Siete pasos para llegar a fin de mes con dinero y sin dolores de cabeza Siete pasos para llegar a fin de mes con dinero y sin dolores de cabeza
¿En fin de mes nunca te salen las cuentas? ¿El pensar en dinero te provoca dolores de cabeza? Siete pasos para llegar a fin de mes con dinero y sin dolores de cabeza

En fin de mes nunca te salen las cuentas? ¿El pensar en dinero te provoca dolores de cabeza? ¿Haces gastos innecesarios porque no sabes cómo controlar tu dinero?

No se trata de cuánto ganas, sino de cuánto conservas de tus ingresos y qué haces con ellos cuando están en tu bolsa.

Seguramente esos $500 pesos que gastas en comidas fuera de casa durante el mes o los $40 pesos del capuchino o el 10-20% de la generosa propina en el restaurante, te ayudarían más para pagar la luz o el teléfono si los vas sumando poco a poco, piensa en todo el dinero que se te va en gastos emocionales y gastos hormiga.

Según la CONDUSEF, los gastos hormiga pueden representar hasta un 12% de tu sueldo sin que te des cuenta.

Haz la cuenta de cuánto es el 12% de tu sueldo e imagina qué podrías estar haciendo con ese dinero. Lo mejor será que delimites un tope a este tipo de gastos para cada mes con base en un porcentaje que elijas y que puedas comprometerte a no exceder.

Día tras día, todos hacemos gastos y por más pequeños que sean, se ven reflejados en nuestras Finanzas Personales y representan en gran medida nuestro Estilo de Vida.

Horizontum. Siete pasos para llegar a fin de mes con dinero y sin dolores de cabeza

¿Cuál es la clave? Muy sencillo, conservar y ubicar tu dinero correctamente, es decir, optimizar gastos en algunas áreas y asignarlo a otras en las que sea necesario.

Si estás interesado en conocer la forma de optimizar tu manera de manejar tu dinero, entonces este artículo te va a interesar. Te diré cuáles son los 7 pasos más sencillos a seguir para lograr simplificar tus gastos y controlar tus Finanzas Personales.

Establece tus objetivos

Te has preguntado alguna vez ¿qué es lo que te motiva a levantarte cada mañana? La respuesta a esta pregunta es cualquiera que sea el motor principal que tienes para alcanzar tus metas.

Una vez que tengas esta respuesta, grábala en la mente y no la pierdas de vista, pues si no tienes tus objetivos claros tampoco sabrás qué hacer ni hacia dónde ir.

Por ejemplo, cuando vas a irte de viaje y compras el boleto de avión, ya sabes el destino al que te diriges, pues aquí aplica lo mismo. Si vas a implementar alguna estrategia es porque ya sabes lo que quieres lograr.

Desde comprarte un auto, tener la casa de tus sueños o simplemente salir de deudas pueden ser algunas de las respuestas. Pero no basta con quererlo, hay que trabajar por ello.

Si en tu lista de objetivos hay más de uno, que te aseguro que los hay, enfócate sólo en uno a la vez de acuerdo a la prioridad que tú decidas. Te será más fácil y evitará que te estreses por conseguirlos todos sin ver resultados positivos.

No te desesperes si al centrarte en uno no ves un resultado inmediato, pues recuerda que todo lleva su tiempo y esfuerzo para lograrlo.

Es importante que le dediques el tiempo suficiente a cada uno de tus objetivos y no dejes cosas a medias. Tampoco hagas responsable a alguien más, eres el único responsable tanto de tus acciones, como de tus resultados.

Así que una vez que tengas las metas fijadas y en orden prioritario, ¡ve por ellas!

Analiza tus gastos e ingresos

Si te preguntara en este momento cuál es el total exacto de tus gastos e ingresos en el mes, ¿Sabrías la respuesta? Seguramente no.

Muchas personas creen que el hacer un Presupuesto Mensual es sólo llevar el registro de los gastos que hacen y además es una pérdida de tiempo. ¡ERROR! Están totalmente equivocados (y seguramente sus finanzas no están en orden).

La verdadera intención de crearlo es tener un plan para tu dinero que te permita cuidar de tus finanzas personales y tomar mejores decisiones para alcanzar los objetivos que ya estableciste.

