Un protagonista más al culebrón ruso de Trump: Robert Mueller Un protagonista más al culebrón ruso de Trump: Robert Mueller
La trama rusa sigue dando de qué hablar. En esta ocasión, el nuevo paso del Departamento de Justicia inaugura un nuevo capítulo en la... Un protagonista más al culebrón ruso de Trump: Robert Mueller

La trama rusa sigue dando de qué hablar. En esta ocasión, el nuevo paso del Departamento de Justicia inaugura un nuevo capítulo en la historia; un culebrón que, según se ve, aún no ha dado sus mejores episodios. La reciente designación del veterano de los servicios de inteligencia estadounidenses, Robert Mueller, como investigador especial de la intervención de Rusia en las presidenciales de Estados Unidos, le imprime un nuevo cariz a la estrategia de contención, hasta ahora fallida, desplegada por la Casa Blanca.

Mueller es un reputado miembro de los servicios de seguridad gubernamental. Su largo paso como director del FBI, del 2001 al 2013, dan cuenta de su amplia experiencia. Con 72 años a cuestas, Mueller es reconocido dentro del FBI por haber acompañado a dos presidentes de sino ideológico distinto desde la vital oficina de seguridad:  el republicano George W. Bush y el demócrata Barack Obama, que lo sostuvo dos años más.

Sin duda, la asediada administración de Trump pretende, con la reciente medida, dotar de alguna credibilidad su maltrecha imagen de cara al público estadounidense, pendiente, desde hace semanas, de las revelaciones que día tras día implican al equipo cercano al magnate con el Kremlin.

Horizontum. Un protagonista más al culebrón ruso de Trump: Robert Mueller

“Mi decisión no supone reconocer ningún delito ni que se vaya a perseguir a nadie. Lo que he determinado es que dadas las circunstancias excepcionales, el interés público requiere que ponga las investigaciones bajo la autoridad de alguien que tenga cierto grado de independencia de la cadena de mando normal. Un investigador especial es necesario para que el pueblo americano tenga total confianza en los resultados”, afirmó Rob Rosenstein, segundo de a bordo en el Departamento de Seguridad.

El hecho de que la declaración, arriba citada, fuera dicha por el fiscal general adjunto,  y no por el titular de la dependencia, Jeff  Sessions, es una muestra más del apretado cerco que sobre la administración de Trump se ha estrechando. Sessions, hombre de todas las confianzas del presidente –fue de los primeros políticos que lo acompañaron en su aventura por alcanzar la Casa Blanca- está incapacitado para conocer del culebrón ruso.

Según reportan medios internacionales, la medida adoptada por el Departamento de Justicia no es común, lo que reafirma la urgente necesidad de la Casa Blanca por dar carpetazo a este desgastante episodio. Trump, con su hosco estilo, así lo manifestó: “Como he afirmado otras veces, una investigación completa confirmará lo que ya sabemos, que no hay colusión entre mi campaña ni entidad extranjera alguna. Espero que esto concluya rápidamente”.

Horizontum. Un protagonista más al culebrón ruso de Trump: Robert Mueller

La llegada de Mueller se da en un momento político y mediático particularmente sensible. El New York Times reveló recientemente que, de acuerdo con un documento interno del FBI, Trump había pedido a James Comey, exdirector del Buró, cesara sus pesquisas en torno a Michael Flynn –ex consejero de Seguridad Nacional-  por sus muy cercanas relaciones con el gobierno ruso.

De acuerdo con el memorándum, Trump habría dicho a Comey: “espero que puedas ver la forma de dejar esto pasar, de dejar pasar lo de Flynn. Es buen tipo. Espero que le puedas dejar ir”, a lo que Comey respondió, “estoy de acuerdo en que es un buen tipo”.

Si se demuestra que Trump, en efecto, pidió que las investigaciones sobre Flynn llegaran a su fin, se acreditaría el temido delito de obstrucción: la puerta para hacer realidad, en el futuro, un proceso de impeachment sobre Trump.

Así, pues, como colofón de la crisis que, al parecer, se avecina sobre Washington, el curtido senador republicano, John McCain, ha dicho: “Este escándalo está alcanzando el tamaño y la escala del Watergate”. No se equivoca.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.