Sin confirmar atmósfera de nuevo sistema solar Sin confirmar atmósfera de nuevo sistema solar
El descubrimiento de un nuevo sistema solar, con siete planetas del tamaño de la Tierra, por un equipo internacional de astrónomos de la NASA,... Sin confirmar atmósfera de nuevo sistema solar

El descubrimiento de un nuevo sistema solar, con siete planetas del tamaño de la Tierra, por un equipo internacional de astrónomos de la NASA, no aclara aún si estos tienen atmósferas, esencial para la existencia de agua líquida,  atenuar las altas temperaturas, generar el efecto invernadero y proteger de la radiación ultravioleta.

Este sistema solar orbita en torno a Trappist-1, un astro del tamaño de Júpiter ubicado en la constelación de Acuario. Sus siete mundos tienen un tamaño similar a nuestro planeta, pero están mucho más cerca de su débil estrella, lo que les permitiría albergar agua líquida, condición esencial para la vida.

Hasta ahora la Agencia Espacial de Estados Unidos, en un reciente comunicado, ha asegurado que es probable que los planetas descubiertos no giren sobre su propio eje. Es decir, dan siempre la misma cara a su estrella, por lo que en un lado siempre es de día y en el otro de noche. Esa característica mantiene brutales diferencias de temperaturas y una meteorología dominada por fuertes vientos del lado iluminado al oscuro.

Sin confirmar atmósfera de nuevo sistema solar

De acuerdo con los expertos, Trappist-1 se formó hace poco más de 500 millones de años, y ahora emite mucho menos calor y radiación que en el pasado. Los tres planetas del sistema que se consideran “habitables” habrían alcanzado temperaturas de ebullición hace millones de años atrás, por lo que si se salvó parte de esa agua, sólo podrá haber vida allí, aseguran los científicos.

En caso de tener habitantes, estos no serían igual a los de nuestro planeta, ya que la  luz de Trappist-1 es infrarroja. Si la vida allí evolucionó, lo que aún no se ha probado, tendrían ojos capaces de ver con ese tipo de luz. Las hojas serían rojas para hacer la fotosíntesis y habría muchas otras adaptaciones. Incluso, según los expertos, el metabolismo de estos posibles seres vivos tendría que ser mucho más lento que el de los seres vivientes nuestros.

La NASA comenzó el análisis de cuatro de planetas de este sistema, incluidos los tres habitables, con el telescopio espacial infrarrojo Swift. Este intentará captar si alguno tiene trazas de hidrógeno, el elemento dominante en la envoltura de gigantes gaseosos como Neptuno.

También con el telescopio espacial James Webb, que se lanza el próximo año, se buscará la existencia de agua, metano, ozono y oxígeno, gases que indicarían la presencia de una atmósfera similar a la de la Tierra. Pero para confirmar las observaciones hechas, habrá que esperar a que se termine de construir, en los próximos diez años, los telescopios más grandes del mundo. Trappist-1 se encuentra a 40 años luz, y con la tecnología actual se demoraría unos 300 mil años para llegar allí.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.