Rulfo “a fondo”. Joaquín Soler Serrano entrevista al autor de “Pedro Páramo. Rulfo “a fondo”. Joaquín Soler Serrano entrevista al autor de “Pedro Páramo.
Corría el año de 1977 cuando en la televisión española un programa titulado A fondo, dirigido y presentado por el periodista Joaquín Soler Serrano Rulfo “a fondo”. Joaquín Soler Serrano entrevista al autor de “Pedro Páramo.

Corría el año de 1977 cuando en la televisión española un programa titulado A fondo, dirigido y presentado por el periodista Joaquín Soler Serrano, que se emitió entre 1976 y 1981, apareció la imagen de uno de los escritores mexicanos más representativos de todos los tiempos, Juan Rulfo. Sabiendo el presentador de la timidez de su interlocutor, es que trata poco a poco de hilvanar una charla a base de respuestas entre cortadas, sorpresas, cigarrillos y acaso algunas sonrisas esbozadas. A fondo entrevistó a personalidades del ámbito artístico, literario y científico de la época.

Aquí te dejamos parte de la entrevista, que por motivos de espacio, no se presenta completa.

Joaquín Soler Serrano: “Me llamo Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno. Me apilaron todos los nombres de mis antepasados paternos y maternos como si fuera el vástago de un racimo de plátanos y aunque siento preferencia por el verbo arracimar me hubiera gustado un nombre más sencillo. En la familia Pérez Rulfo nunca hubo mucha paz, todos morían muy temprano, a la edad de 33 años y todos eran asesinados por la espalda”. Éstas, son palabras de Juan Rulfo recogidas por María Teresa Gómez en el libro Juan Rulfo y el mundo de su próxima novela.

Nos hace muy felices tener aquí al gran maestro mexicano de la novela, uno de los grandes de la narrativa contemporánea y acaso uno de los seres que escribiendo han logrado con un solo libro una reputación universal, el respeto y la admiración de todo el mundo y una consideración  fuera de serie.

Juan Rulfo es como saben ustedes es autor de dos libros fundamentales Pedro Páramo y El llano en llamas, acerca de los cuales, de su gestación iremos hablando en el curso de esta conversación.

Vamos a empezar si le parece a usted maestro Rulfo, por el principio, es decir, por esa evocación de quiénes eran sus antecedentes familiares, quiénes eran los Pérez Rulfo.

Horizontum. Horizontum-Joaquin Soler Serrano entrevista Juan Rulfo Pedro Paramo

Juan Rulfo: Los Pérez Rulfo, era un apellido compuesto, se apellidaban originalmente Rulfo. Ellos llegaron de España por el año 1790, el antepasado directo fue monje de un convento, era el mayor de la familia, el padre no lo quería y lo metió de monje, entonces se fue a México a un convento, se llama Juan del Rulfo, no se llamaba Pérez Rulfo… Este hombre se casó primero con una persona, después enviudó, volvió a casarse, combatió a la fuerzas de Calleja, que a su vez estaba combatiendo contra los Insurgentes, quizá fue el motivo fundamental que se apropiara de ese Pérez Rulfo porque era conocido como capitán Juan del Rulfo en las fuerzas realistas y naturalmente que después vino la Independencia y trató de eludir el compromiso que había tenido con las fuerzas españolas para pasarse al bando insurgente.

JSS: Yendo a estadíos más próximos, su abuelo paterno era abogado y su abuelo materno era hacendado. Más o menos los orígenes más inmediatos de Juan Rulfo hay que buscarlos en Jalisco, en los Bajos. ¿Usted nació exactamente en Sayula?

JR: No exactamente en Sayula, si no en un pueblo cercano que se llama Apulco. Es un pueblo de Sayula que se llama Apulco. Lo que pasa que es un pueblo perteneciente a San Gabriel, éste a su vez al distrito de Sayula. Como era un pueblo pequeño se le da prioridad al pueblo más grande.

JSS: ¿Cómo era su pueblo, se acuerda?