Horizontum. Siete pasos para llegar a fin de mes con dinero y sin dolores de cabeza

Normalmente las personas no lo hacen porque les cuesta trabajo levar sus  registros en papel o una hoja de Excel, se hacen bolas con tantas anotaciones o no tienen acceso a su computadora todo el tiempo que es necesario actualizar y queda hecho un desastre.

Si al igual que a estas personas te cuesta trabajo hacerlo de esa manera, te recomiendo la aplicación “Presupuesto Mensual” que desarrollé para mis alumnos de Reconfiguración Financiera. No sólo te permitirá llevar el registro día a día de tus gastos e ingresos, además podrás poner alarmas que te recuerden los pagos que debes hacer, fijar un límite a tu dinero y analizar tu comportamiento con gráficas y reportes.

La mayor de las ventajas es que podrás llevarla a todos lados y no perderte ningún detalle de tus finanzas al momento.

¿Y sabes qué es lo mejor? Es totalmente gratuita y está disponible para Android y iOS. Descárgala para tener el mejor control de tus finanzas.

Define tus gastos fijos y gastos variables

Debes entender que entre menores sean tus gastos, más fácil será dejar de preocuparte por que no te alcancen tus ingresos para cubrirlos.

Comienza por definir cuáles son tus gastos fijos, que son los que representan el mayor porcentaje de tus gastos totales mes con mes, como son los pagos de teléfono, electricidad, el seguro del auto o la mensualidad de la televisión de paga.

Con gastos fijos no quiero decir que nunca cambian, son los que normalmente pagas lo mismo y es mínima la diferencia durante largos periodos.

Aquellas comidas que haces fuera de la oficina y de casa o lo que gastas en el transporte de un lugar a otro serían los gastos variables y son los que normalmente hacen que gastes más, pues no sabes exactamente cuánto dinero vas a destinar a ellos y terminas por dedicarles más de tu Presupuesto Mensual.

Toma en cuenta que si tus gastos variables resultan ser más grandes que los fijos es porque probablemente estés gastando de más en cosas que carecen de importancia y debes buscar cómo simplificarlos.

Horizontum. Siete pasos para llegar a fin de mes con dinero y sin dolores de cabeza

Reduce gastos

La pregunta más importante que debes hacerte es ¿Hay algo en este gasto que pueda simplificar?

Entre comprar ropa, esa salida con los amigos o el aparato electrodoméstico de moda que posiblemente no necesites, posiblemente estás cayendo en la trampa de los gastos emocionales.

Comienza por definir cuáles son los gastos en los que puedes simplificar. Por ejemplo, en lugar de ver más tiempo la televisión puedes ponerte a leer un libro, así, al mismo tiempo que estarás simplificando gastos, estarás agregando a tu vida información de valor.

Siempre les comento a mis alumnos: “La gente rica sólo invierte en dos cosas: educación y vehículos de inversión”.

Utilizando la luz del día en lugar de la eléctrica, llevando comida preparada en casa al trabajo, tomando el transporte al trabajo de vez en cuando en lugar de ir en carro, son de las cosas más sencillas que puedes hacer para simplificar tus gastos y que pueden generar un gran cambio en tu bolsa al final del mes.

Invierte

Recuerda que los gastos que lograste simplificar no son para gastarlos en otras cosas que al final del día también implicarán un gasto innecesario.

Siempre he pensado que las personas que no saben qué hacer con su dinero se lo gastan, y las personas que saben qué hacer con él, lo invierten para generar riqueza y ayudar masivamente a más personas.

Enfócate en aquellas decisiones que te ayudarán a multiplicar tu dinero a través de las inversiones.

Por lo general, las personas con un perfil de inversionista, buscarán incrementar su capital para después seguir invirtiendo y que este les genere un flujo de efectivo cada vez mayor hasta que este flujo alcance a cubrir sus gastos mensuales  sin tener la necesidad de trabajar (esto lo explico en mis Seminarios como “Libertad Financiera”).

Así que ya lo sabes, ¡invierte! Es la mejor manera para expandir tu dinero y acercarte a tu Libertad Financiera.

Elimina y/o evita deudas

Desde pedirle dinero a tu mejor amigo, a algún familiar o a una institución que otorgue créditos, es una deuda.

Alejandro Saracho

Experto en finanzas personales y de negocio y autor del libro Reconfiguración Financiera.