fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Cómo combatir el estrés (Primera entrega) Cómo combatir el estrés (Primera entrega)
4
En el mundo ajetreado en el que vivimos, en donde debemos estar siempre informados para no quedar rezagados y siempre activos para mantenernos competitivos,... Cómo combatir el estrés (Primera entrega)

En el mundo ajetreado en el que vivimos, en donde debemos estar siempre informados para no quedar rezagados y siempre activos para mantenernos competitivos, el estrés se convierte en parte de nuestras vidas.

Cierto grado de estrés es beneficioso ya que nos proporciona la energía y el impulso necesarios para realizar todas las tareas y actividades que tenemos que hacer en nuestro día a día; abordar los desafíos que se nos presentan, superar los problemas y alcanzar nuestras metas. Pero cuando el estrés es excesivo, se torna perjudicial, ya que consume nuestra energía, reduce nuestra productividad, nos hace cometer errores (los cuales en algunos casos pueden ser fatales), daña nuestras relaciones (nos hace más propensos a discutir con los demás) y, si se prolonga demasiado, afecta nuestra salud (nos pone en riesgo de contraer alguna enfermedad).

Sin embargo, no debemos tratar de eliminar el estrés de nuestras vidas (lo cual no podríamos hacer por más que quisiéramos), sino combatirlo hasta llevarlo a niveles aceptables, de tal manera que nos favorezca en vez de que nos perjudique.

Las siguientes son 19 formas efectivas de reducir el estrés:

Sé positivo

Ser positivos ante las situaciones que nos generan estrés o los problemas que se nos presentan, es una forma efectiva de reducir el estrés. Al ser positivos nos enfocamos en lo bueno en vez de hacerlo en lo malo, y así evitamos la preocupación y los pensamientos negativos que generan emociones negativas. Además, programamos nuestro inconsciente para buscar soluciones y actuar en vez de quedarnos en la preocupación y el lamento.

Los siguientes son algunos ejemplos de cómo puedes ser positivo:

  • Espera siempre lo mejor. Si has tenido una disminución en tus ventas, en vez de lamentarte y ponerte a esperar lo peor, confía en que éstas se recuperarán o en que serás capaz de remediar la situación. Ten en cuenta que el esperar lo mejor te coloca en una posición desde la cual puedes resolver el problema y que, por el contrario, al ser pesimista no ganas nada.
  • Cuando suceda algo que no esperabas, mira siempre el lado positivo. Ante un error o fracaso, en vez de lamentarte y ponerte a buscar culpables, toma las cosas de forma positivas, por ejemplo, busca las lecciones que puedas aprender o las oportunidades que se puedan presentar como consecuencia de tu error o fracaso. Ten en cuenta que siempre hay un lado positivo en todo lo que nos sucede.
  • No supongas siempre lo peor. Si una persona de pronto te trata fríamente, antes de suponer que está enfadada contigo, considera que puede haber otras razones por las que se comporta así. Recaba más información, por ejemplo, observa si su trato también ha cambiado con otros, y si aún supones lo peor, habla directamente con ella y pregúntale qué es lo que está sucediendo.

Cada vez que tengas un problema y sientas que te estás preocupando demasiado, recaba más información y confirma si tu preocupación se basa en hechos y no en suposiciones o habladurías. Ten en cuenta que cuando nos preocupamos demasiado por algo, solemos distorsionar o exagerar las cosas y que un problema por lo general no es tan grave o es más fácil de resolver de lo que pensamos.

Actúa

Actuar cuando estamos ante una situación que nos genera estrés o ante un problema, es otra forma efectiva de reducir el estrés, ya que al actuar dejamos de pensar en aquello que nos preocupa, disminuimos nuestra sensación de vulnerabilidad e impotencia y obtenemos una sensación de control que nos brinda tranquilidad.

Los siguientes son algunos ejemplos de cómo puedes actuar para superar el estrés:

  • Si has tenido una disminución en tus ventas, en vez de lamentarte y ponerte a esperar lo peor, recaba más información, por ejemplo, analiza las otras veces en que tus ventas disminuyeron, planifica las medidas a tomar como aumentar tu publicidad o mejorar tu servicio al cliente, y pon inmediatamente manos a la obra.
  • Si un cliente importante de pronto deja de comprarte, antes de suponer que se ha ido a la competencia, considera que puede haber otras razones por las que ha dejado de comprarte. Hazte cargo de la situación, llámalo por teléfono y pregúntale amablemente cuál es la razón por la cual ha dejado de comprarte y si hay algo que puedas hacer para que regrese.
  • Cuando tengas miedo de hacer algo como hablar con alguien, hacer una llamada telefónica o abordar un nuevo proyecto, deja de seguir dándole más vueltas al asunto, enfrenta la situación y actúa. Considera que en cuanto lo hagas, el miedo poco a poco se irá desvaneciendo y que llegado el momento, sabrás bien qué hacer o decir.

Actuar es una forma efectiva de combatir el estrés, pero cuando no hay nada que puedas hacer para remediar una situación o resolver un problema, acepta las cosas tal como son y espera tranquilamente el resultado final o, en todo caso, déjalas ir y procura olvidarte del tema. Ten en cuenta que cuando algo está fuera de nuestro control y no hay nada que podamos hacer, no ganamos nada con seguir preocupándonos o lamentándonos.

Reduce la carga

Una causa común de estrés es la cantidad excesiva de cosas que hacemos o que nos vemos obligados a hacer y que, por tanto, nos hacen sentir abrumados o nos quitan tiempo para descansar como deberíamos. Otra forma efectiva de bajar los niveles de estrés consiste en reducir la carga y hacer menos cosas de lo habitual.

