Horizontum - Finanzas y Cultura
El COVID-19 y su impacto económico El COVID-19 y su impacto económico
Mientras se extiende el miedo en los mercados por el El COVID-19, el dinero está buscando refugio en el oro y en los bonos... El COVID-19 y su impacto económico

A casi dos meses de que la Organización Mundial de la Salud anunciara el primer caso de COVID-19 en Wuhan,[1] China, el mundo se mantiene alerta ante lo que está por considerarse una pandemia. De hecho, el director general de esta organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció esta semana que “debemos hacer todo lo posible para prepararnos ante una potencial pandemia”, ya que la situación es preocupante toda vez que el virus se está propagando rápidamente fuera de la zona de origen del brote, alcanzando a más países cuyos casos no están claramente vinculados a China.[2]

Hasta el día de hoy existen 88 mil infectados en 65 países, con un registro de 127 muertes fuera de China continental, siendo Italia donde se ha registrado el mayor brote con 800 infectados y 20 muertos. En México se han registrado cinco casos y tres sospechas: dos en CDMX, uno en Coahuila, Sinaloa y Chiapas, y los últimos tres el día de ayer en Veracruz. Todos los casos están relacionados con viajeros que en los últimos días estuvieron en Italia.

Semana de pérdidas para las Bolsas, las grandes fortunas y el peso mexicano

Cada día que pasa y aumentan los casos de contagio, las medidas de contención están presionando a la baja las actividades económicas de Asia y Europa, lo cual eleva el riesgo de recesión en economías como la italiana, la cual produce cerca de un tercio de su PIB en la región del norte que actualmente está en cuarentena. 

En México, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) perdió la semana pasada varios puntos, acumulando números rojos para la bolsa y el mercado cambiario ante el temor de una mayor propagación del virus fuera de China.

El IPC mexicano cayó 2.22% y borró 996.84 unidades, cerrando en los 43 805 puntos. Tras el anuncio del primer caso de coronavirus en el territorio, los inversores comenzaron a vender, lo que provocó que la BMV perdiera hasta tres por ciento.

Por su parte, en EE. UU. el promedio industrial del Dow Jones retrocedió 12%, perdiendo 1031 unidades hasta alcanzar los 28 048 puntos, la peor caída registrada desde la crisis financiera de 2008, de esta manera fueron borradas todas sus ganancias del año y se evaporaron seis mil millones de dólares de las acciones globales. Las pérdidas afectaron a las 500 personas más ricas del mundo, entre los más afectados destacan Jeff Bezos con Amazon, Bill Gates con Microsoft y Bernard Arnault con LVMH, cuyas fortunas combinadas cayeron alrededor de 30 mil millones de dólares.

Mientras se extiende el miedo en los mercados, el dinero está buscando refugio en el oro y en los bonos del Tesoro estadounidense. La FED analiza posibles recortes en los tipos de interés pue el COVID-19 plantea riesgos en evolución para el crecimiento de EE. UU., por lo que el Banco Central “está preparado para reducir las tasas de interés y apoyar la expansión de la economía de EE. UU.”, anunció su presidente, Jerome Powell.

Banxico advirtió una vez más que este 2020 la economía y la inversión en México “van a encarar un escenario complejo por el debilitamiento de la actividad en China ante el virus”, lo que podría, además, atraer nuevos episodios de tensiones comerciales y el agravamiento de conflictos geopolíticos y sociales en el mundo.  Las calificadoras también han bajado su estimación de crecimiento al pasar del 0.80% al 0.64% ante la debilidad del sector manufacturero y su impacto en las cadenas productivas a nivel global, lo que se podría extender hasta el primer trimestre de este 2020.[3]

Finalmente, el mes de febrero cerró con una caída de la moneda nacional a mínimos de septiembre de 2019 al depreciarse un 2%, llegando casi a las 20 unidades por dólar (19.96 pesos el día 28 de febrero).

