Tramposos del tiempo Tramposos del tiempo
Aunque habría que definir los bordes entre uno y otro, está más o menos claro que el presente y el futuro son tiempos que... Tramposos del tiempo

“Todo tiempo por pasado fue peor”, Andrés Calamaro

Aunque habría que definir los bordes entre uno y otro, está más o menos claro que el presente y el futuro son tiempos que podemos construir con nuestras acciones; sin embargo, resulta incuestionable que el pasado es intocable. Lo hecho, hecho está, pero me declaro en desacuerdo con esa afirmación. Por eso contaré dos historias que nunca ocurrieron:

María y Andrés

Horizontum - Tramposos del tiempo

Pablo llegó emocionado a la fiesta. Corrió a donde estaba su grupo de amigos para platicarles sobre la chica que conoció en esa primera semana de clases: María.

Fanático del rocanrol inglés de los noventas y dosmiles, el hecho de que ella hubiera vivido tres años en Londres le parecía un atributo inmejorable, esto a pesar de que María más bien sentía que le hablaban de marcas de whisky al escuchar Noel Gallagher, Miles Kane, Johnny Marr o Carl Barat. Pablo les mostró a los cuates una foto de ella y de verdad que era bonita.

Para Andrés siempre resultaba molesta la efusividad de Pablo, por ello no fue raro que se le ocurriera un plan para echar a perder la felicidad de su compañero con una mentira sobre el pasado de la mujer en cuestión:

– Pablo, ¿puedo ver esa foto?

– Sí, aquí está.

– ¡Lo sabía, quita eso!

– ¿Por qué? ¿Qué pasa?

– Es María, era mi novia cuando íbamos en prepa, me cortó y se fue a Londres; ni se despidió.

Aunque al poco tiempo Pablo se enteró que todo era mentira, no pudo resistir el peso del pasado falso de María y dejó de entusiasmarse.

Andrés y María sólo se conocieron años después, cuando coincidieron en una clase de cocina italiana. Lo primero que él le dijo al reconocerla fue “te acuerdas cuando me dejaste para mudarte a Inglaterra, de verdad que me puse triste”.

Ale y Jesús

Horizontum - Tramposos del tiempo

Jesús, víctima de su edad y la época en que nació, tiene por costumbre agregar en Facebook a personas que no conoce, así ha conseguido salir con algunas chicas, una de ellas fue Ale, amiga de sus amigos “los ingenieros”. Después de que ella aceptara su solicitud de inmediato la saludó. Aquí transcribo la conversación que siguió:

Jesús: Hola. ¿Cómo te va?

Ale: Muy bien gracias ¿y a ti? ¿Te conozco?

Jesús: También bien, no nos conocemos, te vi en una foto de un amigo y pensé que eras alguien a quien conocí un día, bueno tal vez sí seas, ¿suena muy loco?

Ale: Jajaja un poco, ¿qué amigo es?

Jesús: Yo le digo Gonzo pero se llama Xavier González, jajaja lo siento en realidad no es tan loco como suena.

Ale: ¡Xavi! Jajaja.

Jesús: Déjame explicarte, pensé que eras una chica a la que encontré un día en un bar, en ese momento le quise hablar pero no me animé, luego encontré la foto de Gonzo contigo y me pareció que eras tú, pero si te suena muy raro entenderé.

Ale: Jajaja ¡no! Me pasa seguido que me confunden.

Jesús: Tal vez no te confundí, no estoy seguro de si eras o no.

Ale: Dime en qué bar y te digo si era yo o no.

Jesús: El Irlandés, no recuerdo la fecha.

Ale: Tiene mucho que no voy jeje.

Jesús: Es difícil verdad, porque todo el mundo ha ido.

Ale: Jijiji sí.

Jesús: Es prácticamente imposible saber, si pudiéramos descubrirlo ¿qué diferencia haría? ¿Si no eres me borrarías y nunca más hablaremos? Y si sí fueras, ¿seríamos amigos?

Ale: ¡También te borraría! Jajaja, ntc.

Jesús: ¿Qué hacemos?

Ale: ¡Te seguimos hablando pues! Jaja

Jesús: ¿Me siguen hablando? ¿Pues cuántas son?

Ale: Yo y mi gemela del Irlandés jaja.

Para entonces a Ale tenía la duda de si en realidad ella era la persona a la que vio Jesús. Él había comenzado a creer la mentira y a pensar que realmente alguien llamó su atención una noche en la que fue a beber solo al Irlandés.

En ambas historias, los protagonistas se construyeron un pasado común que ante la conveniencia terminaron por admitir sin más. Podría parecer que los ejemplos son mañosos y tramposos, pero ¿no es lo mismo que hacemos todos con todo nuestro pasado?  ¿No son mejores los tiempos anteriores, las navidades más entrañables, los gansitos más ricos?

La nostalgia es enemiga natural de la inalcanzable objetividad, el antes es quizá el momento más susceptible a cambiar con el tiempo. A veces, el presente resulta tan desabrido y el futuro tan imposible que más vale engañar al pasado para mantenerse cuerdo.


Luis Moreno Flores

Luis Moreno Flores

Luis Moreno Flores es un periodistas mexicano, entusiasta de la comida callejera, fanático del rocanrol, los perros, la literatura de la onda, Donnie Darko, las Chivas y el Athletic de Bilbao. Actualmente reside en San Luis Potosí y es subdirector editorial del periódico La Orquesta.mx. luismorenoflores@gmail.com /@LuisMorenoF_