Horizontum | FINANZAS Y CULTURA
Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo
5
Darío Castillejos. Considerado uno de los mejores artistas gráficos del país. Ganador, en tres ocasiones, del Premio Nacional de Periodismo. Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo

Darío Castillejos prefiere dibujar figuras complejas y tapizar sus obras con finas líneas. Al final gusta que sean gráficamente plenas. También querría hacer el dibujo más lleno de poesía, que pudiera elaborar, en el último minuto de su vida, que contenga todo lo que lo hizo llorar, sufrir o gozar.

Aunque aún no sabe cómo luciría ese trabajo, por ahora aprovecha la oportunidad de ser crítico con aquello que se presenta como impecable y pleno de virtudes por tener alguna autoridad. “Da cierto placer poner frente al poder, el espejo al que nunca se quiere asomar”, sentencia en entrevista con Horizontum.

Nacido en Oaxaca hace 43 años, es considerado uno de los mejores artistas gráficos del país. Trabaja para el periódico El imparcial de Oaxaca desde hace 25 años y ha sido ganador, en tres ocasiones, del Premio Nacional de Periodismo, entre otros reconocimientos nacionales e internacionales

También publica en  la revista Foreign Affairs Latinoamérica y en el semanario El Chamuco, y trabaja para las agencias Caglecartoons, Courrier International, VJ Movement,  y es director general del Club de la Caricatura Latina Cartonclub.

Darío resultó ser el artista gráfico invitado a ilustrar varios artículos y la portada de la edición impresa del bimestre septiembre octubre de nuestra Horizontum.

Su participación da inicio a un nuevo estilo en la revista. Cada número, en lo adelante, será ilustrado por un dibujante, quien además responderá nuestras preguntas y hará su propio autorretrato

Aunque estudió leyes, sus dibujos poseen una técnica impecable. Sus trabajos han sido reconocidos, por su gran crítica social, en varios países de América Latina, el Caribe, Estados Unidos y Europa.

Asegura que no le iría bien si le pidieran hacerse un autorretrato escrito. “Soy muy autocrítico y me gusta burlarme de aquello que alguna vez me mortificaba, sobre todo si al aspecto físico se refiere”.

-¿Por qué estudiar Derecho si no era tu vocación?

-Resulta que mi bisabuelo y mi abuelo fueron abogados. Curiosamente los dos de nombre Darío como yo. Mi padre, entonces asumió que yo habría de continuar con la tradición familiar y que por llevar el nombre de los susodichos tomaría como una vocación genética el Derecho.

Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo

“A pesar de que le hice saber, desde muy pequeño, mi anhelo de ser dibujante, él pensó que sería una fiebre pasajera la loca idea de vivir del lápiz y la goma. Para su mala fortuna, fuí más terco que una mula”.

-Los temas que te apasionan para tu obra. Los que no y por qué.

-Dibujar, en cierto sentido, es como una batalla en donde, a través del ingenio y humor, luchamos creativamente en aras de conseguir un dibujo gráficamente pleno.

“No me gusta hablar de temas que son obvios y repetitivos, como los vicios políticos”

“Hay dibujos que fueron publicados hace décadas, referentes a esos temas, y comprobamos su vigencia cuando miramos lo que sucede en la política actual. Prefiero, entonces, la libertad de interpretar otras realidades”.

-¿Cómo te gustan que te definan: artista gráfico, ilustrador, caricaturista o monero?

-He escuchado a algunos colegas decir que los moneros nos son caricaturistas y viceversa. Yo creo que hay un error de concepción. El término “monero” -acuñado, según me comentó Rius, por Ernesto García Cabral “El Chango”- ha sido una manera de llamar generalmente a los caricaturistas en México.

Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo

“Pero de ninguna manera pretende minimizar a quienes no hacen caricatura personal, sino humor general. Hay que entender que en el humor gráfico (caricatura) hay diversas categorías, entre las cuales podemos nombrar a la caricatura personal, la editorial, el cartón de humor general y la tira cómica”.

-¿Tus personajes favoritos para retratos?