COVID-19 arremete contra el mercado del petróleo

El coronavirus ha alcanzado al mercado del petróleo, la Agencia Internacional de Energía (AIE) asegura que la demanda mundial de crudo registrará una importante caída en el primer trimestre, no vista desde el 2009, de aproximadamente 435 mil barriles diarios. Por su parte, el comité técnico de la OPEP analiza realizar recortes adicionales en la producción para hacer frente a la caída en la demanda petrolera.

Por primera vez en 10 años, la AIE prevé una contracción de la demanda de petróleo en caso de seguir propagándose el virus a nivel global.  Una disminución de la demanda de crudo se vería reflejada en mayores restricciones al transporte y en la paralización de fábricas, sobre todo en China, principal país impulsor de la demanda de crudo al importar 10 millones de barriles diarios, donde las cuarentenas y las restricciones de viaje están reduciendo el consumo de crudo.[4]

Un virus que pone freno a la producción Made in China

Desde que se anunció la propagación de la enfermedad por su territorio y tras ‘cerrar’ y aislar importantes ciudades como Wuhan, China se ha visto en la necesidad de suspender las actividades industriales y de exportación, afectando no sólo a los mercados de capitales, quienes han sufrido fuertes caídas, sino también a sectores como el tecnológico, el automotriz y el de la industria textil y de la moda, tanto a nivel mundial como nacional.

Así, la actividad del sector manufacturero de China se ha contraído bruscamente en estos dos meses, registrando en febrero su nivel más bajo, lo que impactará tanto en la caída de su PIB como en la economía mundial, porque si bien los efectos aún no son claros, que el foco de la epidemia se haya centrado en este país puede ser una amenaza para el crecimiento mundial al afectar el flujo normal del comercio. El FMI señaló que el crecimiento económico del gigante asiático se verá lastrado en 0.4 puntos mientras que el PIB mundial en 0.1 puntos sobre las previsiones de enero, aunque el organismo está analizando escenarios “más nefastos”.[5]

En esta línea, la falta de entrega de diversos componentes e insumos provenientes de China que demandan ciertos sectores en México, especialmente el de la industria electrónica, ha afectado directamente la línea de producción del sector manufacturero nacional, que necesita de chips y tarjetas electrónicas para la fabricación de productos finales. Aunado a la falta de insumos, está el aumento en los precios de transporte en más del cien por ciento, y es que hasta hace unos meses, por ejemplo, un contenedor de 40 toneladas proveniente de China costaba al puerto de Manzanillo 1800 dólares y hoy en día alcanza los cinco mil.[6] Esto sin descartar el temor a que los contenedores provenientes de esa parte del mundo vengan infectados.

Al respecto, el director de la Cámara de Comercio México-China en Jalisco, Jorge Morones, ha señalado que la situación “podría generar presión en los precios finales de los productos terminados”; sin embargo, existe la confianza de que se controle la propagación del virus y la economía china de proveeduría se reactive pronto. Por otra parte, se espera que la actividad manufacturera en EE. UU. presente un mayor riesgo a la baja, lo que puede reducir la fuerza del repunte esperado para este mismo sector en México.

¿Cuáles son las empresas que más han resentido el virus?

Apple anunció que no cumpliría con las previsiones de ingresos de 67 mmdd para este trimestre por la caída de sus ventas en China, debido al cierre de varias de sus tiendas y por la paralización de fábricas en donde se ensamblan productos como el iPhone e iPad.

Por su parte, Foxconn, el mayor fabricante mundial de componente electrónicos y el mayor exportador de China, mantiene inactivos a más de 500 mil trabajadores en sus macrofactorías, lo que está afectando a empresas con las que trabaja como Sony, Microsoft y Amazon. Empresas como Huawei y Xiaomi también tienen problemas de suministro, al igual que firmas de chips estadounidenses como Qualcomm y Broadcom, que dependen de los fabricantes chinos.

