Una obra para titanes Una obra para titanes
Sobre terrenos inundables y que cada año bajan cuatro centímetros, el arquitecto inglés Norman Foster y el mexicano Fernando Romero construirán el tercer puerto... Una obra para titanes

El nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, uno de los proyectos más grandes a nivel global

Dará servicio a 120 millones de pasajeros anualmente

Sobre terrenos inundables y que cada año bajan cuatro centímetros, el arquitecto inglés Norman Foster y el mexicano Fernando Romero construirán el tercer puerto aéreo más grande del mundo. En el mismísimo vaso del ex lago de Texcoco, Foster y Romero harán posible uno de los mayores proyectos de infraestructura a nivel global: el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Tal empeño sobre suelos lacustres, sólo será superado por el de Londres, capital del Reino Unido, para 172 millones de pasajeros por año, y el de Estambul, Turquía, con 150.

El NAICM, catalogado por unos como la obra más importante de México, y por otros, como el mayor absurdo de los últimos tiempos, podrá dar servicio a aproximadamente 120 millones de viajeros anuales cuando alcance su máximo desarrollo. Aunque esa fecha aún no se precisa por parte de las autoridades, medios de prensa, como El Financiero, la pronostican para el 2060.[1]

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Cierto o no, esta mega infraestructura se cocina desde hace más de 20 años. En el gobierno de Vicente Fox se hizo una primera convocatoria para una nueva terminal. Dos proyectos pugnaron: un aeródromo en Tizayuca, Hidalgo, y otro en la zona federal del ex vaso del lago de Texcoco, Estado de México.

Este último fue el escogido, pero los dueños de muchos terrenos -no todos eran propiedad federal- se opusieron ferozmente por los bajos precios a sus tierras. Al final, Fox optó por hacer la terminal 2 y remodelar la primera.

Con el tiempo y una creciente saturación del actual aeropuerto Benito Juárez, el gobierno retomó la idea de construir un nuevo puerto aéreo. Y precisamente en el mismo lugar donde Fox lo había ideado.

Para el 3 de septiembre de 2014 el presidente Enrique Peña Nieto daba a conocer la noticia y presentaba el proyecto ganador del NAICM. Las ideas de Foster y Romero comenzaron hacerse realidad desde ese momento[2].

Un año después, iniciaron las obras preliminares. La maquinaria pesada empezó a nivelar el terreno para instalar los drenajes pluviales y sanitarios. Se trazaron los sistemas eléctricos y el lugar donde acomodarán las futuras tres pistas de despegue o aterrizaje. Ya el otrora vaso del lago de Texcoco no sería más el apacible humedal del oriente metropolitano.

TRAS EL PRIMER DESPEGUE

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

El NAICM se erige en terrenos federales, ubicados en los municipios de Atenco, Ecatepec y Texcoco, en el Estado de México. A 14 kilómetros del centro de la Ciudad de México y a diez kilómetros del actual aeropuerto. Ocupará unas 4 mil 430 hectáreas. Para el 2020 se planea el primer despegue, según la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT)[3].

En una primera fase, el NAICM contará con un edificio terminal de 550 mil metros cuadrados y 94 puertas de contacto. También tendrá 42 posiciones remotas y tres pistas paralelas para operar simultáneamente. El costo total se estima en 169 mil millones de pesos.

Con esta infraestructura se podrá atender más de medio millón de vuelos por año, y servir a unos 50 millones de pasajeros anuales, unos 26 millones más de los que hoy usan el Benito Juárez.

Para su fase de máximo desarrollo contará con otro edificio terminal, así como con seis pistas de operación triple simultánea para atender hasta 120 millones de pasajeros cada año. Tal proyección significa 3.5 veces más de lo que se hace en el actual aeropuerto durante 12 meses.

El NAICM resultará el primero fuera de Europa con una huella ambiental neutra, asimismo, toda el agua que allí se utilice será tratada para no afectar el abasto en las zonas aledañas, refiere la página oficial del proyecto http://www.aeropuerto.gob.mx/index.php.

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Sólo en su etapa constructiva generará 160 mil puestos de trabajo. Ya en desarrollo, podría emplear a unas 600 mil personas, según el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila. También el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, cree que, por cada millón de pasajeros, puedan generarse mil empleos directos y cinco mil indirectos.

El NAICM también facilitará la integración de los diferentes mercados regionales e impulsará al turismo y su derrama económica. Igual será un nuevo pulmón para el Valle de México, además de mitigar inundaciones y riesgos sanitarios, entre otros beneficios.

