Stephen King: Misery, escribir bajo el terror Stephen King: Misery, escribir bajo el terror
Hace mucho tiempo que el nombre de Stephen King es leyenda. Y no una que haya surgido desde las capas más selectas de la... Stephen King: Misery, escribir bajo el terror

Hace mucho tiempo que el nombre de Stephen King es leyenda. Y no una que haya surgido desde las capas más selectas de la crítica literaria, pero la venta por millones de ejemplares de sus libros, hizo que los escritores se volvieran a sus títulos, y, por lo menos, se preguntaran: ¿quién es este sujeto? Luego se hicieron algunas películas basadas en sus obras: El resplandor, o It, el payaso diabólico que quedó para siempre en el imaginario popular.

El propio aspecto físico de King es algo enigmático. Su rostro denota un poco de misterio, en él se adivina algo de los bosques de Maine, de los que tanto ha hablado en sus novelas de terror.

Stephen King: Misery, escribir bajo el terrorFinalmente, también caí atrapado por el aura de Stephen King, y empecé a leerlo. Primero fue Un saco de huesos; luego Eso, y finalmente, en los vacíos días de fin de año de 2016 e inicios de 2017 leí Misery, que es la que más me ha gustado.

Esta novela no sólo es de terror, suspenso, e intriga, sino que es una especie de metáfora, de tratado, sobre lo que significa el arte de escribir literatura.

El argumento consiste en que Paul Sheldom, famoso por una serie de novelas de corte romántico (cuya protagonista es la dama Misery Chastain), decide abandonar este tipo de escritura “comercial”, y escribe lo que para él es una novela más “seria”, tituladaAutomóviles veloces. Terminado el manuscrito, con él a cuestas, sufre un accidente en una carretera desolada, solitaria, y desierta, en el estado de California. Es pleno invierno, está nevando y el hombre queda inconsciente dentro del coche, con las piernas fracturadas en varias partes. Hubiera sido una muerte segura, si no es porque por allí pasa Annie Wilkes, enfermera ya retirada, lo ve, lo saca del auto, lo coloca en su vieja camioneta, y se lo lleva a una pequeña granja, tan aislada solitaria como la enfermera, donde ésta tiene su casa.

Paul Sheldom despierta en el cuarto de huéspedes de Annie Wilkes, con las piernas entablilladas, y un dolor espantoso. Sin embargo, al principio cree que está salvado, que pronto la ex enfermera lo trasladará a un hospital. Estaba totalmente equivocado. Annie Wilkes es una asesina serial. Había matado a varios ancianos y niños recién nacidos en los hospitales donde trabajó, aunque nunca habían podido probarle nada.

La única razón por la que Wilkes ha salvado a Paul Sheldom es porque lo reconoció, revisando sus documentos, como el autor de la famosa saga romántica de Misery Chastain, de la que la ex enfermera es lectora devota.

Pronto Paul Sheldom se da cuenta de que Annie Wilkes, una mujer gorda, alta, pesada, fuerte como una vaca, lo tiene, en realidad, secuestrado, para que escriba, sólo para ella, la continuación de la historia de Misery Chastain. Al principio Sheldom se niega, diciéndole que él ya dio por terminada esa saga. Wilkes lo obliga a base de torturas, primero le suprime la droga que evita el horrible dolor de sus piernas fracturadas, luego lo golpea precisamente en el lugar donde se quebraron los huesos, y finalmente le corta un pie de un hachazo y le amputa uno de los dedos pulgares.

Stephen King: Misery, escribir bajo el terrorTodo este sistema de terror hace que Sheldom, abrumado por el miedo, efectivamente, escriba la continuación de Misery Chastain, y no sólo a desgana, como él creía, sino con cierta pasión enfermiza en la que se mezclan el terror, pero a la vez el orgullo de escritor de dar lo mejor de sí.

A través de vericuetos narrativos y mucho suspense, Sheldom logra asesinar a Annie Wilkes y es rescatado por la policía del condado.

La continuación de Misery Chastain, escrita bajo el terror, se convierte, contra lo que él esperaba, en el mayor éxito literario de Paul Sheldom.

De esta historia, además de la sensación de terror magistralmente manejada por Stephen King, se desprenden varias lecciones sobre el oficio de escribir literatura.

Una de ellas es que escribir nos mutila, nos arranca una parte de nuestro ser, ya sea espiritual, o material, como el pie y el pulgar de Sheldom. Tengo un ejemplo personal. Hace muchos años fui reportero de nota roja para Metro y la sección Justicia de Reforma. Diariamente vi horrores durante tres años. Esto me provocó un estrés post traumático que acabó para siempre con mi sueño natural, hundiéndome en un insomnio incurable, el cual sólo se mitiga con medicamentos.