Los siguientes son algunos ejemplos de cómo puedes reducir la carga:

  • Equilibra trabajo con vida personal. Ten en cuenta que el trabajo en exceso es probablemente la principal causa del estrés que sufres en estos momentos, y que más importante que el dinero que puedas acumular, es tu salud y el tiempo que puedas dedicarle a las cosas que te gustan hacer como estar con tus seres queridos.
  • Deja de hacer cosas que no te ayudan con el cumplimiento de tus objetivos. Deja de obligarte diariamente a leer en Internet o ver en la televisión las noticias o a leer una revista que poco o nada te aporta. Establece prioridades y dedícate a hacer las cosas que realmente importan, deja para el final las que no te aportan valor.
  • Delega funciones o tareas a otras personas. Para que puedas dedicarte a hacer cosas más importantes o cosas que haces mejor, o simplemente para que tengas mayor tiempo libre; delega tareas rutinarias como contestar llamadas telefónicas o responder correos electrónicos.

Además de la cantidad excesiva de cosas que hacemos o nos vemos obligados a hacer, otra causa común de estrés es la cantidad de cosas que llegamos a tener en nuestra casa o centro de trabajo y que nos vemos obligados a cuidar, mantener o limpiar. Por tanto, vende, regala o simplemente deshazte de las cosas que ya no utilizas y deja de comprar cosas que probablemente te darán una satisfacción momentánea, pero que después de un tiempo las olvidarás.

Organiza tu vida

Organizar nuestra vida nos permite tener una mayor productividad y eficacia en lo que hacemos, nos permite distinguir entre las cosas importantes y las que no nos aportan valor, y así saber en cuál enfocarnos. La organización nos da la sensación de tener el control de nuestra vida y, por tanto, mayor tranquilidad.

Los siguientes son algunos consejos que te ayudarán a organizar tu vida:

  • Escribe una lista con tus objetivos personales. Escribe una lista con tus objetivos a largo, mediano y corto plazo, y luego una segunda lista con los pasos o tareas que debes realizar para poder alcanzar cada uno de estos. Escribir no sólo te ayuda a organizar tu vida, sino también a programar tu inconsciente para poder alcanzar tus objetivos.
  • Usa una agenda. Crea una agenda en donde no sólo pongas las citas que tengas pendientes, sino también las tareas o actividades que tengas que realizar para determinadas fechas. Una agenda, además de ayudarte a organizar tu vida, te ayuda a recordar las cosas que tienes que hacer y a que te no preocupes si te olvidas de algo.
  • Elabora un presupuesto personal o familiar. Elaborar un presupuesto personal o familiar, en donde incluyas las partidas en las que sueles gastar tu dinero (por ejemplo, alimentación, educación, recreación, etc.) y señales el monto que planifiques gastar en cada una de éstas, no sólo te ayuda a organizar tu vida, sino también a ahorrar y administrar mejor tu dinero.

Además de organizar nuestra vida, otra forma de reducir el estrés consiste en organizar nuestras cosas, ya que ello nos permite encontrar nuestras cosas más rápido y así evitar perder tiempo al buscarlas, reduce el riesgo de que se puedan perder y mantiene nuestra mente despejada (a diferencia de lo que sucede cuando vemos un montón de cosas desordenadas). Por tanto, ten siempre ordenado tu escritorio o ambiente de trabajo, mantenlo con la menor cantidad de cosas posible, establece un lugar para cada cosa y deja éstas siempre en el mismo lugar.

Tómate un descanso

Ya sea por unas semanas, unos días, unas horas o unos minutos, tomarnos un descanso de nuestro trabajo o de nuestras actividades diarias nos ayuda a aliviar la tensión que llevamos dentro, a despejar nuestra mente de las preocupaciones o pensamientos negativos que nos generan emociones negativas y a renovar energías.

Los siguientes son algunos consejos que te ayudarán a tomarte un descanso:

  • Planifica algún viaje siempre que te sea posible. Ya sea en tus vacaciones, en fechas festivas o en algún fin de semana, irte de viaje (de preferencia a un lugar tranquilo alejado del ruido de la ciudad) te ayuda a olvidarte de los problemas y a regresar con mayor energía y vitalidad a tu trabajo o a tus actividades diarias. Además, el hecho de planificar y esperar un viaje te llena de energía.
  • Tómate un día entero de descanso de vez en cuando. Tomarte un día entero de descanso en el cual te olvides completamente de tu trabajo o de tus actividades diarias y simplemente te dediques a hacer cosas que disfrutas, podría resultarte más beneficioso que un día entero de trabajo.
  •  Tómate breves descansos cada cierto tiempo. Breves descansos como dar un corto paseo, conversar con otra persona, navegar un poco por Internet o simplemente pararte y estirarte cada cierto tiempo cuando estás trabajando o realizando tus actividades diarias, te ayuda a aliviar la tensión que genera el trabajo y a despejar tu mente.

Si al tomarte un descanso no logras despejar tu mente de preocupaciones o pensamientos negativos y relajarte, dedicarte a hacer cosas que disfrutas hacer, actividades como escuchar música, cantar, leer un buen libro, escribir o empezar un nuevo proyecto, podrían ayudarte.

Más información en: https://www.crecenegocios.com/

Segunda Parte: https://www.horizontum.com/como-combatir-el-estres-segunda-entrega/

Tercera Parte: https://www.horizontum.com/como-combatir-el-estres-tercera-entrega/

Premium WordPress Themes Download
Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes Free
Download Nulled WordPress Themes
free download udemy paid course
download xiomi firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
free download udemy course
Redacción Horizontum

Redacción Horizontum

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.