Trump sube la apuesta; crece la tensión entre EE UU y Norcorea Trump sube la apuesta; crece la tensión entre EE UU y Norcorea
Por si quedara alguna duda, Donald Trump dobla la apuesta. Por segunda ocasión en la semana, el mandatario estadounidense insistió en su campaña Trump sube la apuesta; crece la tensión entre EE UU y Norcorea

Por si quedara alguna duda, Donald Trump dobla la apuesta. Por segunda ocasión en la semana, el mandatario estadounidense insistió en su campaña declarativa contra Corea del Norte. Apenas el martes pasado, el magnate había asestado al concierto internacional una destemplada declaración.

“Es mejor que Corea del Norte no vuelva a amenazar a Estados Unidos, si lo hace, se encontrará con un fuego y una furia que el mundo jamás ha visto”, dijo Trump, escoltado por su esposa Melania, en el Trump National Golf  Club, en Nueva Jersey.

Apenas digería el mundo los alcances de tal declaración, cuando Trump, fiel a su estilo de ir un paso –o dos- más allá de lo recomendable, dijo: “Hay gente que dice que fue demasiado duro, quizá no fue lo bastante duro”; luego se encerró, tras los muros de su mansión en Bedminster, con Mike Pence, su vicepresidente, y John Kelly, jefe de gabinete.

Tampoco tuvo empacho –nunca lo tiene- en reafirmar, por si alguien lo dudaba, su característica vital: hablar. Así lo explicó: “Han negociado durante 25 años –con Corea del Norte-. Miren Clinton. Miren lo que pasó con Bush o con Obama. Obama ni siquiera quería hablar de ello. Pero alguien tiene que hablar, yo hablo“.

Trump sube la apuesta; crece la tensión entre EE UU y Norcorea

En la víspera de la declaración de Trump, el régimen de Kim Jung-un dio por sentado un inminente ataque a las islas Guam, donde Estados Unidos mantiene una importante base militar, cuya ubicación estratégica le permite el control sobre una esencial región en el Pacífico,  entre Japón y Filipinas.

La máquina propagandista de Pyongyang se esforzó en presentar el lanzamiento de cuatro misiles balísticos como un hecho próximo a consumarse. Para mayores señas, a mediados de agosto.

De acuerdo con la agencia de noticias KCNA, la artillería norcoreana enviaría cuatro misiles Hwasong-12, que atravesarían más de 3 mil kilómetros, para luego impactarse cerca de las costas de Guam. Se trataría, en realidad, de sólo una advertencia.

El supuesto lanzamiento de los misiles –mediados de agosto- se acercaría, peligrosamente, a la fecha en que el ejército estadounidense y el de Corea del Sur, su aliado en la zona, celebran un itinerario conjunto de ejercicios militares.

Dicha circunstancia aumenta, dramáticamente, la tensión en el área. A la ya de por sí compleja ecuación en la correlación de fuerzas, Japón, el otro aliado estadounidense en la zona, ha mostrado con claridad sus cartas.

“Es muy importante mantener el poder de disuasión norteamericano, dada la gravedad de la situación de seguridad en la región (…) El presidente Trump dijo que todas las opciones están sobre la mesa y el gobierno (japonés) saluda esa política”, dijo Yoshihide Suga, vocero del gobierno nipón.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.