Vladimir Putin, el barón del crimen trasnacional en Forbes Vladimir Putin, el barón del crimen trasnacional en Forbes
El presidente ruso lo sabe, detrás de esa mirada de espía del servicio secreto, sospecha y puede que tenga la información de que un... Vladimir Putin, el barón del crimen trasnacional en Forbes

El presidente ruso lo sabe, detrás de esa mirada de espía del servicio secreto, sospecha y puede que tenga la información de que un gran atentado terrorista estaría tocando a las puertas de Moscú. Él, que todo lo controla con violencia, no  quiere  caer víctima de su mayor fortaleza: otro Estado de terror.

Pero la revista Forbes muestra que los millonarios enriquecidos por sus relaciones con mafias y pandillas, casinos y lavado de dinero, son delincuentes locales, que en el ranking mundial del poder, están siendo desplazados por el poder criminal trasnacional, que tiene a su mejor exponente en Vladimir Putin.
Él la sabe hacer en grande como su enorme país, los delitos y crímenes de bares con prostitutas, le han quedado cortos, la trata de personas y el tráfico de armas ya no le son suficientes. Su capital es la violencia, y sabe que se debe crear una enorme estructura desestabilizadora, un orden para detonar el caos productivo del consumo de la muerte, armas para todas las necesidades, usos y precios. La violencia es democracia y Putin es un demócrata criminal. Si ya no hay nada que destruir, busca nuevos horizontes, se acabó Chechenia, ahora destruye Siria, con aliados o sin ellos.

Vladimir Putin, el barón del crimen trasnacional en Forbes

A Vladimir Putin nadie lo alcanzó en el primer lugar de la lista Forbes, ni el recién electo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ni la canciller alemana que lidera la Unión Europea, Angela Merkel, ni el papa Francisco con sus mediaciones de paz, pudieron ganarle al silencioso e inexpresivo presidente ruso, Vladimir Putin.

Pasearse por la alfombra Forbes, más que elitismo ejemplar, resulta un medidor muy preciso de la delincuencia en los altos niveles de poder. Su ranking no debía sorprender al contar con la presencia del líder narcotraficante mexicano, El Chapo Guzmán, justo en el año 2015.

En ese mismo año que encumbró al Chapo como el hombre más rico y poderoso del mundo, se dijo que el delincuente mexicano tenía una fortuna cuatro veces mayor a la del entonces empresario norteamericano sin aspiraciones presidenciales, Donald Trump. Aparecer en Forbes resulta extremo, se avanza más al poder o se pierde todo de un año a otro; se cambia el palacio de gobierno, las grandes mansiones por la cárcel.

Repetir en Forbes es como reincidir, y en el caso de Vladimir Putin, aparece una y otra vez, ¿cuál será su destino manifiesto?

Taimado y calmo, así es el temperamento del criminal político, que heredó a las mafias rusas y  a los oligarcas del equipo de “transición”, que dilapidó el socialismo soviético.

Aviones de terror

El avión que cayó sobre el Mar Muerto en la madrugada de navidad no puede reconocerse como un posible ataque terrorista, pero por si acaso, se desalojaron tres estaciones del Metro de Moscú ante una amenaza de bomba.

En esta navidad de 2016, un avión Tu-154 se desplomó sin sobrevivientes, pero nadie se pregunta por qué estos aviones surgen a la par de los secuestros a vuelos comerciales en la década del terrorismo aéreo de los años 70. Fue a partir de 1972, que este modelo de aviones comenzó a sumar accidentes hasta llegar a la cifra reciente de 3 mil personas muertas. Toda una infraestructura aeronáutica al servicio del terror en las alturas.

Vladimir Putin, el barón del crimen trasnacional en Forbes

El miedo es amenazante en la asesina infraestructura del transporte y la movilidad, ya incluso se detectó que la aerolínea Interjet, cuenta con este modelo de avión. El terrorismo logra su cometido de ampliarse en temor a viajar. Terror no es escapar, sino caer, quedar en shock.

En Rusia, tarde o temprano todo es caída y recaída: el Mar Negro lo sabe, está de luto y es el único testigo imparcial del segundo desplome ruso en Navidad, el primero fue cuando en 1991 se decretó el fin de la Unión Soviética. Ahora, un avión recuerda la tendencia rusa a ver caer sus anhelos, llevándose vidas de por medio.

El avión Tupolev que había despegado desde Moscú en la madrugada navideña, cayó sobre el mar Negro tras hacer una escala en Sochi para cargar combustible. La aeronave era un Tu-154 con rumbo a Siria y su destino era la base aérea de Jmeimim.

Aunque era un avión militar, de los 84 pasajeros muertos, 73 eran civiles, 64 eran integrantes del Coro del Ejército Ruso, los otros 9 eran periodistas, un par de funcionarios, y la presidenta de la fundación Spravedlívaya Pomoshch (Ayuda Justa), que llevaba a Siria un cargamento de medicamentos. Pero Rusia se apresuró a juzgar a priori una falla humana, aunque paradójicamente, Putin instruyó al primer ministro, Dimitri Medvedev a abrir otras posibles líneas de investigación.

Los aviones Tu-154, son como ataúdes con alas, entre sus accidentes mortales figura aquel donde perdió la vida el mandatario polaco, Lech Kaczynski y su esposa.

El joven Putin que soñaba con ser espía y llegó a presidente

El terror absoluto de Putin requiere emprender una gran campaña mundial contra el terrorismo para ser ventajoso, pero necesita mantener el control de toda la estructura criminal que con tanto ahínco ha formado a lo largo de su carrera.

El joven Putin que soñaba con ser una versión rusa del agente 007, es un fisgón. Ahora está encumbrado porque al fin el mundo se hizo a su imagen y semejanza. Putin es el líder de esa generación de oligarcas, mediocres y advenedizos que tenían por misión desmantelar el comunismo ruso para poner fin al siglo de las ideologías y dar la bienvenida al terror.

Vladimir Putin, el barón del crimen trasnacional en Forbes

El descrédito y la crítica de la prensa sólo los hace más fuertes, más populares, más invencibles. Putin y Trump se parecen en eso, pues lejos de hacerse vulnerables se ven indestructibles, porque la ignorancia no lee el periódico, porque ellos no tienen votantes, sino fanáticos extremistas.

Es tan perjudicial cuestionar a Putin, que la reciente declaración de Mijaíl Gorbachov sobre lo mucho que fortalecen los embates periodísticos al mandatario ruso, no sabemos si es otro recurso para inflar su popularidad de súper estrella.

Vladimir Putin es la muestra de que los próximos líderes poderosos de Forbes, serán absolutistas, concentradores del terror. Ésta será la mitología de la seguridad que en pleno siglo XXI, a muchos aterrados convertirá en fieles.


Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro, es periodista especializada en criminalidad. Egresó de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UNAM, es Maestra en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, y en ambas instituciones obtuvo Mención Honorífica. Actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Penales y Política Criminal en el INACIPE.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *