fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Economía Circular: reparar, reutilizar, reciclar… Economía Circular: reparar, reutilizar, reciclar…
4.5
La Economía Circular surge como una alternativa sustentable cuyo objetivo es que productos, componentes y recursos mantengan su utilidad y valor el mayor tiempo... Economía Circular: reparar, reutilizar, reciclar…

El actual modelo económico, conocido como lineal: extracción-producción-consumo-desperdicio, necesita de enormes cantidades de energía y recursos a bajo costo y de fácil acceso para ser rentable. Sin embargo, este esquema está llegando al límite por la incontrolable generación de residuos (basura) y la escasez de recursos no renovables a corto plazo. De esta manera, la Economía Circular (repara-regenera-reutiliza) surge como una alternativa sustentable cuyo objetivo es que productos, componentes y recursos mantengan su utilidad y valor el mayor tiempo posible, a la par que disminuye la generación de residuos.

Con ello, la economía circular propone un desarrollo que conserve y mantenga el “capital natural”, optimizando el uso de recursos y minimizando los riesgos en la administración de una cantidad finita de existencias y flujos renovables; además de funcionar de forma eficaz en todo tipo de escala.[1]

Economía Circular sin desperdicios

El precepto de Economía Circular (EC) está inspirado en la naturaleza, en la cual el concepto de desperdicio no tiene cabida o no existe. Según la coordinadora regional de Eficiencia de Recursos de la ONU Medio Ambiente,“el uso de recursos en América Latina y el Caribe podría ser más eficiente, con ello disminuirían en un 99% los desechos producidos por algunos sectores industriales y en un 99% las emisiones de gases de efecto invernadero, ayudando así a proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático”.[2]

En el caso de Latinoamérica, cada habitante produce 1 kg. de basura al día, lo que se traduce a nivel regional en 541 mil toneladas diarias; es decir, 10% de la basura del mundo. De seguir esta tendencia, para el 2050 se teme que la cantidad de basura en la región aumente un 25 por ciento. Aunado a esto, la problemática recae, además de la generación de residuos, en la explotación desmesurada de recursos en la región. Esto gracias al aumento de centros urbanos y una clase media en crecimiento en todo el mundo, lo que implica una mayor demanda de bienes de consumo.

Según el informe de la ONU Medio Ambiente: Re-defining Value—The Manufacturing Revolution, es necesario disminuir el uso y extracción de recursos naturales, pues sólo así disminuirá la cantidad de residuos que produce la humanidad. De no hacerlo, se necesitarán tres veces más recursos naturales que los que se necesitaron hace cuatro años.

De ahí que la EC pretenda cambiar los procesos hacia un esquema de reparación-reciclaje-reutilización-refabricación de productos, cerrando ciclos de producción para mantener un flujo constante de recursos naturales. La EC plantea regresar a los tiempos de los envases retornables, convertir desperdicios en insumos y utilizar residuos de materia orgánica (de los cuales el 90% se va directo a la basura) para la producción de abono o alimento para ganado, entre otras medidas.

¿Qué se está haciendo en México?

Nuestro país ha dado pasos importantes en la materia, pero aún persiste el desafío en la gestión de sus residuos: 44 millones de toneladas al año que para el 2030 se pueden convertir en 65 millones de no hacer algo. Y es que en México, el 90% de los residuos sólidos terminan en tiraderos al aire libre o en rellenos sanitarios.

De ahí que migrar a la EC debería de ser una prioridad para el gobierno actual, las empresas, la industria, los emprendedores y la sociedad mexicana en general. “Crear una cadena de valor que se esté retroalimentando continuamente. Un círculo virtuoso en donde ningún recurso se desperdicie”, comentó Karmenu Vella, comisionado europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, en su visita a México en abril pasado.[3]

Si bien aún falta mejorar la gestión de residuos, invertir en energías limpias y proteger la biodiversidad, el país va en esa línea. Por ejemplo, el pasado mes de febrero se hizo pública la visión a nivel nacional de “Cero Residuos”. Ejemplo de ello es que Estados como Baja California, Chihuahua, Sonora, Querétaro, Durango, Tamaulipas, Veracruz, San Luis Potosí, Jalisco, Nuevo León y CDMX han modificado sus legislaciones para prohibir o regular el uso de bolsas de plástico, popotes y artículos de unicel, los cuales representan el 47% del total del volumen de la industria de plástico nacional y generan un millón de empleos.[4]

Tan sólo en la CDMX, el Gobierno anunció recientemente el Plan de Acción para una Economía Circular, que incluye una inversión inicial de 300 millones de pesos para la reducción en la generación de residuos y productos de un solo uso, la mejora en la recogida y la creación de infraestructura para el reciclaje; así como para la transformación de 12 700 toneladas de residuos sólidos que se generan a diario en esta gran urbe. Bajo el lema Basura Cero y EC se pretende evitar el envío de residuos sólidos a vertederos para aprovecharlos como materia prima. 

Por otra parte, a partir de diciembre del 2020 quedará prohibida la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico a los consumidores de la CDMX. Mientras que para enero del 2021, le tocará el turno al plástico de un solo uso como el de los tenedores, cuchillos, cucharas, platos, globos, vasos y tapas.

El siguiente paso de la EC

La estrategia para el sector de la industria del plástico es migrar a la EC y cumplir con el manejo integral de plásticos. Renovarse para que el millón de empleos y el negocio no desaparezcan, pero privilegiando el reciclaje e innovando para generar nuevas formas de presentar y empacar los productos. Quizá sustituir el plástico por tela, papel o fibras naturales.

Los cierto es que estos cambios requieren el apoyo del Gobierno para crear políticas de separación de desechos e incentivos económicos para que el sector privado pueda migrar y adaptarse, así como normas que permitan la instalación de la tecnología necesaria para el reciclaje. Países como Francia han cambiado su regulación para retrasar la “obsolescencia programada”, y cada vez son más los países, que como México, están prohibiendo la circulación de plásticos de un solo uso.

Finalmente, esto será posible sí se cambia la consciencia ciudadana y se replantean los patrones de consumo: “pensar en reparar antes de comprar algo nuevo, o comprar sólo lo necesario”. Se debe pasar del estilo de vida basado en el consumo hacia uno más sostenible y amigable con el medio ambiente.


[1] Ellen Macarthur Foundation. Economía Circular. ellenmacarthurfoundation.org

[2] Zacarias, A. (12 de diciembre del 2018). ¿Qué es la economía circular y cómo cuidar del medio ambiente? Noticias ONU: news.un.org

[3]  Piz, V. (24 de abril del 2019). La economía circular y el reto de México en gestión de residuos. El Financiero.

[4] (03 de julio del 2019). México emprende cruzada contra plásticos de un solo uso.  Agencia EFE.

Download Nulled WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
udemy course download free
download coolpad firmware
Free Download WordPress Themes
free online course
Cinthia Alva

Cinthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).