Trump amenaza a Corea del Norte con “fuego y furia” Trump amenaza a Corea del Norte con “fuego y furia”
Con “fuego y furia”. Así responderá Estados Unidos si Corea del Norte vuelve a amenazarlo. Tal fue la declaración que Donald Trump Trump amenaza a Corea del Norte con “fuego y furia”

Con “fuego y furia”. Así responderá Estados Unidos si Corea del Norte vuelve a amenazarlo. Tal fue la declaración que Donald Trump, el hombre más poderoso de Occidente, lanzó en un capítulo más del destemplado culebrón de advertencias y amenazas que protagoniza junto con Kim Jung-un, el “chico malo” del oriente.

El amago de Trump al régimen de Pyongyang tiene la firma indeleble del magnate. Fue dicho en el Trump National Golf Club, en Bedminster, Nueva Jersey, durante las “vacaciones de trabajo” del estadounidense. A su costado, Melania, su esposa, y Tom Price, secretario de Sanidad, escuchaban el mensaje.

“Es mejor que Corea del Norte no vuelva a amenazar a Estados Unidos, si lo hace, se encontrará con un fuego y una furia que el mundo jamás ha visto”, fueron las cajas destempladas de Trump

Como no podría ser distinto, desde Corea del Norte respondieron con su habitual aspereza retórica. De acuerdo con la agencia de noticias KCNA, un vocero norcoreano declaró que “(están) examinando cuidadosamente un plan operativo para un fuego envolvente en torno a Guam, con misiles de alcance medio-largo Hwasong-12, con el objetivo de contener las principales bases estratégicas de Estados Unidos en la isla, incluida la Base Aérea de Anderson”.

La isla de Guam, enclavada en el Pacífico, hospeda una importante base militar estadounidense. Desde su posición, la pequeña isla –cuenta con una extensión de 544 km₂- domina una porción geográfica estratégica entre Japón, Taiwán y Filipinas. Su población apenas rebasa los 160 mil habitantes.

Las amenazas vertidas por ambos bandos exceden, por mucho, el contenido tono que había caracterizado el careo entre Estados Unidos y Corea del Norte. Fue Trump, sin duda, quien dio un paso adelante en la espiral de acusaciones y apercibimientos. En Pyongyang los excesos verbales eran habituales. Barack Obama, por ejemplo, en el último tramo de su administración tuvo que lidiar con ellos. En la coyuntura presente, con el impulsivo Trump al frente de las tropas estadounidenses, pocos anticipaban una escalada retórica semejante.

Trump parece alérgico a las certezas. Su estilo de gobierno atañe más a los impulsos que a la previsión. Así, las interrogantes se agolpan alrededor de sus aliados regionales: Japón y Corea del Sur.

Sin embargo, del otro lado, las convicciones guerreras parecen firmes: “el Ejército Popular de Corea está dispuesto y preparado para iniciar un conflicto armado total”, declaró un portavoz del gobierno norcoreano a la KCNA. ¿Bravuconería o franqueza?

Por ahora, nada está dicho.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.