Trump cobra su primera víctima: sale Videgaray de la carrera presidencial Trump cobra su primera víctima: sale Videgaray de la carrera presidencial
Luis Videgaray fue, sin duda, el arquitecto de su propio destino. La visita de Donald Trump a México, en la que fungió como entusiasta... Trump cobra su primera víctima: sale Videgaray de la carrera presidencial

Luis Videgaray fue, sin duda, el arquitecto de su propio destino. La visita de Donald Trump a México, en la que fungió como entusiasta impulsor, fue de tal modo un desastre que ha descartado de la carrera por la Presidencia de la República, a uno de los consejeros y confidentes, se sabe, más cercanos al presidente Enrique Peña Nieto.

Si bien es cierto que Videgaray se había enemistado con importantes grupos económicos, quienes acusaban su falta de apertura y disposición al diálogo -derivada de cierta inclinación por la soberbia-, nada fue tan trágicamente importante como el delirante traspié internacional al que llevó a su jefe. Tan claro es el origen de su desgracia, que el propio Donald Trump, durante una entrevista en la cadena NBC, se adjudicó como logro personal la salida del gabinete del ex secretario de Hacienda; cuestionado el magnate, por el presentador Matt Lauer, sobre su idoneidad para hacerse cargo de las relaciones internacionales de Estados Unidos, Trump presumió las consecuencias inmediatas de su visita: “Si uno ve lo que ocurrió, si uno ve el desenlace hoy, donde las personas que arreglaron el viaje en México fueron obligadas a salir del gobierno, ¡así de bien nos fue!”

Tan nocivo fue el encuentro gestionado por Videgaray, que la dinámica política nacional se trastornó de tal forma que terminó por influir en, quizá, la decisión más importante que  el presidente Peña Nieto habrá de tomar en lo que resta de su sexenio: designar al candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Era un hecho conocido, Videgaray se perfilaba como el favorito; la inercia histórica de los últimos 4 sexenios que precedieron al de Vicente Fox así lo marcaba, el candidato priista saldría del grupo económico en el poder. Por ahora las cosas pueden ser distintas.

Trump cobra su primera víctima: sale Videgaray de la carrera presidencial

Las combinaciones en el gabinete, tras la salida de Videgaray, señalan el apuntalamiento del círculo más cercano al presidente, el mismo que le acompaña desde sus años como gobernador del Estado de México. Luis Enrique Miranda Nava, amigo cercano al presidente y quien fuera su secretario de Gobierno durante la administración estatal, es ahora secretario de Desarrollo Social, en sustitución de José Antonio Meade Kuribreña, quien ocupa ya la vacante dejada en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por Videgaray.

Entre los grandes beneficiados por la salida de Videgaray se cuenta, sin duda, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, quien hasta el momento es el miembro del gabinete mejor posicionado de cara a los comicios presidenciales del 2018. De acuerdo a la encuesta publicada por el diario El Financiero, del 4 de septiembre pasado, Osorio Chong se ubica en el tercer lugar de las preferencias electorales con el 22% de la intención de voto, detrás de Andrés Manuel López Obrador, que ostenta el primer lugar con el 24%, y de Margarita Zavala, ubicada en el segundo con el 23%. La renuncia del exsecretario, libra a Osorio Chong del previsible desgaste que traería consigo la lucha intestina por hacerse de la candidatura presidencial priista. Sin embargo, no todo está dicho.

La intempestiva caída del “estratega” del presidente, ha puesto los reflectores sobre el nuevo secretario de Hacienda, José Antonio Meade. Desde tiempo atrás, luego de los continuos visos de desgaste que daba la administración de Peña Nieto, Meade Kuribreña comenzaba a ser visto como una alternativa viable para ser seleccionado como candidato priista a la Presidencia.  No obstante, a su posible designación se le oponían sus antecedentes políticos bajo las administraciones panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón.  Como sea, Meade es ahora el responsable de la política económica del país en los dos largos años que restan a este gobierno

Las últimas impresiones que deja la administración del presidente, dejan en claro la ausencia absoluta de estrategia o rumbo definido. Este gobierno sólo reacciona, no se anticipa, tampoco logra consolidar una agenda definida, con el soporte y la envergadura política necesaria para remontar el claro descrédito y desgaste que ha ido acumulando en 4 años de ejercicio en el gobierno. La narrativa misma de la administración federal –“Mover a México”- parece desdibujarse en el laberinto de sus errores y desaciertos.

Hasta ahora, no hay claridad o plan conocido para transitar los dos últimos años de la administración del presidente. Es como un gobierno a la deriva, sin brújula, víctima de las circunstancias y las sorpresas.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.