Quedé mutilado psicológicamente, pero esto no me impidió escribir, bajo tamaña presión, las notas y reportajes periodísticos que publiqué en aquellos años.

Más aún, todas esas historias me sirvieron para en 2012 escribir mi novela negra “Habitantes de la noche”, con la cual gané un premio literario y ha tenido buenas ventas.

Las pesadillas que me provocó ver tanta violencia, son, en parte, el material, la carne, de mi última novela publicada “Una oscura pasión por mamá”.

Otra lección de escritura que se puede extraer de “Misery”: los mecanismos psicológicos que dan origen, activan, y desarrollan una historia en la mente de un escritor son misteriosos. Puede ser la alegría, la contemplación de la belleza, pero también el terror, el miedo a perecer, el sufrimiento físico, la necesidad de salvarse aferrándose a esa tabla llamada literatura que flota en las inseguras mareas de un mar invisible.

Aún más, el mecanismo que activa la historia en la mente del escritor, lejos de ser racional, tiene que ver, hablando en términos freudianos, con el inconsciente. Es lo que Stephen King llama “los muchachos del taller de allá abajo”. Cuando esos “muchachos” se ponen a trabajar, es cuando, precisamente, surge, la mejor de las historias.

Misery es también una parábola de la relación del escritor y el editor, pues cuando a Annie Wilkes no le gustaba algún fragmento de la novela, torturaba a Sheldom para que lo cambiara. Y es una nueva lección: a veces el editor está más en lo cierto que el propio escritor, y, al fin y al cabo, es el lector quien decide si la obra perdurará en el tiempo o no.

Stephen King: Misery, escribir bajo el terror

Stephen King

 

Se decía que J.R.R. Tolkien pensaba que su mejor obra era el “Silmarillón”, pero hoy en día el libro o la película que todos conocen es “El señor de los anillos”.

Stephen King ganó en 2003 el Premio Nacional del Libro, de EE UU, en la categoría de Medal for Distinguished Contribution to American Literature. Ha sido nominado cincuenta veces para el Premio Locus, ganando únicamente cinco. Además ha sido ganador seis veces del British Fantasy Award entre otros premios.

Roger Vilar

Roger Vilar

Roger Vilar nació en Cuba, en 1968. Es escritor y periodista. En México fue incluido en la antología “Martirologios del siglo: homenaje al Marqués de Sade”, publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana en 2000. En México también ha publicado los libros “La era del dragón”, cuentos, Edamex, 1998; “Habitantes de la noche”, premio de novela de la Editorial de Otro Tipo, 2014; y “Agustina y los gatos”, novela, Casa Editorial Abismos, 2014. Su novela “Una oscura pasión por mamá”, salió editada por De Otro Tipo, el pasado mes de septiembre de 2016. “Reino de dragones” es su más reciente volumen de cuentos, y fue publicado en febrero de 2017 por “Ediciones periféricas”. Su carrera en el periodismo mexicano ya abarca 23 años, en medios como Periódico Reforma, y Milenio Diario, entre otros. Actualmente es Editor en Jefe de la revista “Horizontum”, impresa y digital.Roger Vilar was born in Cuba, in 1968. Since 1993 he lives in México City. He is a writer and journalist. In Cuba, he published the short story books “Horses on the meadow ", 1986; and “Night waters ", 1988. He also published “The Night of the Reporter” in Cuba in 2014. He was also included in two anthologies of the Cuban Literature: “The last will be the first", 1990, and "Narrative Yearbook ", 1993. In Mexico was included in the anthology “Homage to the Marquis de Sade", published by the Universidad Autónoma Metropolitana, in 2000. In Mexico has published the books "The Dragon Age", short stories, Edamex, 1998. Another of his books is “Witches” published in 1998 by Sediento Ediciones. His novel “Inhabitants of the Night” won the award granted by the Mexican publisher De Otro Tipo in 2014. Roger Vilar's latest novel "A Dark Passion for Mom" was released by De Otro Tipo in September 2016. “Kingdom of Dragons” is his most recent volume of stories published in February 2017 by Ediciones Periféricas. Roger Vilar is currently Editor-in-Chief of the Mexican magazine, printed and on the web, "Horizontum", which publishes articles on economics, arts and literature.writer68rogervilar@gmail.com / @RogerVilar7