Tres alpinistas protagonizan increíble rescate en la undécima montaña más alta del mundo, entre Pakistán y China Tres alpinistas protagonizan increíble rescate en la undécima montaña más alta del mundo, entre Pakistán y China
Tres alpinistas españoles frustrados porque no pudieron enlazar las cumbres del Gasherbrum I (8080 m) y Gasherbrum II Tres alpinistas protagonizan increíble rescate en la undécima montaña más alta del mundo, entre Pakistán y China

Tres alpinistas españoles frustrados porque no pudieron enlazar las cumbres del Gasherbrum I (8080 m) y Gasherbrum II (8035 m) como se habían propuesto, culminaron su aventura en el Hidden Peak salvando la vida de un alpinista italiano varado a 7100 metros de altura.

El domingo, mientras Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza  se lamentaban por no cumplir su sueño, escucharon a un grupo que descendía de la undécima montaña más alta del mundo, en la frontera de Pakistán y China, informar que habían dejado atrás a uno de sus miembros, el italiano Valerio Annovazzi, de 59 años.

Los tres compañeros buscaron por el fondo de nieve con el teleobjetivo del fotógrafo de la expedición, Arkaitz Saiz, y pudieron comprobar que la tienda del montañero italiano seguía montada. Fue entonces cuando decidieron emprender el camino hacia la tienda en la medianoche del lunes.

Tras un viaje de 12 horas, encontraron al hombre casi muerto, por lo que suministraron alimentos, medicinas y agua, para poder trasladarlo a un lugar más abajo.

Tres alpinistas protagonizan increíble rescate en la undécima montaña más alta del mundo, entre Pakistán y China

Annovazzi llevaba cuatro días sin comer ni beber, sufría congelaciones en sus extremidades y no se atrevía a salir del campo 3, describieron.

En una conversación telefónica Mikel Zabalza afirmaba: “Nos encontramos a Valerio como un pajarito. No creo que hubiese pasado un día más con vida. Un médico desde el campo base nos explicó cómo administrarle dexametasona y con este medicamento y tres litros de bebida el hombre reaccionó”.

No fue hasta la tarde del martes que Annovazzi pudo ponerse en pie y caminar, y con ayuda de los tres alpinistas y técnicas de acordonamiento comenzar el lento descenso hasta el campo base.

Los tres alpinistas entonces afirmaron que “para nosotros esto es el ejemplo máximo del alpinismo en el que creemos. Estamos felices porque ésta es la mejor de las cimas. La vida es la cumbre más importante. Después del bajonazo de la expedición estamos tremendamente satisfechos”.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.