<i>Como si no existieras</i>, evocación de Latinoamérica <i>Como si no existieras</i>, evocación de Latinoamérica
La editora Suma, de Penguin Random House, saca a la luz el libro de la autora mexicana Susana Corcuera, Como si no existieras, un... <i>Como si no existieras</i>, evocación de Latinoamérica

La editora Suma, de Penguin Random House, saca a la luz el libro de la autora mexicana Susana Corcuera, Como si no existieras, un relato que evoca a las grandes voces latinoamericanas y abraza vida y costumbres dentro de un ingenio azucarero.

Para Catalina, los días transcurren en una hipnótica calma en la hacienda de Colutla. Lo único que sacude su parsimonia son los recuerdos reprimidos de la infancia que la sorprenden cada vez con más frecuencia.

La inesperada llegada de Joaquín, un extraño trotamundos, vendrá a inyectarle vida, sentido y entusiasmo a sus días. Poco se percata de que la presencia de este forastero pone en peligro su matrimonio, la relación con Eugenia, su hermana -única constante en su vida- y el futuro de la hacienda.

Susana Corcuera Como si no existierasCatalina buscará conectarse de nuevo con el mundo de los que viven y sienten, mientras lucha contra un pasado que amenaza con salir a la superficie.

A continuación, les dejamos un fragmento de la novela.

Fragmento:

Lo único que puedo ver son los zapatos color vino y una parte del pantalón gris. Está tan cerca que distingo el crujido de las hojas cuando las pisa. Se detiene frente al jardinero para preguntar por mi hermana, después, su voz se vuelve hostil:

—¿Y a Catalina?, ¿a ella tampoco la ha visto?

El jardinero sabe que estoy encogida entre una pala y la máquina para cortar pasto, me vio cuando entró a colgar las tijeras. Que no le diga, que no le diga.

—No, señor, a ella tampoco.

Los zapatos se alejan y sólo entonces suelto el aire con mucho cuidado. El otro día, me descubrió por un ruido que nadie más que él percibiría… Nunca sé qué tan lejos está. Tengo un pie entumido y un olor a animal muerto me llena la boca de saliva agria. Me arden los ojos. Cada vez entra menos luz, pronto se hará de noche y saldrán los bichos. El pie me duele pero no me atrevo a moverlo. En el colegio me contaron de una rata que le mordió las orejas a un borracho. San Jorgito bendito, amarra a tus animalitos con un cordón bendito. Ya no entra nada de luz, es la hora de los fantasmas. Cuando siento que el corazón me va a explotar, oigo otra vez el crujido de las hojas. Es mi hermana. Entreabre la puerta y pregunta en voz baja si estoy aquí.

 

Redacción Horizontum

Redacción Horizontum

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.