Según Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT, el espacio que alberga a la actual terminal será recuperado para escuelas, hospitales, plazas públicas, áreas verdes y negocios.

EL RETORNO DEL MONUMENTALISMO

El nuevo aeropuerto “es un homenaje al monumentalismo mexicano”, asegura el arquitecto Fernando Romero, quien recurrió a la simbología nacional para darle forma al proyecto.

La X se utilizó para extender el número de puertas de embarque, y figurar a la palabra México. El techo de la entrada evoca al águila en vuelo sobre un jardín de cactáceas, que estará rodeado por una vía con forma de serpiente, explica.

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

“Es una escultura que se extiende”, ha dicho el británico Norman Foster, quien sabe bien a qué tipo de edificación se enfrenta. “Las condiciones del suelo son muy especiales”, reconoce. “Se utilizarán materiales ligeros y con poco impacto al medio ambiente”, especifica.

Foster, de 79 años de edad, posee el Premio Pritzker y el Príncipe de Asturias de las Artes. Fue quien diseñó los aeropuertos de Beijing, Kuwait, Panamá y Hong Kong.

Romero, de 41 años, es el creador de proyectos emblemáticos del Distrito Federal como la Plaza Carso y el Museo Soumaya, así como el Centro de Convenciones de Los Cabos, en Baja California.

Su idea se realizará en tres etapas, con la licitación de 21 paquetes de obras, ordenados según su secuencia constructiva. Igual contarán con varios contratistas.

LAS SOMBRAS DEL NAICM

Según la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, todavía no hay una evaluación correcta del posible impacto ambiental de esta obra[4].

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Ángel Merlo y Rodrigo Pacheco, profesores de Ecología Urbana del Instituto de Biología de la UNAM, en diálogo con Horizontum, consideran que la siembra de especies exóticas impactará gravemente en los ecosistemas del Valle de México.

Los árboles, de los géneros Tamarix y Casuarina, incentivan la salinización de los suelos y los riesgos de incendios forestales, abundan.

Tampoco creen que sean suficientes las obras hidráulicas para desviar los escurrimientos, ni las evaluaciones sobre el impacto que sufrirán las aves ante el ruido y las posibles colisiones con los aviones. En el sitio se estiman unas 20 mil aves playeras, tanto residentes como migratorias.

“Es una zona importante para la recarga de los mantos acuíferos de la Ciudad de México. También es un vaso regulador natural en caso de inundaciones. Con el aeropuerto estos eventos podrían ser mayores”, explican.

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

Imágenes por: www.aeropuerto.gob.mx

“Estudios del Colegio de Ingenieros reportan que es una de las zonas que más se hunde en la región metropolitana. Igual nosotros estimamos unos cuatro centímetros menos por año. Y eso pasa por la naturaleza del suelo. Es como una esponja”, concluyen.

Para el político Gerardo Fernández Noroña la nueva terminal es un absurdo técnico, al construirse sobre terrenos ondulados y en permanente riesgo de inundaciones. “Esto lo hará bárbaramente costosa”, apunta en diálogo con la revista.

“El aeropuerto se piensa hacer en cinco etapas, durante 55 años!!!. Ni siquiera es un negocio transexenal”, precisa.

Igualmente implica “tirar a la basura a la terminal 1 y 2. Una instalación que lleva funcionando hace 70 años. Sólo en la terminal dos se gastaron más de 8 mil 500 millones de pesos”, aclara.

Para el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, de la comunidad de San Salvador Atenco, el NAICM vuelve amenazar a sus tierras colindantes. Y allí continúan con su resistencia al proyecto que intenta abrir una de las más grandes puerta a los cielos del mundo.

[1] http://www.elfinanciero.com.mx/pages/el-nuevo-aeropuerto-a-detalle.html

[2] http://www.aeropuerto.gob.mx/conoce-el-proyecto-del-nuevo-aeropuerto-en-numeros.php

[3] http://www.aeropuerto.gob.mx/fases-del-proyecto-del-nuevo-aeropuerto-de-mexico.php

[4] http://www.uccs.mx/images/library/Analisis_Resolutivo_Aeropuerto_UCCS_2015.pdf)

 

Katia Monteagudo

Katia Monteagudo

Licenciada en Periodismo, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Especializada en temas políticos, globales, económicos y sociales, y en el uso de técnicas narrativas, investigativas, manejo de las nuevas herramientas digitales para la búsqueda, procesamiento, publicación y distribución online de información, junto a la capacidad de articular comunidades a partir de estrategias comunicativas 2.0. Dominio de procesos de edición de medios impresos, digitales y en el fotoperiodismo.