El modelo actual de México es robar para gobernar: Jenaro Villamil El modelo actual de México es robar para gobernar: Jenaro Villamil
4.5
En México la corrupción no es la excepción, es la regla, y pertenece a un sistema en el que ya no se da en... El modelo actual de México es robar para gobernar: Jenaro Villamil

En México la corrupción no es la excepción, es la regla, y pertenece a un sistema en el que ya no se da en niveles menores, asegura Jenaro Villamil, a propósito de su nuevo libro, Cleptocracia (México, Grijalbo, 2018), donde exhibe que, más allá de haber una “mafia de poder”, es el mismo Estado el que funciona basado en robos al erario.

El país llegó a un punto en donde el robo se institucionalizó para conservar el poder, pero ya no es suficiente para lograrlo, dice el periodista de Proceso

En entrevista, el periodista de Proceso, con casi 30 años de experiencia, habla sobre cómo desde hace cinco décadas se ha creado un modelo que hoy ya no funciona para conservar el poder.

En su libro habla de que la “cleptocracia” es un modelo creado por unos y que capturó al Estado. ¿Cuál es la característica de este tipo de gobierno?

-La principal característica es que el robo y la corrupción no se dan en niveles menores. Es un sistema organizado a partir de ellos. La corrupción no es la excepción, sino la regla. Si quieres participar en funciones públicas, tienes que integrarte a este sistema de sustracción y de impunidad.

“La segunda es que es un sistema que simula estar a favor del Estado de derecho o que respeta la legalidad cuando en realidad todo se hace para evitarla. La tercera es que tiene un discurso de eficacia, modernidad, de liberalismo, promoción a la inversión y a la industria privada, cuando nada de eso se cumple. No es moderno sino premoderno.

El capitalismo de compadres en el que vivimos es una cleptocracia, y eso no es libre mercado sino una ficción para atacar a todos aquellos que no entren en este sistema.

Las inversiones no se hacen a partir de la competencia, sino de la colusión que hay entre funcionarios desde adentro.

“La última característica, la más grave en estos momentos, es que el crimen organizado no está fuera del Estado sino dentro, está organizado desde éste. Con Felipe Calderón nos contaron la historia de que el desafío contra los cárteles estaba afuera.

“Lo único que hizo la guerra contra el narco fue desatar la violencia contra la sociedad y criminalizar a las propias víctimas diciendo que formaban parte del crimen organizado. Los grandes capos están dentro del Estado”.

El modelo actual de México es robar para gobernar: Jenaro Villamil

Explica que el 68 es un parteaguas de este modelo. Hoy los jóvenes nuevamente tienen un protagonismo político, ya que representan una mayoría del voto total.

-Sí, 40% del padrón electoral son menores de 30. Hay un paralelismo, pero son circunstancias diferentes. En el 68 fue la muestra clara del agotamiento de ese sistema, creado en 1929, y que fungió como uno que garantizaba la paz social en México. El 68 mexicano demostró que ese régimen no podía incorporar a los jóvenes críticos que querían democracia, libertades, capacidad de derecho a la manifestación, etcétera.

Ahora se ve el agotamiento de un ensayo de transición a la democracia, que en realidad resultó ser una simulación de la alternancia entre el PRI y el PAN, y eso le queda claro a mucha gente y jóvenes.

Asimismo toca la relación política y económica entre Estados Unidos y México. ¿Tienen influencia en estas elecciones?

-La influencia del poder económico norteamericano es determinante en el caso de México, pero no creo que ellos decidan en un cuarto cerrado quién va a ser el presidente y que los mexicanos no valgamos. Hay otro factor muy importante para ese país en relación con México: la seguridad.

“Lo que menos le conviene a Estados Unidos es una inestabilidad social, una violencia generalizada que no solamente tenga el tinte de lucha contra el crimen organizado. Eso le preocupa más que todo lo demás porque habría presión poblacional y migratoria si esto sucede. Además, la estabilidad de la inversión norteamericana en México se vería en riesgo.

“El llamado “modelo Trump” necesita tener un gobierno legítimo como interlocutor, y por eso se la ha pasado humillando al gobierno de Peña Nieto: lo ve débil, poco legítimo, y se aprovecha de eso”.

¿Busca México parar esta inseguridad?

-La tesis del libro es que la cleptocracia llegó a un nivel de delirio y de vulgaridad que ya ni siquiera es eficaz para mantenerse en el poder. Una buena parte del robo contemporáneo de recursos públicos se dedica a triangular recursos para las elecciones. Pero ya ni siquiera sirve para ganarlas.

“La maquinaria priísta fue creada para sostener a una clase política de fondo, para simular que había elecciones y que la gente votaba libre, pero ya no sirve porque el dinero de los recursos públicos que se justificaban con la compra del voto ni llega:  se lo roban. Es el caso de César Duarte y Roberto Borge.

“Evidentemente, hay un sector de Estados Unidos que se siente muy cómodo con esa cleptocracia, porque les permite seguir haciendo sus negocios en México: ellos también entraron en ésta. La corrupción también fue funcional para que sus intereses se pudieran imponer en México.

El modelo actual de México es robar para gobernar: Jenaro Villamil

Habla sobre la transformación de la deuda del país, en la que México ya no sólo tiene problemas económicos externos sino internos.

-Este grupo llegó al poder en la época de Miguel de la Madrid (en el que Carlos Salinas ya era el cerebro del gabinete cuando era secretario de Programación y Presupuesto), con la justificación de que ellos iban a sacar a México de la crisis de la deuda externa. Cuarenta años después estamos en el mismo escenario, con la misma inestabilidad frente al dólar, con riesgo de otra crisis y con una deuda externa mayor que en 1982: entonces eran 80 mil millones de dólares y ahora es de 180 mil millones de dólares.

“Esto quiere decir que no solucionaron nada y sí agravaron, porque todos los mexicanos ya pagamos la vieja deuda, no ellos”.

Esto lo que generó es un absoluto fracaso de esos que dijeron “nosotros sí sabemos cómo hacerlo”. Es una vieja tecnocracia que le recuerda a la gente todo lo que ha vivido en las últimas cuatro décadas.

Jenaro Villamil

Jenaro Villamil

 

“Por eso está situación es tan inestable y a eso se debe que haya crecido tanto López Obrador: es el único líder que le queda a la sociedad. No hay otro, y no dejaron crecer a otros tampoco: los corrompieron.

“Ese es el dilema de la cleptocracia: no deja crecer liderazgos, y los que crea, como fue el caso de Peña Nieto, se derrumban como castillos de naipes. Tanto dinero privado y público se invirtió para que llegara al poder, y para que a los dos años se colapsara”.

Por Iván Téllez.

Iván Téllez

Iván Téllez

Graduado en Comunicación y Periodismo de la UNAM. Periodista de ciencia especializado en entrevistas a investigadores, entre ellos, dos premios Nóbel de Física. Ha escrito para diversos medios de comunicación en México. Es reportero del Instituto de Física de la UNAM y para el programa radiofónico Hábitat Ciencia de Radio Educación.