Trump en la mira del fiscal especial por posible obstrucción a la justicia Trump en la mira del fiscal especial por posible obstrucción a la justicia
El presidente Donald Trump ya está bajo la mira del implacable fiscal especial Robert Mueller Trump en la mira del fiscal especial por posible obstrucción a la justicia

El presidente Donald Trump ya está bajo la mira del implacable fiscal especial Robert Mueller, quien comenzó la investigación por el el posible delito de obstrucción a la justicia, luego de llamar a altos funcionarios de inteligencia a testificar para comprobar si trató de minar las pesquisas de la trama rusa, según reporte del diario The Washington Post.

El fiscal especial  ha citado al director de Inteligencia Nacional, Daniel Coats, y al responsable de la Agencia Nacional de Seguridad, el almirante Mike Rogers.  Estos  altos directivos supuestamente recibieron llamadas de Trump para presionar al ex del FBI James Comey, aunque ninguno lo ha reconocido públicamente, sí se han mostrado dispuestos a declarar para las indagaciones de Mueller.

Este gran avance en la búsqueda de las verdaderas  implicaciones del mandatario de los EE UU en todo este gran escándalo, si deriva en una acusación, puede allanar el camino del impeachment  y lo que sigue para el ocupante de la Oficina Oval de la Casa Blanca.

No obstante,  Trump no se ha quedado callado.  En su cuenta personal de Twitter escribió: “Están presenciando la mayor caza de brujas en la historia política de América, dirigida por gente muy mala y conflictiva. Construyeron una falsa colusión con la historia rusa, no hallaron pruebas, y ahora buscan la obstrucción a la justicia con la historia falsa”, remarcó.

Robert Mueller

Robert Mueller

 

Antes de la destitución del director del FBI, James Comey, la investigación de la trama rusa se había limitado a determinar si el equipo electoral de Trump se coordinó con el Kremlin en la campaña de desprestigio lanzada contra la candidata demócrata Hillary Clinton y  el presidente no figuraba en las indagaciones,  como reconoció Comey en su audiencia pública ante el Comité de Inteligencia del Senado.

Pero la trama rusa dio un giro de 180 grados cuando el propio Trump decidió despedir a su director del FBI, James Comey el pasado 9 de mayo.  Aunque sus voceros oficiales en principio alegaron que el despido fue por la errática conducta de Comey en el tema de los correos hackeados  a la candidata demócrata,  Trump se encargó personalmente de exponer los verdaderos motivos al reconocer en una entrevista que se debió  “a esa cosa rusa”. También admitió en un encuentro en la Casa Blanca con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia  que la salida del ex del FBI le “había quitado mucho peso de encima”.

Ahora todos esos elementos forman parte de la investigación que lleva el fiscal especial Mueller, un hombre reconocido por su probada integridad y que dirigió el FBO entre el 2001 y el 2013, quien ya tiene su atención sobre el presidente Trump, luego del intempestivo despido de Comey.

James Comey en sus declaraciones el pasado jueves ante el Comité de Inteligencia del Senado acusó al presidente de “mentir y difamar”, de intentar “darle directrices” para desviar la investigación sobre el teniente general Michael Flynn e incluso de pedirle favores a cambio de mantenerlo en el puesto.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.