Trump, cien días de fracasos Trump, cien días de fracasos
El presidente Donald Trump cumple este sábado sus primeros cien días en la Casa Blanca, los cuales ya calificó de difíciles, en entrevista con... Trump, cien días de fracasos

El presidente Donald Trump cumple este sábado sus primeros cien días en la Casa Blanca, los cuales ya calificó de difíciles, en entrevista con la agencia de noticias Reuters. “Ahora tengo más trabajo que en mi vida anterior. Pensé que iba a ser más fácil”, argumentó.

Su llegada a la presidencia fue precedida por disímiles promesas para cambiar la forma de hacer política y volver a hacer a su país “grande otra vez”. Pero, ¿qué ha conseguido en los cien días de su presidencia, sobrados en escándalos, noticias falsas, tuits, el complot ruso, amenazas de guerra y metidas de pata?

Según la encuestadora Gallup, Trump sólo tiene hoy un 42% de aprobación y mantiene el récord de ser el porcentaje más bajo de toda la historia. Mucho menos que sus antecesores Barack Obama, George W Bush y Bill Clinton.

Horizontum. Trump, cien días de fracasos

En relación con México, su mayor descalabro está en el prometido muro sobre la frontera con Estados Unidos. Hasta la fecha, no dispone ni de medio kilo dólar para su construcción. Su famosa pared divisoria se le vino abajo, mucho antes de que pusiera el primer ladrillo. El Senado no le aprobó el presupuesto de 20 mil millones de dólares para los tres mil kilómetros de frontera entre los dos países. Su tema preferido en los días de campaña electoral, se perdió en los laberintos de los costos, inversiones… Se le extravió en las movedizas arenas legislativas la idea de que México le reembolsaría el costo total de dicha construcción.

Tampoco Trump ha iniciado formalmente el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), como prometió en sus inicios como mandatario, cuando expresó: “Anunciaré mi intención de renegociar el TLCAN o retirarnos bajo el Artículo 2205”. Sobre este tema recién ha dicho que se retirará del acuerdo, si no logra mayores beneficios para su país. Incluso, hasta llegó circular un rumor sobre la posibilidad de una Orden Ejecutiva para salirse unilateralmente, como lo hizo con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. Pero de inmediato rectificó y prometió a sus homólogos de México y Canadá una pronta renegociación. ¿Cuándo? Saber… Mientras, el TLCAN sigue aún en pie, como se acordó 25 años atrás.

Trump, hasta la fecha, ha sido sólo para México una anunciada tormenta, que aún no llega. Ronda y ronda sin que concrete sus amenazas de campaña. Pero su lista de fiascos podría ser mucho más larga al interior de su gestión en el país: Reforma del Obamacare. Órdenes ejecutivas para la prohibición de migrantes y refugiados de siete países en su mayoría islámicos. Propuesta de enmienda constitucional para imponer límites de mandato a todos los miembros del Congreso. Intento de etiquetar a China como un manipulador de divisas.  Cancelar el apoyo monetario a los  programas de cambio climático de la ONU. Quitar el financiamiento federal a las ciudades santuarios.

Horizontum. Trump, cien días de fracasos

También Trump prometió presentar nuevas leyes, las cuales aún brillan por su ausencia en el Congreso y el Senado, como la Ley de Alivio y Simplificación Impositiva para la Clase Media. Un plan económico diseñado para hacer crecer la economía un 4% al año y crear al menos 25 millones de nuevos puestos de trabajo. Dijo además que le iba a poner fin a la Ley Sobre Establecimiento de Empresas en el Extranjero, al establecer tarifas para desalentar a las empresas de despedir a sus trabajadores para trasladarse a otros países y enviar sus productos a Estados Unidos libres de impuestos. No ha hecho aún la Ley de Energía e Infraestructura para sacarle rédito a las alianzas público-privadas y a las inversiones privadas mediante incentivos fiscales, con el fin de estimular una inversión en infraestructura de mil millones de dólares durante 10 años.

Tampoco tiene la Ley de Opción Escolar y Oportunidad Educativa, con la cual se podría redireccionar el dinero educativo para darles a los padres el derecho de enviar a su hijo al colegio público o privado de su elección. Menos, la Ley de Cuidado Asequible a Niños y Ancianos, que permitiría a los estadounidenses deducir de sus impuestos los servicios de cuidado de niños y ancianos, incentivar a los empleadores a proveer servicios de cuidado infantil in situ y crear cuentas de ahorro libres de impuestos para dependientes jóvenes y ancianos, con contribuciones igualadas para familias de bajos ingresos.

Otro gran fracaso ha resultado su cruzada contra los migrantes. No presenta aún su famosa Ley de Inmigración Ilegal, con la cual podría financiar plenamente la construcción de un muro en la frontera sur, con el pleno entendimiento de que México reembolsaría a Estados Unidos el costo total de dicha construcción. Con esta legislación igual quería establecer una pena de prisión federal mínima obligatoria de dos años por reingresar ilegalmente a EE UU,  luego de una deportación anterior,  y una pena de prisión federal mínima obligatoria de cinco años, por reingresar ilegalmente a aquellos con condenas por delitos graves, por delitos menores o dos o más deportaciones. También su incumplida propuesta pretende reformar las normas de visado para aumentar las penas por prolongación de estadía y asegurar que las plazas de trabajo abiertas se ofrezcan primero a los trabajadores estadounidenses.  

Horizontum. Trump, cien días de fracasos

Estas proposiciones en la actualidad no pasan de ser sólo ideas fijas en su cabeza. Legalmente no existen. Tampoco logró establecer la Ley de Seguridad Comunitaria para reducir el agravamiento de la delincuencia, el narcotráfico y la violencia, al crear un grupo de trabajo sobre delincuencia violenta y aumentando la financiación de programas de capacitación y asistencia a la policía local.  Menos, aumentar los recursos para que las agencias federales de aplicación de la ley y los fiscales federales desmantelen las bandas criminales y pongan a los infractores violentos tras las rejas.

Trump, entre sus muchas promesas para estos primeros cien días de gobierno, quiso hacer una ley para limpiar a Washington de corrupción, con nuevas reformas éticas para reducir la influencia corruptora de intereses especiales en la política, y que todavía no presenta, aunque aún le restan 1360 días para cumplir lo prometido. ¿Será?

Katia Monteagudo

Katia Monteagudo

Licenciada en Periodismo, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Especializada en temas políticos, globales, económicos y sociales, y en el uso de técnicas narrativas, investigativas, manejo de las nuevas herramientas digitales para la búsqueda, procesamiento, publicación y distribución online de información, junto a la capacidad de articular comunidades a partir de estrategias comunicativas 2.0. Dominio de procesos de edición de medios impresos, digitales y en el fotoperiodismo.