Utilidades: ¿Qué hacer y qué no hacer con ellas? Utilidades: ¿Qué hacer y qué no hacer con ellas?
Mucho hemos escuchado acerca de que éste es el mes en el que recibimos utilidades, y vamos por la vida esperando a que llegue... Utilidades: ¿Qué hacer y qué no hacer con ellas?

Mucho hemos escuchado acerca de que éste es el mes en el que recibimos utilidades, y vamos por la vida esperando a que llegue Mayo para recibirlas, he aquí el meollo del asunto: la gran mayoría de las ocasiones no sabemos cómo exigirlas como trabajadores, en tanto que el patrón, al considerarlo como un gasto, muchas veces tampoco  sabe cómo pagarlas, o si debe cubrirlas.

Aquí no se trata de estirar y aflojar a nuestra conveniencia (esto dependiendo en qué lado de la relación laboral te encuentres), se trata -más bien- de entender que tanto trabajador como patrón tienen obligaciones y derechos que no son renunciables; que ni el patrón puede pasarse por el arco del triunfo el pago de sus obligaciones (si es que la empresa ha generado utilidades por más de 300 mil pesos en el año y que se contemplan en el Artículo 123 Constitucional), y que ni el trabajador puede dejar de recibirlos, ya que es gracias a ese talento creativo que la empresa obtiene sus ingresos y ganancias año con año. Con esto no intento entrar en polémica ya que, quien lea esta columna, seguramente expondrá sus puntos de vista.

Si eres trabajador, podrías tener el siguiente argumento: “y para qué. Con lo que gano, las utilidades que voy a recibir no me van a servir para nada, y eso si me las pagan”. Recuerda que en muchas ocasiones las utilidades cubren desde un mes de sueldo, incluso más, esto dependiendo de las utilidades de la empresa, (no lo eches en saco roto, ya que representa una buena lana para ti) y si eres de los que dice: “nunca me han pagado utilidades”, recuerda que es un derecho amparado también por la Ley Federal del Trabajo en su Capítulo VIII.

Ahora bien, si eres el patrón, podrías pensar: “para lo que gano, no debería pagar utilidades”; o incluso podrías llegar a pensar (por desconocimiento de la Ley) que son discrecionales y que por eso no existe obligación de cubrirlas, ¡cuando es todo lo contrario!, es una obligación, no sólo patronal, sino también moral.

Así que no importa en qué extremo de una relación laboral te encuentres, recuerda que como patrón y como trabajador tienes derechos y obligaciones.  Como trabajador puedes acudir a la Secretaría del Trabajo y hacer valer tus derechos y tener presente que debes entregar lo mejor de tu persona para que el lugar en el que te desenvuelves sea lo más eficientemente posible, ya que es ahí donde transcurrirá la mayor parte de tu vida y, siendo lo suficientemente productiva, descubrirás que tu remuneración económica será cada vez mejor.

Si eres patrón debes tomar en cuenta que existe la posibilidad de que, como patrón, puedas sacar lo mejor de tus colaboradores.  Una empresa feliz, con un ambiente armónico, es más productiva que una llena de quejas y frustraciones.

Ahora bien, si estás en el escenario en el que ya cobraste tus utilidades, por favor, recuerda que no son para irte de vacaciones, cambiar el auto o tronártelo en cosas sin ningún tipo de utilidad. Las utilidades son un reconocimiento al esfuerzo y creatividad en tu trabajo que desempeñaste durante 365 días por lo que, lo mejor que te puede suceder, es apreciarlo, valorarlo y retenerlo para hacer algo increíblemente útil con él y no desperdiciarlo en cosas costosas que te distraen de construir un presente y futuro financiero sólidos.

Tu etapa productiva es uno de los recursos más importantes que tienes. Si tus utilidades tardaron en llegar un año, por favor, retenlas más que eso, y si no las recibiste ¡exígelas!, es tu derecho por la labor que realizas.

Nos leemos la próxima semana.

FB: Javier Villalobos Personaje Público

www.educacionenfinanzas.com


Javier Villalobos

Javier Villalobos

JAVIER VILLALOBOS es Licenciado en Derecho y especializado en materia financiera, es graduado del Life Underwriter Training Council (LUTCF) postgrado en materia de seguros, postgrado en seguros acreditado por The American College of Bryn Mawr, Pennsylvania y el Instituto Mexicano Educativo de Seguros y Fianzas A.C. Ha colaborado en revistas especializadas en materia financiera como Inversionista, Dinero Inteligente, Esposa Joven y programas televisivos como Diálogos, la barra matutina de Once TV México y en el programa Tiene que ver transmitido por Cadena Tres. Desde el año 2007 participa en el programa de radio Panorama Informativo en la edición dominical de Grupo ACIR y es coautor del libro Finanzas para niños. Ha sido catedrático adjunto en la Universidad Salesiana en la materia de contratos mercantiles. Es responsable de la redefinición del concepto Finanzas personales y de modernizar antiguas creencias financieras para lograr un cambio positivo en la forma como las personas se relacionan con el dinero.