“Ser o no ser”, disyuntiva por el cambio climático “Ser o no ser”, disyuntiva por el cambio climático
Como la célebre frase de Hamlet, del escritor inglés William Shakespeare, “ser o no ser”, también se debate el presidente Donald Trump “Ser o no ser”, disyuntiva por el cambio climático

Como la célebre frase de Hamlet, del escritor inglés William Shakespeare, “ser o no ser”, también se debate el presidente Donald Trump con sus acciones para la protección del medio ambiente. “Ser o no ser” igual parece decir, al dictaminar la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París.

Según sus declaraciones, este acuerdo pone en desventaja a la economía norteamericana, porque supone una carga para los ciudadanos y perjudica al país,  beneficiando principalmente a China y la India y, al mismo tiempo, propone la renegociación de un nuevo acuerdo con mayores beneficios para EE UU.

El Acuerdo de París, firmado por 195 naciones -excepto Nicaragua y Siria- durante la Conferencia de Cambio Climático, en  diciembre del 2015, estableció como objetivo mantener por debajo de los 2 °C a la temperatura media mundial sobre los niveles preindustriales. Para tal meta, los países firmantes se comprometieron a fijar, cada cinco años, sus objetivos nacionales para reducir la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

Horizontum. donald-trump-climatico-cambio

Pero el mandatario norteamericano, en su dilema de  “ser o no ser”  defensor del planeta, ha minimizado las consecuencias del cambio climático que están ocurriendo a nivel global y en su propio país, donde ya son más fuertes las sequías, los incendios forestales, la intensidad y duración de los huracanes,  además de padecer precipitaciones intensas, inundaciones y el aumento del nivel del mar, entre otros impactos.

Sin embargo, otra disyuntiva destaca en la decisión de Trump de abandonar el último acuerdo para contrarrestar el cambio climático. El presidente de EE UU también puede o no puede dejar de cumplir ese convenio. Dentro de su país, como ya lo hizo, puede revertir las regulaciones que requerían que todas las agencias federales incorporaran el tema del cambio climático en sus procesos de planificación y revisión. También puede revocar una moratoria sobre el desarrollo del carbón en tierras federales y puede ordenar una revisión de las restricciones de emisiones de pozos de petróleo y carbón.

No obstante,  Trump no puede abandonar el Acuerdo de París en un sólo día. La Cumbre Climática, celebrada en Francia,  acordó que los países firmantes no pueden abandonar el acuerdo antes de noviembre de 2019. Después de esa fecha deberán pasar un año más en el proceso de salida, por lo que hasta el 2020 Trump estará atado al tratado.

“Ser o no ser”, disyuntiva por el cambio climático

Hasta el momento, China, India, la Unión Europea, Canadá, Australia y Japón, principales emisores de CO2, se adelantaron a reafirmar su compromiso, y no solamente por el medio ambiente, sino como una nueva oportunidad económica, comercial y de creación de empleos.

Aún con la decisión tomada de Trump de abandonar el Acuerdo de París,  37 de sus estados tienen regulaciones para utilizar energías renovables. También más de 400 ciudades estadounidenses han establecido sus metas de reducción de gases  y 40 ya se han comprometido con utilizar para el 2035  solamente energías procedentes de sol, el viento o el agua. Para Trump será este tema, como el viejo dilema shakesperiano: “ser o no ser”. Poder o no poder, mientras al resto del mundo no le queda ninguna duda de qué lado estar si de cuidar nuestra Tierra se trata.


Adelfa Fiallo

Adelfa Fiallo

Licenciada en Periodismo y Maestra en Gestión Ambiental de la Universidad de La Habana. Dirigió el Programa de Medio Ambiente, CLI-MAX, en Colombia, en el canal internacional de TV, NTN 24. Comunicadora y Reportera Ambiental en noticieros y en programas de televisión para niños y jóvenes en Cuba y Colombia. Laboró en la Dirección de Comunicación en el Instituto de Investigaciones en Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales en Colombia. Ha sido Jurado Nacional del Premio al Mérito Ecológico en el 2013, 2014 y 2015, en México,que organiza la SEMARNAT. Es Miembro de la Red de Periodistas y Comunicadores Ambientales de América Latina y el Caribe.