Central de Muros: el nuevo muralismo popular Central de Muros: el nuevo muralismo popular
3.5
Aunque la Central de Abastos de la Ciudad de México (CDMX) fue fundada en los años 70, forma parte de un legado mercantil con... Central de Muros: el nuevo muralismo popular

Aunque la Central de Abastos de la Ciudad de México (CDMX) fue fundada en los años 70, forma parte de un legado mercantil con 600 años de historia. Sus orígenes se remontan a la fundación del gran mercado de Tlanechicoloyan. Actualmente es una microciudad dentro de la capital: tiene 1934 bodegas y 1222 locales, divididos en ocho sectores. Allí laboran aproximadamente 100 mil personas. Y como en cada urbe, ahí también existe el delito y la violencia.

Por ello, Central de Muros, proyecto de intervención urbana gestado por la asociación civil We Do Things, pretende -a través de 32 artistas nacionales e internacionales (más los que se sumen en las posteriores etapas)- darle vida, color y recuperar tanto el muralismo mexicano como la reactivación del espacio público de esa micro urbe, para así alterar la psique de sus habitantes, propiciando una mejor convivencia social y una apropiación espacial. Itze González, la coordinadora de la iniciativa, nos platica sobre esta iniciativa.

-¿Cómo nace el proyecto?

-Nace hace poco más de un año, como una iniciativa para rescatar el espacio público y con ello hacer una restauración del tejido social. Nuestra agencia gesta y desarrolla proyectos que tienen que ver con la cultura sostenible. Es un tema de no de sólo hacer una actividad fortuita y luego irnos y ya, sino que se pretende que dicha actividad tenga que ver y se relacione con la comunidad y logre que ésta misma se integre, la vaya replicando y cuidando. Eso logra que se torne sostenible en el tiempo y pueda generar una transformación a largo plazo.

“Con Central de Muros buscamos demostrar que a través del arte y el color en el espacio público, la psique de las personas puede cambiar, lo cual a su vez puede reducir los índices de violencia, de contaminación, que se tire menos basura y que se modifiquen otras conductas sociales de convivencia”

Central de Muros: el nuevo muralismo popular

-¿Por qué eligen la Central de Abastos Popular?

-Buscábamos un espacio donde pudiéramos tener esta complicación social que tiene una ciudad, pero en chiquito. Cuando me dijeron que fuera a la central de abastos, la verdad yo no la conocía, y puse un pie aquí, supe que era el lugar, quedé asombrada de la dinámica que se vive allí dentro. Aunque para poder hacerlo, tuvimos que esperar a que se instalara la administración actual.

“La experiencia de los artistas ha sido impactante y catártica. Todos al terminar su muro, o han entrado en depresión o en euforia. Puesto a que están acostumbrados a trabajar solos, ése es un lugar donde hay tanta gente que se les acerca y con la que tienen un gran nivel de convivencia”

-¿Cómo fue la selección de los artistas?

-Elegimos a 32 para la primera fase, quienes recibieron una invitación directa. Para la segunda etapa, la cual tenemos, se abrió una convocatoria para elegir a 16. Tenían que hablar de cosas de la central o asociadas con lo que se vende en ésta. El diablero fue uno de los personajes más abordados.

Central de Muros: el nuevo muralismo popular

-¿Cómo ha sido para los artistas trabajar en ese espacio?

-La experiencia de los artistas ha sido impactante y catártica. Todos al terminar su muro, o han entrado en depresión o en euforia. Puesto a que están acostumbrados a trabajar solos, ése es un lugar donde hay tanta gente que se les acerca y con la que tienen un gran nivel de convivencia.

-Háblame de los artistas

-Kenta Torii es de Hiroshima, Japón. Agarró una figura mitológica mexicana, que es el jaguar, y lo plasmó en una interpretación según su cultura. Los japoneses tienden a poner imágenes que son protectores de espacios, las colocan en las entradas como protección y lo que él hizo fue mezclar el tipo de arte japonés con el jaguar y hacer, a partir de él, el árbol de la abundancia, el cual es la central para Kenta .

“Diana Bama es una valenciana que habla del feminismo de forma diferente. Está muy clavada en el tema de la protección animal. Mezcló a un conejo, criatura que a la gente le causa mucha ternura, con los senos y la vagina para hablar del ecofeminismo. Fue chistoso, porque la gente llegaba y nos decía que le dijéramos a ella que se los tapara, y ella les respondía: “qué, tu mamá no tiene o qué”.  Conforme fueron avanzando los días dejó de estar ese morbo y de preguntarnos el porqué se le veían los senos y la vagina a la coneja, y pasaron a por qué las zanahorias eran color radioactivo.

