Salud, hábitos y dinero van de la mano Salud, hábitos y dinero van de la mano
La idea en un principio era demostrar cómo sin ser un gran bebedor de refrescos, estos podrían impactar mi economía personal y familiar, sólo... Salud, hábitos y dinero van de la mano

Hace poco más de tres semanas hice un anuncio importante en mi perfil público de Facebook: anuncié que realizaría un experimento en carne propia y eliminaría tanto los refrescos como cualquier bebida endulzada artificialmente, esto con el objeto de verificar cuánto dinero tirábamos literalmente a la basura en productos chatarra.  Refrescos, jugos procesados, aguas minerales con un twist de sabor y bebidas energizantes estaban en la mira y bajo el escrutinio de su servidor, hasta el agüita de limón endulzada con azúcar refinada con todo el amor del mundo por Doña Soco (la dueña de la fondita de la esquina), iba a estar prohibida y la sustituiría por agua, nada más que agua.

Salud, hábitos y dinero van de la manoLa idea en un principio era demostrar cómo sin ser un gran bebedor de refrescos, estos podrían impactar mi economía personal y familiar, sólo por el simple hecho de repetir la compra y el consumo de estos productos por lo menos dos veces al día, ya que pasamos inadvertido que cada uno de estos refrescos tienen un costo aproximado de $10 pesos por botella (600 ml).

El beneficio al día de hoy, además de haberme ahorrado $420 pesos, se manifestó de una manera bastante bizarra: los primeros días, lejos de sentirme bien, me sentí, terriblemente aletargado, con dolores de cabeza y con muchas dificultades para poder dormir. Para el quinto día empecé a notar una gran diferencia en mi cara, ya que se veía más clara, menos cansada y con un mejor aspecto.

Lo verdaderamente increíble radica en que pasando dos semanas empecé a darme cuenta que también estaba perdiendo peso (8 kilos al día de hoy). Como por arte de magia comencé a dormir excelentemente y mi concentración y sentidos estaban algo así como potencializados, fue entonces cuando me quedaron claras las cosas: eliminar un mal hábito, y sustituirlo por uno bueno, no sólo nos trae consecuencias económicas favorables, también repercute al 100% en nuestra salud.

Aquí viene la parte donde hacemos el ejercicio de honestidad: ¿Cuántos malos hábitos alimenticios tienes?, porque es la misma cantidad de malos hábitos financieros que también presentas y que hacen que no puedas salir de deudas, que no termines de pagar tu casa o que simplemente se han convertido en una piedra en el zapato que no te permiten avanzar en tu proyecto financiero profesional y de vida.

¿Cómo es posible que confiemos parte de nuestra alimentación a una refresquera y no a una persona calificada que nos pueda orientar en el proceso de alimentarnos adecuadamente? Lo mismo pasa con los consejos financieros que recibimos de personas que no saben nada al respecto, pero que siempre aconsejan y creen tener una excelente opinión, sólo por tener algún tipo de influencia dentro de nuestra familia (padres, abuelos, tíos, hermanos).

Salud, hábitos y dinero van de la manoEl punto es que, si aprendemos a deshacernos de lo que nos hace daño, una garnacha a la vez, consultando a cada especialista en su área, y nos concentramos en nuestro bienestar físico, emocional y espiritual, inmediatamente estaremos modificando para bien nuestro entorno financiero y, para lograr esto, se requiere generar conciencia, aunado a un nuevo estilo de vida, sólo por el simple hecho de cambiar malos hábitos (en mi caso el hecho de eliminar el refresco me dio la posibilidad de eliminar otras cosas que me dañaban y que a la larga hubieran alterado mi economía), por lo que el pasado 25 de Mayo decidí hacer otra declaración pública: no sólo he eliminado de mi sistema los refrescos, también he decidido eliminar todos los alimentos procesados que pongan en riesgo mi salud y que, por ende, repercuten en mi bolsillo. Me queda claro que nadie ha muerto de hambre por consumir únicamente frutas y verduras, al contrario, me parece una excelente idea y un gran regalo ya que estos beneficios son única y exclusivamente para mi beneficio físico y financiero. Por cierto, el pasado 25 de Mayo fue mi cumpleaños, qué increíble regalo para comenzar el resto de mi vida que tener acceso a todo un entorno saludable y próspero. ¡¡¡Felices 39 años Clásico!!!

www.educacionenfinanzas.com

FB: Javier Villalobos (Emprendedor)

Javier Villalobos

Javier Villalobos

JAVIER VILLALOBOS es Licenciado en Derecho y especializado en materia financiera, es graduado del Life Underwriter Training Council (LUTCF) postgrado en materia de seguros, postgrado en seguros acreditado por The American College of Bryn Mawr, Pennsylvania y el Instituto Mexicano Educativo de Seguros y Fianzas A.C. Ha colaborado en revistas especializadas en materia financiera como Inversionista, Dinero Inteligente, Esposa Joven y programas televisivos como Diálogos, la barra matutina de Once TV México y en el programa Tiene que ver transmitido por Cadena Tres. Desde el año 2007 participa en el programa de radio Panorama Informativo en la edición dominical de Grupo ACIR y es coautor del libro Finanzas para niños. Ha sido catedrático adjunto en la Universidad Salesiana en la materia de contratos mercantiles. Es responsable de la redefinición del concepto Finanzas personales y de modernizar antiguas creencias financieras para lograr un cambio positivo en la forma como las personas se relacionan con el dinero.