Las multinacionales de alimentación como PepsiCo, Kraft Heinz y Nestlé han parado su producción en el gigante asiático, mientras que Starbucks, McDonald’s e IKEA han cerrado establecimientos en este país. Los gigantes de la industria automotriz como Nissan, Renault y VW han mermado su producción.

Adidas reconoció recientemente que sus ventas en China habían caído un 85% en relación con el año pasado, mientras que Nike cerró la mitad de sus tiendas ahí. De hecho, Goldman Sachs prevé un estancamiento en el sector de lujo este año frente al 5% de crecimiento que estimaba.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés) vaticinó una caída en los ingresos de 29 300 millones de dólares en el sector para este 2020, de los cuales 12 800 corresponden a aerolíneas chinas.

Medidas que están tomando algunos países

Italia canceló los últimos días del carnaval de Venecia y está aplicando estrictas medidas sanitarias para contener el brote en su territorio, por ejemplo, ha puesto a localidades enteras en cuarentena, ha suspendido actividades en escuelas y empresas y ha cancelado eventos deportivos.

Líneas aéreas como Aeroméxico operarán menos rutas, por ejemplo, a Seúl durante marzo. Mientras que otras aerolíneas como Iberia, British Airways, Lufthansa, Air Canada y United Airlines han reducido o cancelado vuelos hacia o desde China.

El país asiático, además, ha cancelado expos como la de Shanghái y desfiles de moda como el Métiers d´Art 2019/20 Paris-31 Rue Cambon de Pekín organizado por Chanel, a la vez que varias firmas de lujo estudian trasladar su producción a otros países. Por su parte, la Semana de la Moda en París, a celebrarse en estos días (24 febrero al 03 de marzo), no contó con la presencia de importantes firmas chinas, como Calvin Luo, Maison Mai y Uma Wang, ni de compradores chinos, quienes representan el principal mercado para la industria de lujo.

De hecho, muchas empresas de la confección y la moda, principalmente de España y Francia, que fabrican en China no descartan llevar parte de su producción textil a países como Turquía, Marruecos o Portugal debido a los riesgos de retrasos.

También, el Mobile World Congress de Barcelona, un evento de alto nivel en el sector tecnológico, fue cancelado. Sin embargo, se espera que otros eventos importantes como el COMPUTEX en Taipéi o las mismas Olimpiadas de Tokio 2020 sí se realicen en verano.

Mientras tanto, Japón ha decidido suspender clases y cerrar al público sus parques temáticos, como Tokio Disneyland y Tokio DisenySea, por un par de semanas. En París, el Museo del Louvre, uno de los recintos más visitados del mundo, ha cerrado sus puertas hasta nuevo aviso para evitar contagios.

La pregunta que se hacen varios expertos es si la economía mundial sufrirá una caída a corto plazo que se podrá revertir rápidamente conforme se controle el COVID-19 o será una depresión más duradera.


[1] Los primeros casos fueron reportados por la OMS entre el 12 y 29 de diciembre del año pasado en la provincia de Wuhan, China.

[2] (24 de febrero de 2020). “El mapa que muestra el alcance global que ha tenido el brote de coronavirus”, BBC News.

[3] (26 de febrero de 2020). “EL coronavirus impactará a la economía mexicana, advierte HR Ratings”, Expansión México.

[4] (24 de febrero de 2020). “El precio del petróleo cae con fuerza ante la propagación del coronavirus”, Expansión.

[5] Salvatierra, J. (23 de febrero de 2020). “El coronavirus se traslada de las Bolsas a las fábricas”, El País.

[6] Ruiz, D. E. (26 de febrero de 2020). “Coronavirus pega a industria electrónica en México”, El Universal.

Premium WordPress Themes Download
Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes Free
Free Download WordPress Themes
udemy paid course free download
download redmi firmware
Download WordPress Themes
udemy free download
Cinthia Alva

Cinthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).