“Por ello, Central de Muros, proyecto de intervención urbana gestado por la asociación civil We Do Things, pretende -a través de 32 artistas nacionales e internacionales (más los que se sumen en las posteriores etapas)- darle vida, color y recuperar tanto el muralismo mexicano como la reactivación del espacio público de esa micro urbe”

Central de Muros: el nuevo muralismo popular“Los murales de Areuz tienen relación con el México prehispánico. En esta ocasión hizo a Tlalli, la diosa madre tierra, que está con la boca abierta hacia el cielo recibiendo las semillas. Lo que él quiso dejar entender en la central que antes de que las cosas lleguen nacen de la tierra y por ello hay que agradecerle.

“Daniel Gómez, mejor conocido como “El Hielos”, trabaja en la central vendiendo hielos, pero también tiene su crew de arte urbano. Él cuando vio que los demás estaban empezando a pintar, se les acercó y los visitaba, les pedía autógrafos y les enseñaba sus bocetos. En una de esas, Pogo, otro de los artistas, le dijo que nos pidiera que lo dejáramos pintar- Llegó el día que se nos acercó, nos mostró su trabajo y le dimos su muro. Junto con su equipo pintó un Tláloc con unos guerreros águila y jaguar”.

-En los muros hay un guiño a Banksy

-El de Banksy fue un muro que pintamos los de la agencia con Lance Wyman, es una invitación que que venga a pintar, porque él involucra dentro de su obra un llamado social. Es usar un ícono para que volteen a ver internacionalmente acá.

-¿De qué forma ha impacto el proyecto Central de Muros en los “habitantes” de la CEDA?

-Según el comandante de la policía de allí, en el poco tiempo que se comenzó el proyecto, se comenzó a notar que la gente está más contenta, que se peleaban menos y, en general, que empezó a haber un índice considerable en la reducción de la violencia. Ahora las únicas grescas entre las personas son sobre quién tiene el muro más bonito, y éste sentimiento de pertenencia al espacio hace que lo cuiden.

“Al hablar personalmente con los comerciantes, me dijeron que era totalmente diferente el sentir, que venían a trabajar a un lugar donde hay color y que ahora ya sienten que saben más, porque pueden opinar de arte”

“Señoras nos dijeron que ya no se sienten tan tristes de venir a trabajar porque ven más color. Romper este paradigma del “alto arte” es increíble, gracias a los murales se está borrando esa barrera de cultura, en la que se cree que el arte y la educación sólo vienen de la academia. Además, si te pones a pensar ves que ni Miguel Ángel ni Da Vinci fueron a una”.

-Noté que ya no hay tanta basura…

-Las personas dicen que les da pena tirar basura en frente de los murales y se nota. Frente a unos había tanta que no sabías en dónde estabas metiendo el pie, pero ahorita pasas y aunque todavía hay cosas tiradas, ya no son tantas. Inclusive, la gente de limpia nos ha comentado que se ha reducido la basura en un 30%.

“Cuando se habla de que hace falta mucha educación en México, se nos olvida que ésta no nace en la escuela, sino en la casa y en la calle”

Central de Muros: el nuevo muralismo popular

-¿De qué forma el arte de Central de Muros puede lograr un impacto positivo en la comunidad?

-Cuando se habla de que hace falta mucha educación en México, se nos olvida que ésta no nace en la escuela, sino en la casa y en la calle. Nosotros tenemos la creencia de que el arte y el color son un método que ayuda a generar cultura, porque transmite valores y sentimientos.

“Ni los doctorados podían hacer a alguien culto, si éste no sabía respetar ni entender que todos somos lo mismo y estar abierto al cambio”

“Un señor de los de aquí me dijo que él nunca iba a entender lo que estaban pintando, si no le ponían la explicación, pues no era culto. Le pregunté que para él, cómo era alguien culto, y me contestó que era alguien que iba a la universidad. Le respondí que ni los doctorados podían hacer a alguien culto, si éste no sabía respetar ni entender que todos somos lo mismo y estar abierto al cambio.

“Se emocionó y me dijo que iba a llevar a sus hijos para que vieran que ser culto estaba bien. El arte te lleva a eso: a entender que la cultura se expande y que puede ser comprendida por cualquiera. Entonces, si me preguntas si Central de Muros funciona, firmemente te diré que sí”.

Raúl Campos

Raúl Campos

Raúl A. Campos (Ciudad de México, 1992) es fotógrafo documental y periodista cultural especializado en Artes Visuales y Literatura; interesado en temas sociales, científico-tecnológicos, la cultura popular-kitsch nacional. Su trabajo se ha publicado en Milenio Diario, Milenio Dominical, Revista Yaconic, Horizontum y en publicaciones de Editorial Notmusa como Quo, Récord y Pásala. Pionero del "Periodismo Kitsch".