JR: Era un pueblo en una barranca con calles torcidas, empinadas, mi abuelo construyó en realidad casi todo el pueblo, un puente sobre un río, la iglesia también, él fue el autor de la construcción de esa iglesia. Pero vino después la rebelión cristera y hubo una concentración a toda la gente de los  pueblos pequeños los pasaron a los pueblos grandes, por eso nos pasamos a San Gabriel.

JSS: La rebelión cristera fue especialmente dura con ustedes. Parece que sus padres y parientes próximos perdieron prácticamente todo lo que tenían, tuvieron que probar suerte en otro lugar. Esa revolución ocurrió 1926 a 1928, ¿querría explicarnos un poco por qué se le llamaron “Los cristeros” y el fundamento de ese nombre de esa revolución?

JR: Cuando se aplicó la Constitución mexicana de que debía haber un cura por cada diez mil habitantes, naturalmente que el pueblo se opuso, entonces los sacerdotes cerraron las iglesias y dejaron el culto cerrado también; el pueblo protestó primero con boicots de distinta forma y luego se levantó en armas y se fueron a defender lo que llamaban La Santa Causa de Dios, esa rebelión en realidad tiene un origen matriarcal. El fenómeno curioso fue que las mujeres fueron las que hicieron la revolución cristera, porque decirle a un hermano, a un esposo o un hijo: no eres hombre si no te vas a pelear por la causa de Dios, era una ofensa muy grande. Entonces el pueblo se levantó.

JSS: A la muerte de sus padres (su padre fue asesinado en la rebelión, su madre murió pocos años después) se quedó prácticamente sin un pariente próximo, por lo que tuvo que vivir en un orfanatorio, usted dijo que no tiene recuerdos gratos, parecía una correccional. Qué aprendió de esos años tristes.

JR: Aprendí a deprimirme. Fueron épocas donde me encontré más solo, conseguí un estado depresivo donde no se me puede curar.

JSS: Usted es más feliz en la soledad?

JR: Sí lo soy.

Horizontum. Horizontum-Joaquin Soler Serrano entrevista Juan Rulfo Pedro Paramo

JSS: Se ha dicho que usted es un novelista telúrico, que es un hombre que está enraizado a la tierra y que nace de la tierra, se ha dicho que usted es un poco naturalista, ¿usted tiene grandes devociones por los escritores que pudiéramos considerar dentro de esas clasificaciones, los que aman a la naturaleza, los que están entregados a ella un poco?

JR: Sí, pero la naturaleza en función del hombre como José María Arguedas, tenemos muchas similitudes, hasta en la forma de pensar. El hecho es que hay una consecuencia lógica y racional de todo esto. Porque los personajes son irracionales, se les quiere caracterizar bajo el punto de vista de la lógica. Para mí el ideal no es reflejar la realidad tal como es, sobre todo la realidad actual la estamos viviendo, la estamos leyendo en la prensa, la estamos viendo por la televisión, estamos viviendo nuestro mundo actualmente en el día a día, entonces no podemos repetir lo que se está diciendo. Creo en eso, como decía Arguedas de que al escritor hay que dejarle el mundo de los sueños ya que no puede tomar el mundo de la realidad.

JSS: En Guadalajara estudió usted Contabilidad, ¿por qué?

JR: En aquel tiempo se estudiaba Contabilidad como una especie de muleta, para al salir de la escuela tener trabajo, que le permitía a uno seguir estudiando otras cosas. No había otras carreras prácticas o funcionales.

JSS: En 1933 tenía usted 15, emigró a la Ciudad de México, donde estuvo usted cubriendo diversos tipos de empleos más bien raros, por ejemplo:

JR: Fui agente de migración, fui recaudador de rentas.

JSS: Reanudó usted sus estudios al tanto que trabajaba. Estuvo cursando Literatura en la Universidad, en la Facultad de Filosofía y Letras. En ese famoso departamento de inmigración, donde consiguió el empleo en 1935, trabajó una década ¿qué cosas hacía en esa oficina?

JR: Perseguía extranjeros ilegales, pero nunca capturé ninguno.

