar la inercia o mantener el crecimiento.

Y el tema de rigidez y gastos corrientes en el presupuesto hacen que el superávit primario sea un buen deseo, pero difícil de conseguir en el mediano plazo”, advierte.

Desde otro punto de vista, Leonel Carranco Guerra evalúa que cuando el gobierno de Peña Nieto comenzó su administración, la deuda pública era de 5.4 billones de pesos. Al cierre del 2017, fue de 10.8 billones, según informes sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública, al cuarto trimestre del año pasado, de la SHCP. Esto representó un incremento del 100% de la deuda.

Sin embargo, en 2017 se obtuvo, por primera vez desde 2008, un superávit primario fiscal que representó el 1.4% del PIB

“Se logró un balance primario fiscal positivo, pero también hubo un crecimiento de la deuda pública. Esto repercute en un menor crecimiento. Al existir una deuda pública tan alta, se presiona el aumento a las tasas de interés y el pago del servicio de la deuda, lo cual provocan recortes y menores presupuesto para programas sociales o inversión en infraestructura”, acota Carranco.

BAJO CRECIMIENTO DEL PAÍS

Federico Rubli Kaiser evalúa que la economía en México en los últimos 25 años ha padecido de un bajo crecimiento, en promedio entre el 2% y 2.5%. “Con las necesidades sociales que tiene este país deberíamos estar creciendo a algo más cercano a nuestro potencial, un 5%”, acota.

Además califica como el principal acierto económico para la transición de gobierno la entrega de una variable en crecimiento, el superávit primario, que estuvo en déficit durante cuatro años, de 2012 a 2016, y que en 2018 cerrará en 0.8% del PIB, de acuerdo con la Unidad de Planeación Económica de la SHCP.

“Esa será una buena herencia. Además transmite una especial responsabilidad para mantenerlo y consolidarlo”, sugiere. (CONTINUARÁ)

 

También te puede interesar:

El país que heredará el nuevo presidente (II Parte)

El país que heredará el nuevo presidente (III Parte)

Alba Martínez

Alba Martínez