Horizontum | FINANZAS Y CULTURA
Cartas a mi amigo Antón XIV Cartas a mi amigo Antón XIV
Aún queda un partido pendiente, y el mundo del futbol parece que está por cambiar radicalmente. No sólo porque los grandes ídolos han migrado... Cartas a mi amigo Antón XIV

12 de julio

Querido Antón, la final quedó definida y pasó justamente lo que esperábamos que pasara: los equipos que dije que ganarían, perdieron. Queda confirmado que lo mío es siempre fracasar. Hazard ha dicho en una conferencia “Prefiero perder como Bélgica que ganar como Francia” y tiene toda la razón. El problema no es fracasar, sino que constantemente lo hacemos sin estilo. Por eso siempre he pensado que me vendría bien comprar un bastón. No ayudará para que me vaya mejor, pero seguramente me vería espectacular mientras arruino todas las quinielas.

Aún queda un partido pendiente, y el mundo del futbol parece que está por cambiar radicalmente. No sólo porque los grandes ídolos han migrado a otros equipos en busca de nuevos devotos. Que Buffon llegue al PSG o que Cristiano Ronaldo se haya marchado por la puerta de servicio es sólo uno de los síntomas. Parece que el futbol de la forma, de la posesión del balón, está llegando a su ocaso. Si con España campeona en el 2012 quedó instituido como canon el futbol de arte, parece que con este Mundial regresaremos a un futbol más físico en donde es más importante la resistencia y el aguante que la elegancia o que encontrar diagonales imposibles como hacen Iniesta o Xavi. El síntoma más claro de esto es que ningún equipo que le gustara tener la posesión del balón pasó de Cuartos. Todos los semifinalistas preferían ceder el balón, jugar al contragolpe o con el balón parado. Supongo que sólo equipos con un ADN bastante definido mantendrán su estilo de juego. El F.C. Barcelona, un equipo que desprecia incluso los tiros de esquina y que prefiere salir jugando desde la esquina, será uno de esos, por ejemplo.

Sé que quedé de no apoyar ningún equipo desde que salió la campaña #YaBastaJoaquín, pero insisto: ojala y pierda Francia. Sería terrible que esos jóvenes descubran el éxito a tan corta edad. Sería arrojarlos al vacío.

Es difícil emocionarse con esta final, Antón, no tengo ningún motivo para apoyar a alguna de las selecciones. Estar leyendo un libro de Emmanuel Carrère no parece ser un argumento sólido para apoyar a los franceses. No me queda sino apoyar entonces el futbol. En ese sentido, estoy con el equipo que más corazón ha mostrado. El equipo que tiene un día menos de descanso, el equipo que tiene 90 minutos extra de juego, el equipo cuyos jugadores son de más edad y por tanto tienen más lastimado el cuerpo. En fin, le voy al equipo que tiene todo en contra: voy a muerte con Croacia. Incluso pienso pasarme por la tienda de bastones esta tarde y comprar otros veintitrés. Será una derrota maravillosa, ya lo verás Antón.

Te puede Interesar:

Redacción Horizontum

Redacción Horizontum

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.