JSS: Durante la Guerra estuvo usted ocupándose de la distribución de la tripulación de los barcos alemanes que llegaban a México.

JR: Tuve a mi cargo la tripulación de los barcos alemanes e italianos que se refugiaron en puertos mexicanos durante la guerra. Se les llevó a la ciudad de Guadalajara como cárcel, vivían en la ciudad libremente, solamente todos los días pasábamos lista. Los barcos se apoderó el gobierno de ellos.

Eran barcos tanque, barcos petroleros, a excepción uno de ellos el trasatlántico El Norte, los puso a navegar con bandera de panameño, después se hundieron dos de esos barcos, el Luchifero y el Rin que se llamó Cerro Azul, les estallaron las calderas.

JSS: En 1940 escribió una novela sobre la Ciudad de México, que usted acabó por destruir, ¿había escrito algo antes que eso o eso fue lo primero que realmente escribió?

JR: Lo primero que escribí fue esa novela, bastante extensa, sobre la Ciudad de México, era muy mala, era retórica, alambicada. Le dí una vez a Juan Rijano, cuando llegaron, un capítulo de esa novela, para que la publicara en la revista que hicieron ellos que se llamó Romance, de republicanos españoles, nunca la publicó por mala.

JSS: En 1947 usted comenzó a trabajar en publicidad, en el departamento de ventas de una firma fabricante de neumáticos.

JR: Goodrich-Euzkadi, sí, estuve muy poco tiempo en publicidad, luego fui agente vendedor de llantas por todo el país.

JSS: En 1953 publicó El llano en llamas, una colección de 15 cuentos la primera edición y de la que se han hecho tantas ediciones, ¡400 mil ejemplares! ¿Qué sintió cuando se dio cuenta que tenía una enorme capacidad de llegar al público con sus cuentos.

JR: Me sentí frustrado porque las primeras ediciones no se vendieron nunca, eran de 2 mil hasta 4 mil ejemplares, y yo los regalaba, los libros que circulaban era porque yo los había regalado. Hasta ahora es esta generación la que ha empezado a leer el libro, estos últimos años es que ha tenido esos tirajes.

Horizontum. Horizontum-Joaquin Soler Serrano entrevista Juan Rulfo Pedro Paramo

JSS: Hablemos de Pedro Páramo, ¿usted está plenamente de esa obra?

JR: En realidad la he olvidado, ya es una cosa del pasado. Han surgido ciertas inquietudes de parte de la nueva generación que apenas está leyéndola y está teniendo una serie de problemas para entenderla y yo los tuve para escribirla. Es una novela difícil, pero fue hecha con esta intención. Se necesitaba tres veces leerla para entenderla. Mi generación no la entendió ni la consideró nunca interesante. Las actuales generaciones la entienden y la aprecian, al menos eso veo por los tirajes que ha alcanzado últimamente.

JSS: Desde el punto de vista de la técnica, qué otros autores vivos hispanoamericanos de hoy le interesan a usted?

JR: Juan Carlos Onetti, Skarmeta, Arturo Azuela, Salvador Elizondo. De España, Juan Marsé.

JSS: ¿Y los grandes campeones del Boom Latinoamericano?

JR: Cortázar y Vargas Llosa, me gustan mucho. Cortázar más que nada, creo que de él se puede aprender mucho.

JSS: Una de sus aficiones es la fotografía, usted cámara en mano se pasea por los paisajes de su pueblo y seguro en los nuestros, retratando monumentos.

JR: Lo hice un tiempo. Me gusta mucho.

 

Joaquín Soler Serrano se despide del escritor, agradeciendo su participación en el programa.

Para la visualización de la entrevista completa:


Diana López

Diana López

Comunicóloga y etnohistoriadora. Se ha desempeñado como promotora cultural independiente, RP para editoriales y eventos culturales. Fue coeditora web en la sección cultural del periódico Reforma y paleógrafa del Archivo General de la Nación. También ha sido asesora pedagógica de fomento a la lectura. Oficio que mejor la define: mochilera.