Viajes en el tiempo, más cercano cada día Viajes en el tiempo, más cercano cada día
Ya la ciencia ha demostrado que los viajes en el tiempo son posibles para partículas elementales como fotones, electrones y otros hermanos... Viajes en el tiempo, más cercano cada día

Ya la ciencia ha demostrado que los viajes en el tiempo son posibles para  partículas elementales como fotones, electrones  y otros hermanos de esa misma jungla.

Una de las mayores fantasías y obsesiones del hombre, como viajar  en el tiempo, no ha dejado de ser una constante búsqueda para científicos, neurólogos, escritores  y hasta cineastas. Unos han elaborados teorías, otros imaginados máquinas del tiempo y otros han convertido en imágenes ese fabuloso viaje al pasado o el futuro, en el cual siempre querríamos enmedarlos.

Esa prodigiosa imaginación, que una vez soñó con un Capitán Nemo y su submarino o un cohete que iba a la Luna, fue la misma que hizo posible esas naves de lo profundo en el mar y los aviones y hasta estaciones satelitales en el espacio. Entonces, por qué no seguir imaginado ese viaje en el tiempo. ¿Será posible?

Aunque el tema del tiempo es tan viejo como el universo,  en los últimos cien años ha ocupado el primer lugar en las discusiones  de la Física y la Neurociencia.  Para Albert Einstein el tiempo resultó la cuarta coordenada (dimensión) de la geometría del continuo espacio-temporal donde vivimos. Integración donde la luz juega un papel fundamental.  En 1915 puso la primera piedra sobre este asunto, al enunciar su teoría general de la relatividad.  Dijo: la velocidad de la luz es invariante en todos los sistemas de referencia y que constituye el límite superior impuesto por la naturaleza a todas las velocidades. Un objeto viajando a la velocidad de la luz, no siente pasar el tiempo.

Viajes en el tiempo, más cercano cada día

Einstein encontró además que la luz está formada por cuantos que se conducen como corpúsculos: los fotones. Sorprendentemente la luz se comportaba a veces como onda y a veces como partícula. Esta dualidad, constituiría uno de los pilares fundamentales sobre los que se elaboraría la mecánica cuántica.

La luz resultó esencial en el tiempo y en cada manifestación humana. Sin ésta no habría existido la fotografía ni el cine, por ejemplo. Uno de los pioneros de las imágenes fue Louis Daguerre, quizás hizo un viaje en el tiempo sin saberlo, cuando captó sus primeros retratos. Detuvo en el tiempo, el instante de algo o de alguien.  “He agarrado la luz, he detenido su vuelo”, dijo cuando captó su primera foto. Comenzó el registro del paso del tiempo.

Pero ya la propia biología humana nos había dotado de un sentido que nos coordina y ordena la relación espacial de las partes de nuestro cuerpo y de este con nuestro entorno: la propiocepción. Nuestra percepción del paso del tiempo se debe a este sentido. El tiempo que puede medir un reloj atómico no tiene igual relevancia que nuestros ritmos circadianos y acumulación de memoria. Por eso constantemente viajamos en el tiempo mentalmente. Planeamos futuro, recordamos el pasado.  Esta capacidad es estudiada formalmente por los neurólogos australianos Suddendorf y Corbalis, quienes han abierto una puerta al entrelazamiento de la neurofisiología con la física y las matemáticas para escudriñar en los viajes en el tiempo de la mente humana.

 

Ya la ciencia ha demostrado que los viajes en el tiempo son posibles para  partículas elementales como fotones, electrones  y otros hermanos de esa misma jungla.  La teoría de la relatividad de Einstein aseguró que el tiempo pasa más lentamente para partículas que se mueven cerca de la velocidad de la luz. También está su teoría de los agujeros negros, propalada por Stephen Hawkins, desde su silla de ruedas, y estudiada por cientos de astrónomos alrededor del mundo, que nos muestra cómo ciertos agujeros negros, formando agujeros de gusano en el espacio, permitirían a la luz tomar caminos más cortos y llegar más rápido al futuro. Quizás un humano lo logre pronto o más tarde, pero por ahora sólo podemos seguir imaginando ese viaje en el tiempo, en una máquina o convertidos en partículas de luz, aunque nuestra mente cada instante nos lleva al pasado y nos configura mejores días por venir.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.