fbpx
Horizontum - Finanzas y Cultura
Se eliminan aranceles, pero persiste el impuesto al tomate mexicano Se eliminan aranceles, pero persiste el impuesto al tomate mexicano
4.5
Desde junio del 2018, Estados Unido mantenía un arancel del 10% al aluminio y 25% al acero provenientes de México y Canadá Se eliminan aranceles, pero persiste el impuesto al tomate mexicano

Desde junio del 2018, Estados Unido mantenía un arancel del 10% al aluminio y 25% al acero provenientes de México y Canadá; sin embargo el pasado viernes se llegó a un acuerdo entre las partes, y se retiraron dichas cuotas. En respuesta, el gobierno de México suprimió, a partir de ayer (20 de mayo), los aranceles impuestos al vecino país a productos agrícolas en represalia, y que representaban entre el 15 y 25%, un monto cercano a los 3,000 mdd[1] equivalente al daño sufrido por México ante la medida del gobierno estadounidense. Entre los artículos beneficiados y que quedaron libres de arancel se encuentran: manzanas, arándanos y whisky.[2] 

Desde la Secretaría de Economía se celebró la decisión, reiterando que durante las negociaciones nunca se aceptaron cuotas compensatorias como solución, “ya que hubieran causado distorsiones en el comercio, y estamos convencidos de que el libre comercio fortalece la competitividad y prosperidad de América del Norte”, compartió esta dependencia.

Sigue la guerra contra el tomate mexicano

Por su parte, el 7 de mayo entró en vigor la cuota compensatoria del 17.5% a las importaciones del tomate mexicano, pese a las negociaciones entre los productores nacionales, la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, y las autoridades estadounidenses, incluyendo al secretario de Comercio Wilbur Ross, quien refrendó su compromiso para proteger a las industrias nacionales de su país “ante prácticas comerciales injustas”.  

Y es que todo comenzó en 1996, cunado productores de Florida aseguraban que el tomate mexicano entraba al mercado estadounidense a precios muy bajos, acusando a los productores mexicanos de realizar prácticas de dumping. Pese a la presión, la administración de Bill Clinton, decidió no adoptar medidas proteccionistas, firmando un Acuerdo de Suspensión del Tomate (revisable cada 5 años), por el que los exportadores de jitomate mexicanos quedaban exentos del pago de aranceles para introducir su producto a aquel país.

Sin embargo, el gobierno de Trump, una vez más los productores estadounidenses y senadores republicanos por Florida como Marco Rubio y Ted Yoho, presionaron para suspender dicho acuerdo. Por ello, a principios de este año, en febrero, el Departamento de Comercio de EE.UU. anunció que reactivaría la investigación antidumping sobre las exportaciones de tomate mexicano, para emitir una decisión final el próximo 19 de septiembre. Y será hasta el 1° de noviembre cuando la Comisión Internacional de ese país determine si el producto de México realmente infringió un daño a la industria, y si se aplicará de forma definitiva el impuesto o se volverá al libre comercio.

Y es que el Acuerdo de Suspensión había regulado durante 23 años de forma exitosa a las exportaciones mexicanas de cuatro tipos de tomate: en rama, maduro, Roma y de campo (corazón de buey). Durante este tiempo, el tomate se ha convertido en un alimento muy popular en ese país, de hecho uno de cada 2 tomates que se consumen en Estados Unidos es de origen mexicano. Así, el tomate es el tercer producto agrícola de exportación más exitoso, después de la cerveza y el aguacate. En el 2018 las exportaciones representaron 2,000 mdd, 95% de ellas dirigidas al mercado del vecino del Norte.

La terminación del Acuerdo y la aplicación de derechos compensatorios provisionales, “implicará un costo anual de 350 mdd para los exportadores mexicanos”, informó la secretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Luz María de la Mora. Asimismo el sector en México pronostica una pérdida de 400 mil empleos directos, además de una carga financiera para pequeños y medianos exportadores mientras el arancel permanezca vigente. [3]

Por su parte, los consumidores estadounidenses serán los más afectados, pues podrían enfrentar un aumento de precios de hasta el 85% como resultado de la terminación del Acuerdo y de la aplicación de derechos compensatorios provisionales. Esta subida de precios representará una caída en la demanda, lo que puede afectar a la producción tomatera en EE.UU. [4]

Si bien los aranceles impuestos a México, parece una victoria para los productores de Florida, la suspensión del acuerdo no es definitiva. Además según expertos en los dos países, el problema no radica en los “supuestos” bajos precios, sino que el tomate producido en Estados Unidos no es popular entre los consumidores. Para empezar se madura artificialmente mediante cámaras de gas, a diferencia del mexicano que se madura de forma natural, lo que influye en el sabor.

Ojalá las autoridades en ese país terminen dando la razón a los productores mexicanos, y prueben que el producto mexicano no ha causado daño a los estadounidenses, al contrario ha contribuido a su alimentación.


[1] Millones de dólares.

[2] (20 de mayo del 2019). “A partir de hoy, EU elimina aranceles al acero y aluminio de México y Candá”, Milenio.

[3]  Secretaría de Economía.

[4] Con información de Reuters y Notimex.

Premium WordPress Themes Download
Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes Free
Download Premium WordPress Themes Free
online free course
download xiomi firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
download udemy paid course for free
Cynthia Alva

Cynthia Alva

Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey (Campus Ciudad de México). Posee una Maestría en Periodismo, por la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España). Durante diez años vivió entre Alemania, Suiza y España, en donde trabajó en radio y en periódicos como traductora (español-inglés-español), redactora web y reportera, cubriendo temas de Economía y Política Internacional. Ha escrito artículos para OficinistasMx,  Inmuebles24.com (Argentina),  CNNMéxico (México, DF), Expansión.com  (Madrid, España) y en el Centro de Investigación e Innovación en TICs (INFOTEC).