-Prefiero los personajes que son muy expresivos y gestuales. Son rostros que hablan por sí mismos y que transmiten emociones diversas cuando uno los mira.

“Me gusta también reinterpretar algunos de los estereotipos establecidos, darles una dinámica distinta a la acostumbrada”

-¿Recuerdas tu primer trabajo? De ese tiempo a la fecha, eres un mejor o peor Darío.

-El primer trabajo que publiqué fue una caricatura acerca de la injusticia social y era un dibujo muy rudimentario que, aunque lo realicé con mucho detalle, no tenía una buena factura.

“Aprender por las referencias de otros dibujantes y un insatisfecha observación constante, me han ayudado a mejorar la técnica en general y prosigo en ello”.

Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo

-¿Qué es el dibujo gráfico o la caricatura para Darío?

-La caricatura es el lenguaje que domino mejor. Es a través del dibujo que comunico mejor mis ideas, anhelos y frustraciones.

“Alguna vez, corazón en mano e inspiración púber, definí lo que era el dibujo para mí de la siguiente manera: ‘El dibujo es un cortejo elaborado, un romance entre el lápiz y el papel que culmina en el éxtasis de una obra bien lograda’”

-¿Crees que la caricatura sigue siendo vista como un arte menor?

-Hoy el panorama para la caricatura es diferente. Sin duda hay dibujantes que se creyeron esa categorización y se han centrado en mantener a la caricatura en ese terreno.

“Yo he visto, a través de maestros en la caricatura, que eso depende completamente del artista.

“A mí me gusta pensar cada dibujo como una obra plástica y trato de enriquecerla para que no sólo sea portadora de una buena idea, sino que además sea rica gráficamente, aunque, claro, no siempre sale a la primera”.

Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo

-Cuando no dibujas qué haces.

-Pienso en lo siguiente que dibujaré.

-Recuerdas los dibujos que has roto, y por qué.  Te han censurado y te has autocensurado. ¿Cuál ha sido el más incómodo de tus dibujos?

-He tenido la bendición de publicar casi la totalidad de mis trabajos, aún aquellos que no me dejaron satisfecho o que hasta pena me hicieron sentir por lo deficientes que eran.

“También he roto muchos de estos en el proceso, pero me gusta pensar que con ellos he abonado el terreno en donde algunos muy buenos trabajos han florecido.

“En alguna ocasión se optó por no publicar algún trabajo, quizá por no convenir a los intereses de la casa editorial, pero fueron casos excepcionales.

“Respecto a la autocensura es conveniente decir que hay temas complicados que requieren redoblar el ingenio para hacer llegar el mensaje a quien tiene que llegar”.

-Se dice que México es una caricatura de país, ¿estás de acuerdo?

-En México las realidades se confunden con los mitos, ocurren cosas que contradicen la lógica y el sentido común; sobre todo, si de política hablamos.

“Rius  comentaba que este país ya no tenía remedio y creo coincidir, si pensamos que el timón debe ser solamente la política.

“Creo que todos y cada uno de nosotros tenemos algo de responsabilidad en la tarea de redibujar el panorama de nuestro México lindo y herido”

-¿Qué es ser mexicano para Darío?

-Para mí es una bendición haber nacido en esta tierra noble y próspera. Esta patria inspira por todos lados.

Darío Castillejos: el placer de poner al poder frente al espejo

“Me ha llenado de imágenes y recuerdos que atesoro de manera especial. Multitudes de personajes que dejaron una huella profunda en mí, evocan los mejores recuerdos de un pasado que se ha vuelto nostalgia.

“Hoy esa patria está dolida, lastimada y expectante. Hace falta que nos miremos más seguido al espejo”.

Te puede Interesar:

Katia Monteagudo

Katia Monteagudo

Licenciada en Periodismo, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Especializada en temas políticos, globales, económicos y sociales, y en el uso de técnicas narrativas, investigativas, manejo de las nuevas herramientas digitales para la búsqueda, procesamiento, publicación y distribución online de información, junto a la capacidad de articular comunidades a partir de estrategias comunicativas 2.0. Dominio de procesos de edición de medios impresos, digitales y en el fotoperiodismo.