Un restaurante testigo del fin de una crisis nuclear entre EE UU y la  antigua URSS Un restaurante testigo del fin de una crisis nuclear entre EE UU y la  antigua URSS
Un restaurante próximo a La Casa Blanca, en Washington, ha sido escenario de memorables momentos para la historia de ese país Un restaurante testigo del fin de una crisis nuclear entre EE UU y la  antigua URSS

Un restaurante próximo a La Casa Blanca, en Washington, ha sido escenario de memorables momentos para la historia de ese país, como la cita entre un coronel del KGB y un periodista estadounidense, que contribuyó a detener la Crisis de los Misiles de Cuba en 1962.

Allí, en Occidental, tuvo lugar un almuerzo de emergencia entre el entonces consejero de inteligencia de la Embajada soviética en EE.UU., Alexander Fomin, y el corresponsal televisivo de la ABC en el Departamento de Estado, John Scali.

Por esa fecha, Estados Unidos y la Unión Soviética se encontraban al borde de una guerra nuclear luego de que Washington descubriera que Moscú estaba instalando misiles en Cuba.

Una placa dorada en el sitio de aquel encuentro recuerda: “En esta mesa, durante los momentos de tensión de la crisis cubana de los misiles, el misterioso ruso Señor X trasladó al corresponsal televisivo de ABC John Scali una oferta rusa de retirada de los misiles de Cuba. Sobre la base de esa cita, se evitó la amenaza de una posible guerra nuclear”.

Cuenta Scali que en el almuerzo, el coronel del KGB dijo: “La guerra parece estar a punto de estallar, debe hacerse algo para salvar la situación”.

El periodista le contestó: “Deberíais haber pensado en eso antes de meter los misiles”, pero el ansioso diplomático ruso le preguntó entonces si Kennedy aceptaría retirada de los cohetes de Cuba y el compromiso de no volver a instalarlos.

Por su parte, Washington debería comprometerse a no volver a intentar una invasión contra Cuba tras el fracaso, un año antes, del desembarco en la Bahía de Cochinos, una invasión de apenas tres días considerada la primera derrota de Estados Unidos en América Latina.

“Le dije que no sabía, pero que estaba dispuesto a intentarlo y descubrirlo”, contó Scali, quien de inmediato envió un memorando a un alto cargo del servicio de inteligencia estadounidense.

Dos días después, la crisis de los misiles quedaba resuelta bajo los términos planteados en aquel almuerzo en el restaurante Occidental.

Cuenta Travis Gray, el gerente del Occidental, que es frecuente que algún comensal pregunté por la mesa en la que almorzaron el diplomático y el periodista, y un tour turístico de Washington hace parada allí. “Es un orgullo estar en un lugar en el que se puede contemplar la historia de la nación”, señala.

El restaurante ha sido testigo de otros momentos, como aquel en que John F. Kennedy cruza su mirada con la de Martin Luther King, y cuya foto se encuentra entre las casi mil 200 que abarrotan las paredes del lugar, inaugurado en 1906.

Entre ellas hay otra imagen de Scali, con una breve pero resuelta dedicatoria a la historia del lugar, donde hoy un plato puede llegar a costar 49 dólares. Sobre el Occidental escribió: “Sirve intriga extranjera así como comida superior. Buena suerte”.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.